• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

La defensa en primera persona

El presidente Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional encabezaron la lista de oficialistas que adelantaron la condena

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leopoldo López desarrolló esquemáticamente su defensa jurídica.

Irregularidades del juicio

1.- No permitieron que presentáramos testigos ni pruebas. Esta violación comenzó en el tribunal de control y nunca fue rectificada por el tribunal de juicio ni por la Corte de Apelaciones ni por el Tribunal Supremo de Justicia.

2.- Se violó mi derecho de ser juzgado por el juez natural. El proceso comenzó viciado de nulidad, pues la imputación se hizo en un autobús a las puertas de la prisión militar de Ramo Verde.

3.- El juicio no fue público. Hubo prohibición de observación nacional y exclusión expresa de periodistas.

4.- Se desacataron resoluciones de organismos internacionales. El tribunal rechazó las solicitudes de instancias de la ONU y de la CIDH, en abierta violación de los artículos 23 y 32 de la Constitución, así como los apoyos sociales y políticos.

5.- El gobierno incurrió en injerencias indebidas. El presidente Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional encabezaron la lista de oficialistas que adelantaron mi condena.

6.- Se violó mi derecho a la defensa. Se grabaron las conversaciones con mis abogados, y en Ramo Verde se me decomisó material que usaría para la defensa.

Contra los cuatro delitos

Daños. En ningún momento se presentó evidencia de mi vinculación, directa o indirecta , con los autores materiales de los daños, que reconocieron haber actuado por su propia voluntad e iniciativa.

Incendio. Por las pruebas y testigos promovidos por la misma Fiscalía se verificó que no hubo incendio en la sede del Ministerio Público: al no haber incendio, no puede haber delito de incendio.

Instigación. Es el corazón de la acusación en mi contra. Según el Ministerio Público el vehículo de instigación fueron mis discursos entre enero y febrero de 2014. Estos discursos fueron analizados  por expertos en lenguaje y redes sociales, que concluyeron que no hubo un llamado a la violencia ni al desconocimiento de las autoridades o las leyes. Hay en mis discursos un llamado legítimo al cambio político en los términos establecidos en la Constitución. Asumo plenamente la responsabilidad de haber denunciado al Estado venezolano como corrupto, ineficiente, represor y antidemocrático.

Asociación. La acusación más grave se fundamenta en la existencia de un supuesto “aparataje”, sobre el cual la Fiscalía no aportó prueba alguna.