• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

La defensa de López desestimó cada delito del que lo acusan

El abogado Juan Carlos Gutiérrez aseveró que en los discursos de López jamás se pidió cometer un delito | Foto José Pacheco

El abogado Juan Carlos Gutiérrez aseveró que en los discursos de López jamás se pidió cometer un delito | Foto José Pacheco

El abogado Juan Carlos Gutiérrez aseveró que en la Fiscalía no hubo indicios de incendio, que el dirigente pidió evitar la violencia y no tenía relación con quienes atacaron el organismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El jueves podría conocerse la sentencia de la juez 28ª de juicio, Susana Barreiros, en el caso de Leopoldo López. Su abogado Juan Carlos Gutiérrez resumió ayer los alegatos en los que se apoya la defensa para aseverar que la decisión debe ser absolutoria. Advirtió que condenar a López establecería un peligroso precedente, pues el dirigente solo manifestó, en sus discursos y en su cuenta de Twitter, su derecho de ejercer el disenso político: “La alternabilidad es un valor fundamental del sistema democrático. Si Leopoldo López es condenado, se neutralizaría el ejercicio de la democracia”, aseveró.

Gutiérrez mencionó cada uno de los delitos que se le imputan al dirigente y argumentó por qué la defensa no lo considera culpable de ninguno. En el caso de incendio a instituciones públicas, que el Código Penal sanciona con pena de cuatro a ocho años de cárcel, el abogado aseveró que no hubo evidencias físicas en el Ministerio Público que evidenciaran incendio.

“Nada tenía evidencia de haber sido quemado, ni siquiera se utilizó polvo de extinción. Las  molotov que se usaron como evidencia nunca se encendieron. Parece una jugada para simular la aparición de un delito que nunca ocurrió”, indicó.

Advirtió que en la sede de la Fiscalía se contaminó el sitio del suceso, y para probarlo mostró fotografías de personas en el lugar antes de que llegaran los cuerpos de seguridad para hacer las investigaciones.

El abogado también desestimó el delito de daños (con cárcel de 45 días a 18 meses), porque López se retiró de la Fiscalía antes de que se desatara la violencia y pidió a los manifestantes –así los mostró la defensa en un video– que se retiraran en paz. “Los hechos de violencia se desataron luego de los lamentables asesinatos de Bassil Da Costa y Juan Montoya. Esos asesinatos desencadenaron la violencia y no las palabras de Leopoldo”, agregó.

Descartó las acusaciones por los delitos de instigación a delinquir, que en el Código Penal se sanciona con pena de 3 a 6 años si pone en peligro la tranquilidad pública, y de asociación para delinquir –el más grave de todos–, con prisión de 6 a 10 años, de acuerdo con la Ley contra la Delincuencia Organizada.

“Se ha determinado que en el mensaje de López no hubo un llamado a cometer un delito. Dos adolescentes admitieron que ellos, de un grupo de seis, lanzaron los objetos contra la Fiscalía y quemaron las patrullas del Cicpc. Aseguraron que no actuaron bajo las órdenes de López. Además, ¿cómo es que se lanzan piedras contra esa sede durante 40 minutos sin que intervengan los cuerpos de seguridad del Estado? La Fiscalía dice que López fue el determinador en la actuación de los jóvenes, pero no logra demostrarlo. En sus teléfonos celulares no se encontró ninguna relación con López, no lo conocían”, añadió.

Ilegalidad en el proceso
Juan Carlos Gutiérrez, abogado defensor de Leopoldo López, destacó varios aspectos de la ilegalidad del proceso contra el dirigente, como la falta de publicidad del juicio o su captura sin una investigación que lo soportara.

También rechazó que la Fiscalía, que se erige como víctima en el proceso, sea el organismo que aportara 96% del acervo probatorio y, además, realizara las investigaciones.

Gutiérrez recordó que el jueves, cuando se retome el juicio, se realizará la réplica a la defensa y la contrarréplica, y luego cada acusado tendrá tres horas para exponer sus alegatos. “Si el tiempo lo permite, la decisión será el jueves”, señaló.

El abogado dijo que, aunque no es el deseo de López, la defensa vería con buenos ojos alguna medida sustitutiva, como la casa por cárcel. “Uniría a la familia”, señaló.

Pero la esposa de López, Lilia Tintori, aclaró que solo desean la libertad plena: “Es inocente y tiene que ser liberado. Casa por cárcel es cárcel”.

Dijo que una forma de superar el abismo en que se ha convertido la justicia venezolana es otorgar la libertad a López: “En Venezuela debemos caminar un puente de unión, reconciliación, verdad y justicia”.