• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“No somos culpables de vivir en zona de guarimbas”

La madre de Miguel Ángel Nieto | Omar Véliz

La madre de Miguel Ángel Nieto | Omar Véliz

Iraida de Nieto solicitó una medida humanitaria para su hijo. Teme que pueda sufrir un coma diabético  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Iraida Criollo de Nieto casi no sale a la calle. Deja su apartamento solo los sábados y los domingos. El primer día hace las compras de lo que su hijo, Miguel Ángel Nieto, pueda requerir mientras permanece recluido en la sede del Sebin, en el Helicoide. El segundo le lleva los alimentos a la prisión. Sufre de artrosis y solo puede ir en taxi a visitarlo porque el desgaste de las rodillas no le permite tomar el autobús.

“Lo puedo ir a ver los jueves y los domingos, pero si lo hiciera así gastaría 1.000 bolívares semanales nada más en taxi. Soy pensionada y la pensión no me alcanza para visitar a mi hijo preso todos los días”, explicó la mujer de 86 años de edad.

Nieto está detenido desde el 6 de mayo, cuando el cuerpo de inteligencia allanó su vivienda en el edificio For You, de Altamira, por su presunta relación con las guarimbas. Fue acusado de terrorismo individual, asociación para delinquir, tráfico ilícito de armas de fuego y tráfico de drogas en menor cuantía. La semana pasada el Tribunal 4° de Control ordenó que continuase privado de libertad mientras espera el juicio, aunque los delitos de terrorismo y asociación para delinquir fueron retirados.

“Nosotros no somos culpables de vivir en zona de guarimbas, frente a donde se hacían. Quisiéramos o no teníamos que estar allí”, dijo Criollo de Nieto.

La viuda de un militar –de la primera promoción de Guardias Nacionales que hubo en el país– depende de la buena voluntad de amigos y vecinos hasta para retirar dinero del banco. “En el apartamento puedo estar porque es plano. Mi problema es en la calle. Ahora que no está Miguel Ángel cómo salgo”.

Nieto, de 60 años de edad, es hijo único y sus familiares viven en Maracaibo.

Medida humanitaria. Si consigue quien la acompañe, Criollo de Nieto irá mañana por tercera vez a la dirección de Derechos Fundamentales de la Fiscalía para solicitar que constaten el estado de salud del hijo detenido y su traslado a un centro hospitalario: “Hace más de 15 días que Miguel tiene la glicemia por encima de 400, cuando no debería pasar de 100. Sufre de pie diabético, escoliosis y tiene una hernia hiatal. En el Sebin le han tratado con suero lo del azúcar, pero eso es solo un paliativo, si no se trata como debe ser podría darle un coma diabético. Él debe tener una dieta especial y allá come lo que le den porque a mi se me hace imposible llevarle comida todos los días”.

Confía en que el tribunal ordene una medida humanitaria que le permita a su hijo recibir atención médica y esperar el juicio en libertad.

El dato

Por el delito de tráfico ilícito de armas, Nieto podría pasar hasta 25 años en prisión. La pena por el delito de tráfico de drogas en menor cuantía es de 8 a 12 años.