• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Cambio político exige reconocer a la oposición

Ramón Guillermo Aveledo advirtió que la existencia de colectivos puede desatar una guerra civil | Foto José Pacheco / Archivo

Ramón Guillermo Aveledo advirtió que la existencia de colectivos puede desatar una guerra civil | Foto José Pacheco / Archivo

Expertos consideran que en los países que han vivido transiciones democráticas, los gobiernos cedieron espacios ante la disidencia 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ante la crisis que vive el país, reflejada en las protestas que han persistido por casi dos meses, han surgido voces que proponen la formación de un gobierno de transición. El secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, opina que mientras el gobierno no dé muestras de entender las causas del descontento y trate de “apagar el fuego con gasolina”, surgirán propuestas como esa.

El caso más llamativo fue el de Monseñor Ovidio Pérez, ex presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana. “Propongo la formación de un gobierno que pueda abrir paso a una gobernabilidad sólida y estable, a través de los mecanismos que posibilita la Constitución”, dijo.

La propuesta, no obstante, luce improbable para algunos analistas. El politólogo e historiador Freddy Rincón considera que en el Ejecutivo no hay una actitud favorable para iniciar un diálogo sobre un posible gobierno de transición.

“No hay disposición en sus palabras que llaman al diálogo pero previamente usan un lenguaje agresivo y violento contra que piensa distinto. Además, la actuación arbitraria de Diosdado Cabello dinamita cualquier posibilidad de diálogo para esa propuesta”, expresó.

El historiador y dirigente de AD, Pedro Benítez, coincide en que la propuesta luce inviable y recuerda que en la mayoría de los países que vivieron gobiernos de transición, quienes estaban en el poder cedieron espacios, reconocieron la legitimidad de la oposición y llegaron a acuerdos legítimos.

Mencionó el caso de Alfonso Suárez en España; el de la Junta Cívico Militar de Venezuela que sustituyó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, o el caso de Patricio Aylwin en Chile luego de la dictadura de Augusto Pinochet. “El problema es que el gobierno en Venezuela no quiere dialogar con la oposición porque no la reconoce”, añadió.

La fractura. Rincón asegura que la única forma de que el oficialismo ceda ante un eventual gobierno de transición es que se fracture el grupo en el poder. “Es posible más adelante. El gobierno se ha deteriorado, pero no lo suficiente”, explicó.

Benítez opina que hablar de transición en la circunstancia de tensión política que vive el país puede ser malentendido: “Nadie en la MUD está pensando en golpes de Estado, lo que hay es una sociedad reclamando derechos y que recibe como respuesta una represión brutal”.

Opina que las propuestas de los estudiantes son mucho más viables: renovar los poderes públicos, liberar a los presos políticos, cesar la represión, cumplir la Constitución  y desarmar a los colectivos.

Aveledo coincide en la importancia de rescatar la institucionalidad: “El país necesita que la Constitución recobre su vigencia efectiva con instituciones que funcionen para todos por igual”.