• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

La Iglesia pide cambiar la soberbia por el diálogo

Monseñor Diego Padrón / Omar Véliz

Monseñor Diego Padrón / Omar Véliz

La CEV rechazó los despidos a empleados públicos y la criminalización de la protesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Conferencia Episcopal Venezolana pidió reflexión, respeto y diálogo ante la “gravedad del momento” político que vive el país, y que se deje de lado la prepotencia, la soberbia y el fanatismo.

“Nuestro señor Jesús nos invitó a tener un corazón lleno de paz, desterrando el odio y la maledicencia. El odio, la agresión y la violencia conducen a caminos de destrucción y de muerte. Nuestra fe cristiana nos invita a ser instrumentos de paz, perdón y reconciliación”, escribieron los obispos en un comunicado.

Monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV, leyó el texto, en el que se asegura que, ante la realidad política de un país que está dividido en dos mitades, es necesario “el recíproco reconocimiento de los dos sectores mayoritarios del pueblo venezolano, pues el desconocimiento mutuo hará inviable tanto los planes del Gobierno como los aportes alternativos de la otra parte”.

Confesó que luego de las elecciones la CEV entró en contacto con el Gobierno para proponerse como mediadora en el conflicto de polarización y confió en que el diálogo se activará. “Hemos enviado mensajes al Gobierno, hemos tenido contacto directo con las máximas autoridades”, agregó.

Padrón aseguró que los agudos problemas del país (la violencia, la inseguridad, la deficiencia de los servicios y la crisis económica) requieren ser afrontados desde el entendimiento entre las partes, pues ninguna es autosuficiente para resolverlos.

Los obispos rechazaron que ante la crisis política se apele a los prejuicios, a las acusaciones infundadas, o al lenguaje excluyente y amenazante, “porque causan miedo en la población y pueden generar reacciones sociales lamentables”.

También pidieron que se detengan las persecuciones políticas en todos los ámbitos: “Hacemos nuestra la petición de la mayoría de los venezolanos para que cesen la represión, el hostigamiento, el acoso y despidos injustificados de los empleados públicos, y la violencia por razones políticas. Disentir del proyecto oficial no debe ser motivo para temer perder el puesto de trabajo”. Opinaron que las agresiones en la Asamblea Nacional causan “vergüenza y tristeza” y desnaturalizan la identidad del Parlamento, colocando en riesgo un ámbito esencial de diálogo, discusión y propuestas en una sociedad democrática. También rechazaron la criminalización de la protesta pacífica que, recordaron, está consagrada en la Constitución. Citaron al papa Francisco, cuando pide a los responsables políticos del país que rechacen la violencia y se inicie un diálogo por el reconocimiento mutuo, la búsqueda del bien común y el amor por la nación.

Los obispos piden respeto al trabajo de las organizaciones no gubernamentales que se comprometen con la defensa de los derechos humanos.

“Invitamos a todos los creyentes a redoblar la oración a Dios por la reconciliación y la paz; y, al mismo tiempo, a trabajar y ser eficaces en el amor al prójimo con gestos de respeto, perdón y solidaridad, sin ninguna distinción”, añade el texto.


El Dato

Monseñor Mario Moronta se reunió con el papa Francisco durante la audiencia general que se realizó el 1° de mayo en el Vaticano. Una bendición especial les manda Francisco, el papa de la nueva evangelización. Tuve la oportunidad de saludar al santo padre, de pedirle la bendición para toda Venezuela. Ha sido una experiencia maravillosa”, expresó Moronta.