• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Rodríguez Torres: Todo aporte que puedan dar al desarme voluntario es bienvenido

“El Ministerio de Interior y Justicia es, por orden del Presidente, un punto de encuentro para las religiones que quieran acercarse entre ellas y al Gobierno”, dijo Rodríguez Torres | Foto: Henry Delgado

“El Ministerio de Interior y Justicia es, por orden del Presidente, un punto de encuentro para las religiones que quieran acercarse entre ellas y al Gobierno”, dijo Rodríguez Torres | Foto: Henry Delgado

El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz se reunió ayer con los jerarcas de la Iglesia Católica, Evangélica, Judía e Islámica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, asistió ayer a un almuerzo ecuménico en el que estuvieron presentes los jerarcas de las iglesias Católica, Evangélica, Judía e Islámica.

"Todo el aporte que puedan dar al desarme voluntario, a la construcción de la paz, a llevar un mensaje de valores y de respeto entre todos en las escuelas, en los barrios, en las comunidades y en las iglesias es bienvenido, porque al final el problema de la paz, de la tranquilidad y de la convivencia en el país es un problema de todos", dijo el funcionario al concluir el encuentro a las autoridades de las referidas religiones.

Por la Iglesia Católica asistió el nuncio apostólico Pietro Parolín (de quien surgió la iniciativa de efectuar la reunión), por la comunidad evangélica el pastor Samuel Olson, presidente del Consejo Evangélico de Venezuela; por la judía, Isaac Cohen, rabino principal de la Asociación Israelita de Venezuela; y por la islámica, Madjar Chraudy, entre otros representantes.  

Rodríguez Torres indicó que ha sostenido reuniones de trabajo con autoridades de las iglesias Católica, Evangélica y Judía. Aseveró que está pendiente un encuentro con la representación islámica.

No especificó cuáles serán las labores que realizarán las diversas iglesias. “Hoy no hablamos realmente de trabajo. Fue un almuerzo que se hizo en el marco de las fiestas que celebra la comunidad judía y aprovechamos para traer un mensaje del Gobierno de respeto a las religiones. La orden del Presidente es luchar por el respeto mutuo y por construir entre todos un país digno y de convivencia", dijo.

El ministro aseveró estar dispuesto a asistir a las demás reuniones que sean convocadas. "Esta es una muestra de la Venezuela que todos queremos, una Venezuela por la que todos trabajamos a diario, en la que absolutamente todos nos respetamos y nos queremos como seres humanos, respetando nuestras creencias. Vine a traer un mensaje de unidad y de respeto mutuo, de que entendamos todos los venezolanos que este es el camino necesario para que construyamos juntos un país de paz, de respeto y de convivencia. El Ministerio de Interior y Justicia es, por orden del Presidente, un punto de encuentro para las religiones que quieran acercarse entre ellas y al Gobierno”, indicó.

El encuentro se realizó en la sinagoga de Maripérez. Los asistentes plantearon que la próxima reunión se efectúe entre octubre y noviembre en la mezquita de Quebrada Honda o en algún templo evangélico.

El Dato

Pietro Parolín, Nuncio Apostólico de Caracas

“Debe entenderse que todos los creyentes pueden unirse para trabajar para el bien de la sociedad y para el respeto de los derechos humanos y de la dignidad”.

Isaac Cohen, rabino principal de la Asociación Israelita de Venezuela

“La idea es vivir en paz y en concordia en este país de gracia. Entendernos. Lo que buscamos es vivir en paz y respetando al otro”.

Samuel Olson, presidente del Consejo Evangélico de Venezuela

“Estamos esperando directrices sobre la forma en la que ayudaremos en el tema del desarme. Las expectativas son positivas”.

Madjar Chraudy, representante de la Comunidad Islámica de Venezuela

“Tenemos que comprender que las cuestiones políticas no hay que mezclarlas con las cuestiones de fe”.

Comunicado de la CEV

La Conferencia Episcopal Venezolana emitió ayer un comunicado, en el que pide a las autoridades que investiguen de manera diligente los hechos de violencia ocurridos en los centros penitenciarios del país, con el objetivo de individualizar a los responsables y de adoptar las medidas necesarias para que no vuelvan a repetirse.

“El Estado venezolano debe dar respuestas de fondo que lleven a una verdadera transformación de las cárceles, donde se promuevan la humanización y la justicia. Se requiere, por tanto, de políticas públicas específicas y de un compromiso de los órganos pertinentes para eliminar el retardo procesal, el ocio, la violencia y la ausencia de formación del personal penitenciario”, se señala.

La Iglesia Católica también pide que se materialicen más gestos humanitarios. “Reconocemos los pasos que se han ido dando en relación con los gestos humanitarios, pero solicitamos que se intensifiquen para que sean muchos más los beneficiarios. Las medidas alternativas de cumplimiento de pena que deben ser otorgadas apegadas a la ley y sin discriminación”, se indica en el comunicado titulado "Garantizar la vida, la integridad física y el proceso justo de la población procesada y penada".