• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

El chavismo a dos pasos de escoger a los magistrados que desee

Cabello: Carvajal es mi amigo; fue defendido desde el presidente hasta abajo | Foto Prensa Miraflores

Cabello advirtió que si la MUD no apoya la lista en la sesión de hoy, el chavismo escogerá otra con mayoría simple | Foto Prensa Miraflores

Elvis Amoroso presentó una nueva lista de aspirantes al TSJ que es casi la misma del lunes, pero sin Delcy Rodríguez, que fue nombrada canciller

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El chavismo tiene clara la ruta y la oposición las manos atadas. Ayer fue la segunda sesión extraordinaria para escoger los nuevos magistrados del TSJ y, de nuevo, la oposición no votó por una lista que era casi la misma que se discutió el lunes sin lograr el apoyo de las dos terceras partes que exige la Constitución. La nueva terna tiene, eso sí, una diferencia notable: quien iba a la Sala Electoral, Delcy Rodríguez, declinó porque el presidente Nicolás Maduro la designó canciller.

El diputado Carlos Berrizbeitia consideró que el nombramiento de Rodríguez evidencia que no iba a ser imparcial: “Los magistrados que quieren nombrar son fichas del PSUV”.

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, tiene clara su agenda del fin de semana: hoy a las 10:00 am presidirá la tercera sesión para escoger a los magistrados; en la tarde jugará un partido de softbol –al que invitó a los diputados de la oposición para “caerles a palo”–, y el domingo, si no hay consenso hoy, presidirá la última sesión para designar a los nuevos integrantes del TSJ, esta vez con mayoría simple.

Cabello amenazó: “Si ustedes no votan la propuesta que hicieron, nosotros vamos a hacer una nueva. Es un acto de justicia. No se van a poner de acuerdo ni hoy ni nunca”.

El diputado Stalin González aclaró que la oposición no aceptará amenazas: “Lo que buscamos es poderes en los que podamos confiar. Ellos pretenden que vamos a votar para tener unos cargos, pero nosotros vamos a votar por lo que diga la Constitución. Rechazamos esa lista, la designación del Poder Ciudadano con mayoría simple, y que se pretenda que las rectoras Tibisay Lucena y Sandra Oblitas repitan en el CNE”.

Sobre las rectoras, Cabello adelantó –a pesar de que la decisión es del TSJ, un poder independiente–: “En cuestión de horas o días este país tendrá el nuevo CNE”.

La lista. El responsable de leer la nueva propuesta para el TSJ fue el presidente del Comité de Postulaciones Judiciales, Elvis Amoroso. Reiteró que en la lista hay personas que la misma oposición propuso y ahora les pide que se retiren: “Es una oposición que no cumple su palabra”.

El parlamentario César Rincones, integrante del comité, rechazó que el oficialismo pretenda hacer creer que por aprobar la lista de 185 postulados a magistrados, la oposición deba aceptar la que presentó Amoroso en la plenaria: “Los 185 cumplen requisitos, pero es en la plenaria donde se da el debate político”.

Para las tres vacantes principales de la Sala Político Administrativa se mantienen los mismos nombres: María Ameliach, Bárbara Gabriela César e Inocencio Figueroa. Para la Sala de Casación Social, que tiene cuatro vacantes, se mantienen a Edgar Gaviria Rodríguez, Marjorie Claderón y José Antonio Adrián Meléndez, y se cambia a Indira Alfonzo Izaguirre (que sustituye a Delcy Rodríguez como candidata a la Sala Electoral) por Mónica Gioconda Misticchio,

La propuesta a la Sala de Casación Civil es igual: para las dos vacantes principales, Guillermo Blanco Vásquez y Danilo Mujica, y para las dos suplentes, Dilma Fernández y Juan Pablo Torres.

En la Sala Penal, también igual: Elsa Gómez, Maikel Moreno y Marisela Godoy. En la Sala Constitucional persiste la propuesta de Francisco Velásquez.

El diputado José Antonio España fue el encargado de hablar por la MUD. Aunque lució desencajado, quizá porque Cabello le pedía constantemente que se limitara a abordar el punto de la agenda, aclaró que el propósito de la oposición es renovar los poderes, no ratificarlos, y que no votarán por un TSJ que solo decide a favor del gobierno, no del pueblo. “El pueblo con su indignación les va a meter 100 diputados por el buche”.