• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

La carta de Stalin González para Nacho

El parlamentario envió una carta dirigida a Nacho

El parlamentario envió una carta dirigida a Nacho

En la misiva el parlamentario por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), agradeció a Mendoza por el tema "Mi felicidad" que a su juicio, renovó la alegría de los venezolanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diputado reelecto Stalin González publicó este domingo una carta dirigida al cantante Miguel Ignacio Mendoza, integrante del dúo Chino y Nacho.

En la misiva el parlamentario por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), agradeció a Mendoza por el tema "Mi felicidad" que a su juicio, renovó la alegría de los venezolanos.

"Muchas gracias por ser partícipe de este esfuerzo que sumó millones de voluntades y que nos brinda la esperanza de comenzar de nuevo", afirmó el diputado en parte del texto.

Aquí la carta completa:

Estimado Miguel Ignacio

No nos conocemos personalmente, yo escucho tu música, entre otras cosas porque mi hija también la escucha, he sabido de cada premio y cada éxito que junto con tu compañero Chino han tenido en el exterior porque todo mi equipo lo ha comentado mientras trabajamos arduamente por el país.

Probablemente tú sepas que soy diputado, reelecto, y a lo mejor has visto noticias de las que he sido partícipe, pero tampoco me conoces.

Sin embargo, todos los venezolanos nos reconocemos entre sí porque parecemos una especie distinta, siempre vemos la vida con optimismo a pesar de las enormes dificultades que a diario atravesamos, tendemos la mano a quien lo necesita, compartimos con nuestra familia las más bellas tradiciones, somos trabajadores y gente de bien.

Ha pasado mucho tiempo para todos en esta lucha, en paralelo tú te abrías paso en la música y yo en la política, y cada uno poniendo lo mejor de sí, trabajamos para brindarle a otros venezolanos las oportunidades que tuvimos que forjar con enorme sacrificio.

Ambos somos padres y estoy seguro que esperamos que nuestros hijos puedan crecer amando Venezuela tanto como nosotros, tranquilos y con un futuro prometedor.

Cada quien tiene sus conceptos, ideas, creencias, vivencias y formas de apreciar la vida, para que el mundo sea mejor debemos aceptarnos. Ambos hemos sido víctimas de la intolerancia y nuestra respuesta ha sido más inclusión y más respeto.

Este año ha sido particularmente duro, enfrentamos una crisis económica muy fuerte, hace unos meses atrás esperábamos el anuncio de las elecciones parlamentarias y cuando finalmente supimos que el pasado 6 de diciembre se realizarían, tendríamos la oportunidad de comenzar a cambiar lo que en este país está mal.

Nos preparamos para enfrentar la campaña electoral más ventajista de nuestra historia contemporánea, con el gobierno más abusador de todos los tiempos, y aún así, era mayor nuestro entusiasmo y el deseo profundo de construir un futuro mejor.

Recorrimos el país con el mensaje de Unidad y encuentro entre venezolanos, en nuestro caso tocamos la puerta de más de 40 mil hogares caraqueños llevando esperanza y asumiendo el compromiso de hacerlo mejor.

Ya casi al final de la campaña comenzó a sonar en las redes sociales, en la radio y en nuestra mente: “Mi Felicidad”, y a partir de allí la canción acompañó nuestras actividades arrancando miradas y sonrisas ilusionadas, otorgándole un aire fresco a nuestro mensaje.

Quienes tomamos riesgos con la convicción de saber que estamos por el camino correcto siempre ganamos, y este triunfo de la libertad y la democracia fue una apuesta de todos los venezolanos que desde cada trinchera hacemos de nuestro país el lugar donde queremos vivir.

Tú, aceptando la invitación de Víctor Muñoz a formar parte de ese maravilloso proyecto nos renovaron la alegría, y eso merece nuestro más sincero agradecimiento.

Muchas gracias por ser partícipe de este esfuerzo que sumó millones de voluntades y que nos brinda la esperanza de comenzar de nuevo.

Espero encontrarnos más a menudo por causas coincidentes, porque nuestros hijos estudien en universidades libres y de referencia mundial sin salir de aquí, y por recordar este episodio como uno más del cambio con prosperidad que está por comenzar

Con aprecio,

Stalin González.