• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Son 7 los candidatos del PSUV migrados fuera de lapso

Votantes buscan la mesa donde les corresponde votar

El RE cerró hace seis meses y los ciudadanos no pueden hacer inscripciones ni cambios

El rector del Poder Electoral Vicente Díaz afirmó que la mayoría del organismo tomó la decisión de manera irregular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mayoría del directorio del Consejo Nacional Electoral migró de centros de votación, a propósito de las regionales del 16 de diciembre, a 7 candidatos del PSUV, así como a 101 familiares y allegados de los abanderados, fuera del lapso para hacer cambios en el RE.

El rector Vicente Díaz afirmó que las migraciones fueron hechas de manera irregular, y que cuando estuvo de viaje fue informado por teléfono de la decisión que se tomaría. “No estuve de acuerdo desde el primer momento y así lo manifesté”, dijo.

Los siete aspirantes a gobernaciones que cambiaron de centro de votación son Francisco Ameliach (Carabobo), Aristóbulo Istúriz (Anzoátegui), José Gregorio Vielma Mora (Táchira), Yelitze Santaella (Monagas), Tareck el Aissami (Aragua), Érika Farías (Cojedes) y Ramón Rodríguez Chacín (Guárico).

El lapso para efectuar cambios de residencia y actualizaciones en el censo de votantes venció el 15 de abril; es decir, hace más de seis meses. De acuerdo con la Ley Orgánica de Procesos Electorales, una vez que el RE definitivo se publica en la Gaceta Electoral no es legal realizar modificaciones o cambios.

Ninguna de las rectoras del organismo ofreció declaraciones oficiales para explicar el porqué del privilegio concedido a estos candidatos y electores.

El representante del Comando Venezuela, Vicente Bello, pidió al Poder Electoral revertir las 108 migraciones de centros de votación por ser extemporáneas y al margen de las normas electorales.

“Es inaceptable que el CNE haya reubicado a los candidatos del PSUV y sus familiares. Estos cambios son ilegales”, señaló.
Añadió que presentaron ante el organismo la lista de los ciudadanos –con nombres, cédulas, y códigos por centro– que cambiaron el lugar de votación para las regionales.

Con todo y familia

En la lista con los 108 nombres de reubicados aparecen 5 personas con el apellido El Aissami, presumiblemente familiares del ex ministro del Interior y Justicia, que también fue movido de centro. Amin Obayda el Aissami Maddah, C. I. 15.594.470; Feras el Aissami Maddah, C. I. 13.021.144; Zaidan Amin el Aissami el Musufi, C. I. 5.955.233; May Maddah de Aissami, C. I. 9.203.859 y Mada Madelaine Aissami Maddah, C. I. 19.539.821. Todos los El Aissami votaban en Táchira.

Aparte del cambio del candidato del PSUV en Anzoátegui, Aristóbulo Isturiz, se incluyó a Jorge Luis Istúriz, C. I. 14.973.790. Ambos votaban en Caracas.

Erika Farías votaba en Libertador, Caracas, Ramón Rodríguez Chacin en Barinas y José Vielma Mora en Libertador, Caracas.

El hallazgo

Los 108 reubicados fueron detectados por técnicos de la oposición que participan en la auditoría de los cuadernos de votación que finaliza hoy, dijo Aníbal Sánchez, auditor de Copei.

“La ilegalidad consiste en hacer cambios cuando el RE está cerrado. Por eso es tan importante el trabajo de los partidos en las auditorías; sólo así podemos detectar las inconsistencias y fallas”, expresó.

El análisis consiste en la comparación entre los cuadernos de votación con los digitales. Para ello se elabora una muestra de 1% de los cuadernos de votación de cada estado. En el segundo día de la revisión, precisó Sánchez, se revisaron los cuadernos de varias entidades del país, entre ellas Anzoátegui, Carabobo, Guárico, Aragua, Barinas y Falcón, y encontraron las migraciones.

Al consultarse las cédulas de los abanderados del PSUV se constataron las modificaciones y se asentaron en un acta. Este documento será remitido a la Junta Nacional Electoral.

Migraciones ilegales

La asociación civil Súmate afirmó que el CNE se extralimitó en sus funciones y atribuciones al haber autorizado la migración de seis aspirantes a gobernadores del PSUV a centros de votación de los estados donde fueron postulados como candidatos para las regionales.

Agregó que la medida viola el artículo 40 de la Lopre, que establece: “El Registro Electoral Preliminar depurado y actualizado constituye el Registro Electoral Definitivo (...) contendrá los electores con derecho a votar en el proceso electoral convocado”.

Súmate recordó su advertencia de que era prematuro cerrar el padrón de votantes con tanta antelación para las regionales, pero que el hecho de haber asumido esa primera decisión cuestionable no justifica por motivo alguno que ahora el organismo electoral incorpore discrecionalmente modificaciones.

Copei pide acabar con el ventajismo

Enrique Naime, representante de Copei ante el CNE, exhortó al Poder Electoral y a la Junta Nacional Electoral a estudiar los casos de ventajismo en las presidenciales, con el fin de evitar que se repitan en las regionales de diciembre.

Destacó que la mayoría de los coordinadores de los centros de votación pertenecen al Frente Francisco de Miranda. “Son seleccionados por el partido del señor Hugo Chávez”.

Añadió que es necesario terminar con el activismo electoral de los coordinadores de centros de votación y los funcionarios que manejan las maquinas de votación.

Indicó que también deben considerarse la eliminación de la Estación del Elector en los próximos comicios. “Este paso no estaba en la herradura de votación que publicó el CNE”.

También pidió que se aumente la altura del paraban de las mesas de votación para que se garantice debidamente el secreto del voto.
Solicitó no anunciar resultados hasta que terminen las auditorías ciudadanas al cierre de la votación, y elaborar un plan de contingencia efectivo.

“Se debe pasar al sistema manual si en una hora no se sustituye la máquina”.

Añadió que el CNE debe mejorar el adiestramiento de los miembros de mesa que cumplen el servicio electoral, para que conozcan perfectamente sus atribuciones y responsabilidades.

Manifestó que esas medidas son necesarias para restaurar la confianza y garantizar una participación masiva en la próxima contienda electoral.