• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Así es un día de Ledezma en su casa por cárcel

Antonio Ledezma / Williams Marrero

Antonio Ledezma / Williams Marrero

El alcalde metropolitano, en arresto domiciliario por motivos de salud, comienza a alistarse a las 5:00 am como si fuera a salir a ejercer sus funciones. Dedica su tiempo a escribir las experiencias que vivió en la cárcel de Ramo Verde y ha fortalecido su vínculo con la lectura, paseándose por la poesía, la historia y hasta por libros de la infancia, como El Principito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para Antonio Ledezma el tiempo es sagrado. Quizá ahora, cuando los minutos pasan más lento porque su vida transcurre entre “cuatro paredes”, es cuando más cobra sentido el querer aprovechar cada momento y cada compañía.

“El tiempo vuela y si no se le aprovecha termina atropellándote”, suele decir.

El alcalde metropolitano, en arresto domiciliario por motivos de salud, no ha perdido la costumbre de madrugar. Tal y como si tuviera que salir diariamente a ejercer sus funciones, a las 5:00 am ya comienza a alistarse. “Se asea, en eso es impecable”, recalca su esposa, Mitzy Capriles, en un cuestionario que se tomó el tiempo de responder a El Nacional mientras realiza una gira internacional a favor de la libertad de los presos políticos.

Sus desayunos son sencillos. A primera hora del día le gusta comer avena, cambur, cereales, arepa y ocasionalmente huevo frito. Toma café con leche y “como postre”, lee la prensa.

“Es un trabajador con manía, es inquieto”, dice su esposa, quien recuerda cómo el entonces gobernador del Distrito Federal  se aparecía a las 4:00 am en la Maternidad Concepción Palacios o en la sala de emergencia del Periférico de Catia. Como alcalde del municipio Libertador, instalaba diariamente un comité mañanero donde se revisaba la agenda del día. Cada director debía conocer en detalle lo que había salido en los periódicos y el rumbo de cada equipo para salir a las calles a trabajar.

Ahora, cuando esas calles están vetadas para uno de los presos políticos más emblemáticos del país, Ledezma  escribe notas de su experiencia en la cárcel. Narra los momentos que vivió con Leopoldo López, Daniel Ceballos, Baduel, la capitana Laided Salazar y los custodios, entre otros.

“Contará la verdad de Ramo Verde sin que quede nada oculto. Desde sus confesiones con el padre José Antonio hasta las entrevistas con los fiscales”, revela Capriles de Ledezma.


Metódico e inquieto, el alcalde metropolitano se refugia en la lectura. Es un hábito que siempre ha disfrutado, pero que ya se ha convertido en una “necesidad”.

Sus gustos en la literatura, según su esposa, son variados. Lee poesía de César Vallejo, Eugenio Montejo, Andrés Eloy Blanco, Pablo Neruda, Mario Benedetti y Gibrán Jajil Gibrán. Revisa biografías de Winston Churchill, pasando por Adolf Hitler, Charles de Gaulle, Martin Luther King, Nelson Mandela y Rómulo Betancourt. Pero además,  “refresca” la lectura de textos de la infancia, como El Principito y Tío tigre y Tío Conejo.

A pesar de su amplio conocimiento de la historia, la vuelve a tantear desde que llegó Colón hasta la actualidad en autores como Ramón Díaz Sánchez, José Rafael Pocaterra, Ramón J. Velázquez, Mariano Picón Salas, Inés Quintero, Giovanny Meza Dorta y Mario Briceño Iragorry.

De lo actual, termina de leer El Fin del Poder, de Moisés Naim; el Boomerang de Chávez, del periodista español del diario ABC, Emili Blasco y Una oveja negra al poder, de Pepe Mujica, que le regaló su hija Antonietta.

“Le dedica más tiempo a los temas petróleo, agricultura y educación. Tiene ideas concretas que acopia para esas áreas porque dice que de ahí depende el futuro y la recuperación de Venezuela”, agrega Mitzy Capriles.

La esposa del alcalde metropolitano sostiene que los mensajes de afecto que el dirigente opositor recibe de los ciudadanos son los que lo mantienen en pie de lucha: “Saberse digno del respeto de la gente”.

Capriles de Ledezma, quien se acaba de reunir con las autoridades de La Haya, afirma a El Nacional que la gira que realiza por varios países del mundo representa “una cruzada” por la democracia venezolana.

“Por eso salgo por el mundo, animada por el propio Antonio que sabe que nuestro esfuerzo no es con fines individualistas (…) Antonio necesita la calle para seguir esa lucha que lo ha mantenido en la cumbre de la protesta cívica. Por eso esta casa por cárcel no me complace ni la acepto con conformismo en beneficio de las comodidades propias de la vida hogareña. Para seguir ocupando su posición de combate por Venezuela y para cumplir sus responsabilidades de funcionario y de ciudadano necesita su libertad plena. Quiero y tengo derecho a dar mi vida por esa libertad de Antonio porque sé que él no ha cometido ningún delito ni falta contra la sociedad venezolana”, ratifica.

La esposa de uno de los líderes más representativos de la oposición reitera que la defensa ha demostrado que las acusaciones contra Ledezma se basan en hechos falsos, pruebas forjadas y argumentaciones jurídicas a contravía de numerosos precedentes de los mismos tribunales que ahora pretenden condenarlo. Además, denuncia las violaciones al debido proceso y derecho a la defensa.

Ledezma fue detenido el pasado 19 de febrero por funcionarios del Sebin “por conspiración y asociación con grupos violentos para desestabilizar al país”. Ha sido acusado por el gobierno de, junto con Julio Borges, intentar “asesinar” a Leopoldo López, pero el testigo que delató “el atentado” se fue del país. También se le vinculó con Borges por la planificación de un supuesto ataque a 10 instalaciones de Caracas con aviones Tucano. Además, entre otras acusaciones, lo responsabilizan de querer “tumbar” al régimen porque firmó un documento avalado también por López y María Corina Machado donde se sugiere una transición democrática a la crisis.


Hasta la fecha, se han convocado seis audiencias y todas han sido suspendidas. El Tribunal acordó como nueva fecha el 21 de octubre.

Mensaje al gobierno: Prepárense para la derrota y para ser oposición en los próximos años

A pesar de que Ledezma podría catalogarse como una víctima del desconocimiento del voto —está privado de libertad y de ejercer su cargo a pesar de que fue reelegido por más de 700.000 ciudadanos­—Mitzy Capriles reitera que el camino es electoral porque los venezolanos creen en la democracia.

“Somos un pueblo cívico, no sanguinario, que sabemos que como dijo Cicerón: ‘No hay paz mala ni guerra buena”, expresó.

La esposa del alcalde metropolitano asegura que los ciudadanos le aplicarán el voto castigo al gobierno en las próximas elecciones del 6 de diciembre por el fracaso de su gestión, pero que lo importante es que la oposición sepa canalizarlo y hacerlo efectivo “por la fe en tiempos mejores”.

“Hay que lograr la mutación de ese sentimiento en esperanza, o sea, pasar del instante en que la gente cerrará filas en su respectiva mesa de votación para decir con su papeleta ‘no aguanto más corrupción, no soporto más escasez, no puede vivir con este salario devaluado y con esta inflación y por lo tanto te repruebo votando por los candidatos de la unidad. Pero la venganza no debe ser el desiderátum de la movilización a protagonizar sino la esperanza de salir de esta desgracia y provocar el cambio anhelado”, agrega.

Las palabras de Mitzy Capriles de Ledezma revelan lo segura que está de la victoria de la oposición en las próximas elecciones a la Asamblea Nacional: “El gobierno que no juegue a la guerra con sus escenarios de divertimento de Guyana o Colombia, que se mentalice para la derrota y que se dispongan a cumplir el rol de partido de oposición para los próximos años”.

Sin embargo, manifiesta su preocupación porque no está fijada la presencia de observadores calificados para las elecciones.

“Eso es prioritario. El tiempo pasa y me preocupa que no hay nada en concreto y eso es delicado”, dijo a El Nacional.

Sostiene que la dirigencia tiene que estar preparada para defender la victoria desde la sede del Consejo Nacional Electoral, con equipos leales a la unidad, técnicos que manejen el tema de las computadoras, de los sistemas de trasmisión y de las auditorías.

“La dirigencia debe estar preparada para hacer un uso eficiente de la presencia de los observadores que se atreverán a venir a respaldar la verdad y a denunciar todo lo irregular que puedan constatar. La dirigencia tiene que hacer uso adecuado de los micrófonos y cámaras de televisión para que se diga que ganamos porque eso es lo que va a suceder. Tal cual como está la realidad en la calle es imposible otro escenario”, concluyó.