• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

78% de las cadenas de Maduro fueron para defender su modelo económico y atacar a la AN

El decreto presidencial fue firmado en cadena nacional durante un consejo de ministros | Foto AVN

Foto AVN

De 51 transmisiones obligatorias entre enero y mayo, 19 se basaron en desacreditar decisiones del Parlamento, dominado por la oposición, y 21 en difundir medidas de ataque a la crisis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De enero a mayo de este año el presidente Nicolás Maduro encadenó a los medios de comunicación social, en vivo y en directo, en 51 ocasiones durante

81 horas y 48 minutos. Al cruzar la data propia de El Nacional (que no incluye retransmisiones en cadena ni el Noticiero de la Patria) con el Cadenómetro, base de datos pública de la ONG Monitoreo Ciudadano, el resultado es que 19 transmisiones se dedicaron a desacreditar las decisiones de la Asamblea Nacional elegida el 6 de diciembre de 2015 por 60% de los votos, y 21 se centraron en defender un modelo económico que, según las más recientes encuestas de Datanálisis e Hinterlaces, es percibido negativamente por la mayoría de la gente.

En estos meses el primer mandatario ha ordenado transmisiones obligatorias de sus discursos, marchas y asambleas populares contra las leyes de amnistía y de propiedad de la misión vivienda; de la instalación de varios capítulos del Congreso de la Patria; de las movilizaciones contra acuerdos aprobados por el Parlamento y en contra de la remoción de imágenes de Hugo Chávez de la sede del Poder Legislativo, entre otras.

La activación de los 14 motores de la economía, la firma de algunos contratos colectivos del sector público y la aprobación de medidas en el marco del decreto de emergencia también han sido de obligatoria difusión.

¿Por qué hace esto el presidente? El politólogo Daniel Varnagy, el comunicólogo Andrés Cañizález y el diputado Biagio Pilieri coinciden en que el gobierno continúa en el intento de sembrar una idea en los venezolanos:

que los actuales actores en el poder merecen seguir gobernando.


Supervivencia

Varnagy, doctor en Ciencias Políticas y profesor titular de la Universidad Simón Bolívar, sostiene que el gobierno aplica una estrategia de supervivencia de un modelo que fracasó en Europa del Este y en China. "Es un modelo hundido en su aspecto económico, pero no desde el punto de vista del manejo del poder. Por eso, el presidente Maduro lo que busca, más que evitar la caída en el abismo del proyecto de implantación de un comunismo radical, es la supervivencia jurídica y política de los actores de la revolución".

El también jefe del posgrado de Opinión Pública y Comunicación Política de la USB argumenta que en un mundo que persigue cada vez con más seriedad los crímenes de lesa humanidad y la corrupción, los actuales gobernantes de Venezuela ­sumida en la crisis económica como consecuencia de políticas erradas que favorecen la comisión de ambos delitos­ se defienden a sí mismos.

"En los discursos que da el presidente en sus cadenas no hay una defensa teórica o ideológica del proyecto, sino un intento de proteger a los actores de su gobierno y una defensa por negación, por la vía de trasladar a los demás la culpa por las fallas del modelo. A estas alturas no están tratando de implantar un modelo, sino de sostener el poder por el poder. Esos actores lo que están haciendo es defendiéndose a sí mismos", señala.

 Propaganda

Andrés Cañizález, director de la ONG Monitoreo Ciudadano y coordinador del Cadenómetro, apunta que el uso de las cadenas para defender un modelo económico y desprestigiar al Parlamento tiene como finalidad imponer una explicación sobre lo que la gente vive y padece día a día.

"Claramente las cadenas quedan como un recurso propagandístico para atacar a actores incómodos. El gobierno trata de posicionar su narrativa sobre lo que ocurre en la calle. Por un lado, insiste en decir que hay una guerra económica, aunque la mayoría no lo cree. Por otro lado, ante el espaldarazo que recibió la oposición el 6-D, intenta desacreditar a la AN. Es un discurso cónsono con el uso de la comunicación al servicio del poder", explica.

A su juicio, la repetición del mismo mensaje mil veces ya no tiene el mismo efecto: "Hace poco más de un año el discurso presidencial emitido en cadena surtía efectos. Así lo decían las encuestas, la gente compraba lo de la guerra económica. Pero eso se ha desmoronado".

El experto en comunicación acotó que el intento de posicionar el mensaje no se hace solo a través de las cadenas, sino a través del uso permanente de la señal de VTV para transmitir todo tipo de actos del presidente. "Lo cual es grave porque usa recursos públicos para un mensaje partidista".


Arbitrario

VTV transmitió una reunión el 12 de mayo, entre el presidente Maduro y el Estado Mayor de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, instancia creada a partir de las nóminas del PSUV. El acto no fue en cadena, pero duró alrededor de 65 minutos en televisión pública. Ese mismo día, la plenaria de la AN aprobó en primera discusión el proyecto de ley de transmisiones simultáneas, publicidad oficial y medios públicos, conocida como la ley anticadenas.

El presidente de la subcomisión de Medios de la AN y promotor de la norma, Biagio Pilieri (Convergencia), tildó de "perversa" la cantidad y la duración de las cadenas presidenciales, "arbitrario y desmedido" su uso por parte de Maduro y "patético", su contenido.

"No podemos aceptar que se use ese recurso de comunicación de un Estado para ideologizar e intentar sostener un modelo político y económico que se derrumbó hace mucho rato. Por eso este martes comenzamos la consulta pública de la ley y la vamos a sancionar para que ni este ni ningún otro gobierno cometa estas tropelías de nuevo", aseguró.


 

52

veces apareció el presidente en VTV

en actos partidistas o de gobierno entre enero y mayo, sin contar las cadenas de radio y televisión

 

 

 

20

minutos máximos en cadena permite el proyecto de ley anticadenas que discute

la AN

 

 

 

18

horas habló Maduro en cadena en mayo pasado. En febrero de 2014 duró 35

horas