• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“La habilitante acentuará el mal que pretende corregir”

La MUD considera que la habilitante solo pretende darle más poder al gobierno | Reuters

La MUD considera que la habilitante solo pretende darle más poder al gobierno | Reuters

Ramón Guillermo Aveledo dijo que los controles aumentarán la escasez. Roberto Enríquez llamó “populista” al gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El hecho de que el presidente Nicolás Maduro pretenda aplicar más controles sobre precios y ganancias del sector privado –sin precisar a qué productos– como primera medida de la ley habilitante que solicitó al Parlamento solo acentuará el mal que pretende corregir, asegura la Mesa de la Unidad Democrática.

El secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, opinó que esos nuevos controles solo traerán “más escasez, más inflación, más especulación y más corrupción”.

Henrique Capriles Radonski, jefe de la campaña de la unidad, aseguró que la habilitante no servirá para resolver los problemas económicos de los ciudadanos sino para darle más poder al gobierno, y pidió a los venezolanos convertirse en el voto 100 el 8-D.

“¿No les parece suficiente el poder que tienen? Me parece una inmoralidad que Nicolás Maduro quiera tener más poder, cuando lo que hay es que quitárselo porque está destruyendo a Venezuela”, expresó.

Lamentó que el gobierno se haya valido de la corrupción para aprobar la habilitante, con el allanamiento a la inmunidad parlamentaria de la diputada María Aranguren.

En una visita a El Tigre, municipio Simón Rodríguez de Anzoátegui, recordó que el diputado 98 fue Ernesto Parequeima, elegido por los seguidores de la oposición en esa localidad.

“Estamos cansados de que utilicen a nuestro pueblo. La política no puede ser así. En la política tiene que haber valores, principios y moral. Si yo traiciono la confianza de ustedes, les pido que más nunca vuelvan a  recibirme como lo hicieron hoy”; agregó.

Populismo. El presidente de Copei, Roberto Enríquez, aseguró que los nuevos controles que prometió Maduro con la habilitante son una farsa, que es como pensar que la gripe se va a curar con un pañuelo.

“Sólo servirá para que se sigan cerrando puertas. El Estado no puede calcular la estructura de costos de cada negocio. Solo servirá para una cacería de brujas y perjudicar a los venezolanos. Esa nueva ley es demagogia, engaño al país y traición al pueblo”, expresó.

Señaló que la habilitante es una traición al pueblo que, por lograrse por “carambolas numéricas” y el allanamiento a la inmunidad de Aranguren (ya se aprobó en primera discusión con el voto del suplente Carlos Flores), “les va a durar poco y tendrán una derrota moral y política”.

Enríquez aseguró que la crisis económica ha puesto en evidencia la realidad del modelo económico del gobierno, que calificó de populista, hipócrita e injusto.

Añadió que también se evidenció que en Venezuela quienes se benefician con el gobierno son los ricos: “Las empresas que reciben los dólares preferenciales  lo que traen son neveras y televisores gigantescos que ni caben en una vivienda humilde, carros último modelo que los pobres no pueden comprar. Se ha desangrado al país para darles bienes y servicios a los más ricos y empobrecer a los más pobres. La economía está colapsada y la están rematando”.

¿Guerra?

El presidente de Copei, Roberto Enríquez, citó cifras para respaldar su argumento de que en Venezuela no existe una guerra económica y que la culpa de lo que ocurre es del Ejecutivo.

“El gobierno expropió más de 3.800.000 hectáreas de tierra productivas que hoy ni producen 10% de su capacidad. Eso es 50% de las tierras fértiles del país. ¿Eso es una guerra económica o una política fracasada?”, preguntó.

Recordó que también se expropiaron más de 1.000 empresas, que incluyen lácteas, azucareras o de granos que –aseguró– ya no funcionan, están colapsadas o funcionan al mínimo.