• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Lo que más atenta contra los derechos humanos es la impunidad”

Tareck William Saab / Archivo

Tarek William Saab / Archivo

El defensor del Pueblo, Tarek William Saab, informó que creará protocolos para el tratamiento de los detenidos y privados de libertad. Está dispuesto a colaborar con una amnistía si Maduro lo busca 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que dejó la Gobernación de Anzoátegui en 2012, Tarek William Saab tuvo un bajo perfil político, aunque participó en la Comisión por la Justicia y la Verdad. Sorprendió su designación el lunes como defensor del Pueblo –sin apoyo de la oposición–, cargo para el que, asegura, tiene credenciales. Es abogado penalista, fue presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Constituyente e impulsó la creación de la propia Defensoría.

“Trabajé en la Comisión de Justicia y Paz de Petare que dirigió el padre Matías Camuñas durante los gobiernos de Jaime Lusinchi, Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera. Fue una época terrible. Asistí a las víctimas de abusos policiales y militares. Fui abogado del comandante Hugo Chávez y de los presos del 4 de febrero y del 27 de noviembre de 1992. Debo continuar ese trabajo”, expresó.

Ante la pregunta de cómo hará para no ser llamado “defensor del puesto”, dijo que el calificativo es parte de una campaña mediática internacional: “Es una cuestión propia de la joda latinoamericana; así la llaman en Colombia. Pero más allá de ese humor, es una institución con una gran ética y honor porque es garante de los derechos humanos. Debe respetarse”.

—¿Qué ofrece y cuáles son los retos para la Defensoría?

—Quiero convertir la Defensoría en una puerta abierta para todos. Que no haya víctimas de violaciones a los derechos humanos sectorizadas; todas tendrán nuestro apoyo. La Defensoría será humanista y social, un instrumento para la concordia. Una institución nacionalista y antiimperialista.

—¿Por qué antiimperialista?

—Por la terrible campaña de desinformación global que no es hecha por amateurs, sino por laboratorios, y que quiere asemejarnos a países como Ucrania, lo que es una aberración. Estados Unidos ha hecho un lobby en todo el mundo para descalificar al gobierno. Mis acciones tendrán un carácter pedagógico y de debate en foros internacionales. 

—El Comité contra la Tortura de la ONU criticó que la Defensoría ignorara 48% de las denuncias de torturas entre 2002 y 2014. También los excesos de los cuerpos de seguridad contra las protestas. ¿Es parte de esa campaña?

—No mencioné organismos multilaterales, sino a laboratorios. Esa campaña no se veía entre 1958 y 1998, cuando las masacres de Cantaura, Yumare o el Caracazo. O Cuando se fusilaba a detenidos sin contemplación o quemaban vivos a opositores. Esa endemia ocurrió.

—¿Y las críticas del Comité?

—Tendré que evaluarlo todo. Erradicar la tortura para mí es un punto de honor. Me reuniré con los otros órganos del Poder Ciudadano, con jefes policiales, militares, de la forma más institucional posible. Deben hacerse protocolos más allá de la Constitución para el tratamiento de los detenidos y privados de libertad.

—En marzo la Defensoría será evaluada por el Comité.

—Se abre una nueva etapa. Apenas fui juramentado ayer. Mi gestión será evaluada por los hechos. No se me puede juzgar por circunstancias ajenas, por crisis de 2014. Entre enero y marzo espero que se puedan dar conversaciones con las ONG, que deben entender que la Defensoría tenga vocería en la ONU.

—¿Qué a usted lo apoyara Maduro y a Walter Boza, Diosdado Cabello, generó pugnas?

—Siempre se prenden laboratorios para confundir, pero es imposible a estas alturas decir que hay esa pugnacidad entre los líderes de la revolución. Veo una unidad blindada entre Maduro y Cabello.

—¿Qué piensa de una amnistía?

—El presidente ha tendido la mano a todos los sectores políticos disidentes para lograr medidas humanitarias. Se han dado. Mucha gente no creyó que funcionarios policiales vinculados con terribles violaciones a los derechos humanos el 11-A tendrían ese beneficio. Y te habla una víctima de esa época.

—¿Pero contribuirá con la amnistía?

—Me pongo a la orden del presidente y de todas las instituciones del Estado que evalúen cualquier tema. Conozco al presidente y sé que es una persona, de izquierda, que estará abierto a cualquier discusión.

—La Fiscalía ha admitido 96,9% de impunidad en violaciones de derechos humanos.

 —Lo que más atenta contra los derechos humanos es la impunidad. Si no hay justicia, la impunidad se multiplica y crece. Hay que combatirla.

—¿Será delicado el año que viene?

—Vivimos una circunstancia que nos debe mantener unidos. Es aberrante que alguien apueste a que la crisis implosione. No hay nada peor para una sociedad que los conflictos bélicos, que la política se resuelva por la vía de las armas. La oposición no puede apostar a eso. Hay salidas democráticas. La secuela de las guarimbas debe ser execrada. La violencia no puede regir el debate político. Hacia allá va mi trabajo.

—¿El Comité de Víctimas contra las Guarimbas debe incluir a todas las víctimas, al estudiante y a quien murió por la gualla?

—Se quiso dar un foco de dos o tres víctimas. No hay víctimas de primera o segunda. Se obviaron los que murieron por las guallas, a los oficiales fusilados desde edificios. Ellos son tan víctimas como los estudiantes o ciudadanos que murieron a manos de cuerpos policiales.









RECUADRO

Designación polémica 


La designación del nuevo defensor del pueblo estuvo marcada por la polémica. El artículo 279 de la Constitución exige el voto de las dos terceras partes de los diputados del Parlamento, pero el TSJ permitió que se eligiera con mayoría absoluta (la mitad más uno de los presentes). Tarek William Saab dice que, por omisión del Consejo Moral Republicano, la Asamblea Nacional nombra al Poder Ciudadano y en ese caso “el constituyente no dice que tiene que ser con la mayoría calificada”. 

Aunque la oposición no votó por Saab, el defensor asegura que muchos en la MUD querían el consenso político. “Fui evaluado por un comité de seis diputados chavistas y cinco opositores que reconocieron nuestro trabajo. A la hora de votar no se presentaron. Fue su decisión política. Pero esa evaluación es una puerta que se abre para el entendimiento. El acta con mi nombre la firmaron los cinco diputados de oposición. A mi me entrevistaron Juan Carlos Alemán (PSUV) y Dinorah Figuera (PJ). Fueron respetuosos. Esa es la Venezuela que buscamos”, expresó.





alvasquez@elnacional.com