• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Ugalde pidió reconocer al que piensa diferente

El ex rector de la UCAB, Luis Ugalde / Henry Delgado

El ex rector de la UCAB, Luis Ugalde / Henry Delgado

El sacerdote recibió el Premio Hannah Arendt por la Paz y la Tolerancia. Advirtió que el poder busca excluir a quien piensa distinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex rector de la UCAB Luis Ugalde recibió el Premio Hannah Arendt por la Paz y la Tolerancia 2013–2015 por sus “acciones para defender la paz y la tolerancia”, su compromiso con los valores democráticos y su lucha por los derechos humanos y los fundamentos republicanos, afirmó Caroline de Oteyza, subdirectora del Observatorio Hannah Arendt.

El sacerdote jesuita agradeció el reconocimiento, pero hizo una introducción pertinente: separó las connotaciones de la palabra “tolerancia”, atributo que le mereció el premio. Explicó que el país necesita de la tolerancia que conduce al reconocimiento del otro, del que es distinto, no porque simplemente se adapte a lo que uno es, sino precisamente porque es diferente.

Recordó que el totalitarismo busca el monopolio de la verdad y del bien, por lo que excluye al que piense distinto. En ese tipo de regímenes la intolerancia no es un defecto sino una virtud.

Pero en una democracia, y hacia allá –dijo el sacerdote– va el esfuerzo del Observatorio, hay que construir una plataforma común, con libertad de pensamiento y acción. Aparece el “nosotros” y el respeto al que piensa distinto.

“Desde el poder se busca una sociedad en la que no haya empresa privada ni educación plural ni autonomía universitaria, sino todo estatal, de una sola ideología y partido. Se tolera por un tiempo provisional a los que no están de acuerdo, pues tendría un costo político muy grande eliminarlos de golpe”, advirtió.

El ex rector de la UCAB opinó que ese tipo de tolerancia no es una virtud sino una táctica para lograr el control. Pidió buscar el nosotros para construir una democracia plural, en la que se reconozcan todos.

El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, fue el responsable de cerrar el acto. Dijo que nunca dudó en apoyar la iniciativa del premio, precisamente por la contradicción que representa que los conceptos de tolerancia y paz sean utilizados por los gobiernos totalitarios para excluir a los sectores democráticos.