• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Medidas económicas de Maduro no convencieron

 Para la Mesa de la Unidad, el gobierno no entiende que la caída de la actividad económica es una de las causas de la crisis | Foto: Raúl Romero

Para la Mesa de la Unidad, el gobierno no entiende que la caída de la actividad económica es una de las causas de la crisis | Foto: Raúl Romero

La plataforma opositora vaticina agravamiento de la crisis. Voluntad Popular alertó posible censura a medios en Internet para ocultar escasez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de tres horas de cadena de radio y televisión, 25.637 palabras, decenas de explicaciones, justificaciones y acusaciones, y media docena de líneas de trabajo esgrimidas por el presidente Nicolás Maduro el miércoles por la tarde no fueron suficientes para convencer a la Mesa de la Unidad Democrática ni al comando de campaña Simón Bolívar de las posibilidades reales del gobierno para subsanar la crisis económica del país.

En un comunicado divulgado ayer, la MUD afirma que las medidas económicas anunciadas por el presidente Maduro no sólo no atacan los factores que han generado los desajustes del sistema macroeconómico venezolano y que terminan golpeando duramente a todos los venezolanos, siendo los más pobres los más afectados; sino que además “agravarán la crisis”.

La MUD diagnosticó cinco factores que el Ejecutivo no ha sabido resolver: el déficit de 15% del PIB en el sector público atacado erróneamente con impresión de dinero por parte del BCV; el exceso de liquidez que se traduce en tasas de interés bajas que castigan al ahorrista frente a la alta inflación; la pérdida de reservas internacionales que inciden en la balanza de pagos y deprecia el bolívar; la declinación de la producción petrolera; y la mala conducción de la economía.

En tal sentido, sostiene la alianza opositora, ninguno de los anuncios del presidente (fijación de todos los precios de bienes y servicios, fiscalización, creación del Centro Nacional de Comercio Exterior, creación de la Corporación Nacional de Transporte, elaboración del presupuesto nacional de divisas y el nuevo Rusad) se encamina a enfrentar el severo desequilibrio macroeconómico.

“Lo que se intenta atacar es la distribución de bienes sin percatarse de que lo que está sucediendo es una caída en el nivel de la actividad económica, principalmente en la producción de alimentos debido a la falta de incentivos para producir, la carencia de divisas y un esquema de control de precios colapsado e inoperante”, dice el documento.

En la misma línea crítica, Liliana Hernandez, vocera del comando de campaña Simón Bolívar, exigió al presidente Nicolás Maduro “dejar de buscar culpables por todas partes” y asumir su responsabilidad en la situación.

Alertó que los anuncios de este miércoles giran en torno a más controles y más burocracia. “En las sociedades donde hay más controles y burocracia, como ha ocurrido en Venezuela, lo que genera es más corrupción y eso afecta la productividad de empresas y el espíritu que muchas de ellas tengan de crecer”, expresó Hernández.

Al mismo tiempo rechazó la dolarización del presupuesto: “Los que vamos al supermercado no compramos en dólares, ni ganamos en dólares. Nosotros queremos un presupuesto familiar en bolívares que le rinda a uno para ir al mercado, para pagar la escuela, los útiles, el estreno del 24 de diciembre de los muchachos, el Niño Jesús de los muchachos, eso es lo que pide la gente”.

Alerta

El diputado Ramon Lobo (PSUV), coordinador de la Subcomisión de Finanzas de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, apoyó las medidas gubernamentales. 

Dijo estar satisfecho por la activación de un operativo cívico-militar contra la especulación y el acaparamiento y defendió el Sistema de Fijación de Precios Justos.

En la acera contraria, la vicepresidente del Cabildo Metropolitano de Caracas, 

Gladys Castillo (Voluntad Popular), aseguró que los anuncios oficiales sólo beneficiarán “al grupo de enchufados que hay en el gobierno”.

Castillo no descartó que el próximo paso del gobierno sea emprender una campaña de censura en Internet y redes sociales, para “tapar la grave crisis de escasez y desabastecimiento alimentario”.