• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

A dos años del 12-F persiste la impunidad

No hay avances significativos en las investigaciones y en el procesamiento de los responsables, destaca la organización

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amnistía Internacional denuncia que a dos años de las protestas de 2014, en las que 43 personas murieron, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad, y  cientos de otras fueron víctima de lesiones, maltratos y detenciones arbitrarias, se sigue esperando justicia, verdad y reparación.

Critica la falta de avances significativos en las investigaciones y en el procesamiento de los responsables de violaciones de derechos humanos, y afirma: “Son muestras claras de la falta de voluntad política para garantizar la protección y promoción de los derechos humanos de todos, sin discriminación alguna”.

Lamenta que aún no se haya condenado a los presuntos responsables de la muerte de Bassil Da Costa, Juan Montoya y Roberto Redman. “Mientras la inmensa mayoría de quienes cometieron violaciones de derechos humanos siguen sin rendir cuentas ante la justicia, decenas de personas todavía enfrentan cargos por delitos supuestamente relacionados con las protestas, entre ellas personas que llevan cerca de dos años detenidas sin que exista evidencia de que hayan cometido delito”.

Cita como ejemplo los casos de Leopoldo López y  Rosmit Mantilla: “La encarcelación de ambos es políticamente motivada, sin evidencias fehacientes que sustenten los cargos contra ellos y con claras violaciones al debido proceso y un juicio justo. Ambos son presos de conciencia y deben ser liberados inmediata e incondicionalmente”.

Pide a las autoridades que tomen medidas inmediatas para garantizar que ninguna persona enfrente procesos judiciales basados en cargos motivados políticamente, no sustentados en evidencias sólidas y fehacientes.

Insta al Ejecutivo y a la Asamblea Nacional a adoptar medidas “urgentes y decisivas”  para poner fin a la persistente impunidad y garantizar que los lamentables hechos de hace dos años no vuelvan a repetirse.

“Las autoridades no pueden continuar negando verdad, justicia y reparación a quienes perdieron a sus seres queridos, a aquellos que continúan encarcelados injustamente y a quienes fueron víctima del uso excesivo de la fuerza o de tortura y otros malos tratos a manos de las fuerzas del orden durante los seis meses en que Venezuela se vio conmocionada por protestas multitudinarias”.

AI apunta que las fuerzas políticas deben buscar soluciones basadas en la cooperación y el diálogo para dar respuestas a la situación que vive el país, protegiendo y promoviendo la labor de los defensores de derechos humanos.