• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Consalvi fue un “mosquetero que trabajó por la democracia”

Simón Alberto Consalvi

Simón Alberto Consalvi

En un debate sobre el papel de la prensa para la libertad de expresión se rindió un homenaje al fallecido editor adjunto de El Nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Simón Alberto Consalvi trabajaba como periodista de La Esfera, durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, tenía que ausentarse por largos períodos de las instalaciones del diario, pues en la entrada lo esperaban funcionarios de la Seguridad Nacional para detenerlo por lo que escribía. Tenía incluso que mandar a sus amigos a buscarle sus pagos y sólo muy pocos sabían dónde estaba, contó su colega Omar Pérez, quien fue jefe de información de El Nacional en la década de los 60.

“Consalvi era un inquieto mosquetero que trabajó con pasión por la democracia del país. La actividad que desarrolló desde el periodismo en la dictadura fue inmensa. Publicó noticias sobre las atrocidades que cometía el régimen y siempre fue perseguido”, recordó en un coloquio sobre el papel de la prensa para la libertad de expresión, como cierre del último curso de la Fundación Valle de San Francisco, en homenaje al fallecido editor adjunto de El Nacional.

En nombre de la Fundación, Roberto Ruiz recordó algunas de las virtudes de Consavi: historiador destacado “que intentó reescribir la historia de Venezuela sin toques heroicos estilo Hollywood”; diplomático profesional, que a su vez empleaba buena parte de su tiempo en investigar; periodista comprometido con la libertad de expresión, y luchador por la difusión de la cultura, con la creación del Premio de Literatura Rómulo Gallegos y la editorial Monteávila.

Diego Arroyo Gil, periodista y editor de El Nacional, recordó lo precoz que fue la lucha democrática de Consalvi: “Escribió desde los 19 años de edad. Uno no entiende cómo un niño de esa edad podía escribir con esa garra”.

 Ewald Scharfenberg, corresponsal en Venezuela del diario El País de España, consideró que el periodismo venezolano atraviesa una crisis, relacionada con los problemas que enfrenta la democracia. Criticó que la polarización política haga que medios y periodistas asuman “actitudes partisanas” y que incluso reciban premios de sus fuentes.

“Se deja de constatar la información. La gente no acude a los medios informativos para informarse sino para ratificar su prejuicio”, agregó.