• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"Nuestras armas eran las pancartas y la policía lo que hizo fue agredirnos"

Más de 200 agentes, que golpearon con  sus cascos a las personas, dispersaron la protesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el distribuidor Simón Bolívar, en la entrada de la capital del estado, se concentró un grupo de dirigentes sociales y beneficiarios del parlamentario para rechazar la pretensión de la bancada oficialista en la Asamblea Nacional de allanarle la inmunidad al representante del pueblo aragüeño.

 Funcionarios de la Policía de Aragua dispersaron la concentración y detuvieron a cinco personas, entre ellas Juan Villacencio, Edivel Balbosa y Angelo Díaz.

El concejal Lisbano González, del municipio Mariño, declaró que la manifestación era para respaldar al dirigente político, así como para exigir que se respetara el Estado de Derecho y la Constitución.

Añadió que  escogieron el distribuidor Simón Bolívar “porque es el monumento más emblemático de la corrupción en Aragua de la gestión del ex gobernador Rafael Isea”.

Señaló que las personas que se encontraban en el lugar fueron víctimas de la represión de los gobiernos nacional y regional. Aseguró que los detenidos y otros manifestantes fueron golpeados.

Roselina González, que participaba en la manifestación pacífica, declaró que fue agredida por una funcionaria de la policía regional.

“Nuestra armas eran las pancartas y los policías lo que hicieron fue agredirnos”, expresó.

Narró que más de 200 funcionarios llegaron al lugar de la protesta y golpearon con los cascos a los manifestantes.

“No se justifica la violencia; el llamado amor a la patria que ellos pregonan no lo cumplen. Lo que queremos es justicia para nuestros compañeros”, dijo.

Voceros de un grupo de personas se concentró a las puertas de la comandancia de la policía regional expresaron que a los abogados no les permitían conocer la situación de los detenidos y que estos se encontraban incomunicados.

El diputado al Consejo Legislativo de Aragua José Ramón Arias acudió a la sede policial con el fin de asistir a los detenidos y a quienes se concentraron allí para exigir su libertad.

“El caso del diputado Richard Mardo es el de un dirigente político perseguido por un gobernador incapaz de darle respuesta a los aragüeños en materia de seguridad y quiere como trofeo al parlamentario, que ha dedicado su vida al pueblo de Aragua”, expresó Arias.

Agregó que dejarán de ser pasivos para exigir de manera sostenida y pacífica el respeto a las leyes.