• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

William Saab: EE UU alentó a golpistas que atentaban contra el gobierno

Tareck William Saab / Archivo

Tareck William Saab, Defensor del Pueblo / Archivo

El Defensor del Pueblo aseguró que el presidente norteamericano, Barack Obama, y el vicepresidente, Joe Biden, estabán detrás de los "planes de intentar derrocar al presidente Nicolás Maduro"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Defensor del Pueblo, Tareck William Saab, dijo que el gobierno de Estados Unidos, incluyendo a su presidente, Barack Obama, alentaron a los presuntos involucrados en plan para derrocar al gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro.

"Cada vez que Estados Unidos, a través de cualquiera de sus voceros, incluyendo al presidente Obama y a su vicepresidente lanzan ataques contra nuestro país contra el propio presidente, está incitando a un sector golpista para que ataque a la nación venezolana", dijo en rueda de prensa.

Saab, que dijo hablar en nombre de la Defensoría del Pueblo y como presidente del Poder Ciudadano, indicó que "hay una constante y permanente instigación al delito por parte de los Estados Unidos para que factores extremistas atenten contra la democracia venezolana".

Asimismo, comentó que en vista de estos supuestos "ataques" de Estados Unidos se puede interpretar que los militares de la fuerza aérea venezolanas que han sido señalados de estar tras esta "intentona" se "sintieron alentados entonces por estos voceros estadounidenses".

Maduro informó el jueves que su gobierno frustró un nuevo plan de golpe para derrocarlo y anunció que ya fue detenido un grupo de personas entre los que se cuentan oficiales de la aviación militar, en una estrategia "trazada desde Washington".

Dijo que entre el miércoles y la madrugada de ayer se hicieron varias detenciones de los presuntos involucrados.

Entre los objetivos de ese ataque, que supuestamente sería ayer, se contaría, según Maduro, el palacio presidencial de Miraflores o el lugar donde él se encontrara participando en los actos de celebración del Día de la Juventud, cuando también se cumplía un año del inicio de una ola de protestas antigubernamentales que dejó 43 muertos.