• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

José Vicente Haro: Decreto de Emergencia Económica depende de la AN

José Vicente Haro, abogado constitucional | Cortesía

José Vicente Haro, abogado constitucional | Cortesía

El abogado constitucional indicó que el Parlamento puede negar por completo dicho decreto y el TSJ aprobarlo, pero aun así no tendría efecto jurídico y no se aplicaría  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Vicente Haro, abogado constitucional, explicó que el Decreto de Estado de Emergencia Económica debe ser aprobado por la Asamblea Nacional para que tenga validez política.

El constitucionalista explicó que la medida publicada en la Gaceta Oficial 40.828 requiere de un doble control de acuerdo con su naturaleza, de no cumplir con este requisito no tendría efecto.

El decreto N° 2.184 anunciado por el ministro de Economía Productiva, Luis Salas, se inscribe en uno de las modalidades de estado de excepción, por lo que requieren dos tipos de controles: uno político, por parte de la AN, y otro jurídico, que le corresponde a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.

Haro explicó que el hecho de que el decreto haya aparecido en Gaceta Oficial no significa que esté aprobado en su totalidad, solo da a conocer la aprobación por parte del Ejecutivo en Consejo de Ministros.

El abogado afirmó que la AN debe incluir en sus debates este decreto, puede ser en sesiones ordinarias o extraordinarias,  en el plazo de ocho días que señala la ley.

“En esa sesión se somete a consideración el decreto y toda esa discusión debe recogerse en un acuerdo”, expresó.

Haro indicó que el Parlamento puede negar por completo dicho decreto y el TSJ aprobarlo, pero aun así no tendría efecto jurídico y no se aplicaría.

 AN no puede quedarse callada

El constitucionalista reiteró que el Parlamento debe actuar e integrar en sus debates el decreto. Existen varias opciones: aprobar, negar o pedir que se modifique.

“Existe la posibilidad de no aprobar el decreto y que se solicite al Ejecutivo modificar la redacción o ciertos puntos del mismo. También puede ocurrir que la Asamblea Nacional diga que no lo aprueba. Lo importante es que la Asamblea no guarde silencio”, expresó.

Ante la posibilidad de que el gobierno apele una “omisión legislativa”, el abogado explicó que si dentro del plazo reglamentario la AN incluye en cualquier sesión el proyecto, este sería el control político requerido en la Constitución y la ley Orgánica de Estados de Excepción.

“Si la Asamblea Nacional no aprueba la decisión, no puede hablarse de un Estado de Emergencia Económica. Esta es una competencia exclusiva privativa de la Asamblea”, finalizó.