• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Venezuela quería cambio y ese cambio empezó

 La MUD confía en que obtendrá la mayoría calificada | Foto: EFE

La MUD confía en que obtendrá la mayoría calificada | Foto: EFE

En los alrededores del comando, en Altamira, decenas de personas llegaron en sus carros o caminando para celebrar la victoria: ondeaban banderas de Venezuela y detonaban fuegos artificiales 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El tiempo pasaba y la certidumbre hacía presencia, tímida al principio, en el comando de la Mesa de la Unidad Democrática. Al final de la tarde de ayer, mientras se presionaba para que se cerraran las mesas de votación, algunos estaban convencidos de que obtener la mayoría simple era posible, a pesar del "ventajismo del gobierno".

Pero a las 10:02 pm Freddy Guevara, del Equipo Ejecutivo del Comando Venezuela Unida, celebraba lo que casi todos creían imposible: "Cachi chen", bromeó, para confirmar que se acercaban a los 100 diputados.

Las sonrisas eran genuinas, no una repetición de la estrategia de 2010 que buscó sembrar confianza ante la incertidumbre: esta vez había una ventaja sólida, atrás quedó el fantasma de más votos pero menos diputados. Guevara agradeció el trabajo de los testigos, su entereza para que los centros se cerraran, a pesar de la intimidación. "El país tomó una decisión clara, indiscutible. Hemos hecho historia", expresó.

Cuando Tibisay Lucena, presidente del CNE, confirmó los "cachi chen" el comando opositor estalló en gritos. Julio Borges, Enrique Márquez, Jesús Torrealba, Henry Ramos Allup y Lilian Tintori, entre muchos otros, entraron a la sala de prensa en medio de empujones y gritando: "¡Sí se pudo!", mientras las pantallas de la televisión mostraban a un apagado Nicolás Maduro.

Torrealba aclaró que leerían un comunicado y no habría preguntas. "Ya mañana tendremos tiempo para compartir", se excusó.

En el comunicado la MUD agradeció la confianza de quienes votaron por su opción y a quienes no, les prometió que no los defraudará. La base de las palabras del texto fueron la unidad y la reconciliación: dejar muy en claro que no vienen "tiempos de revanchismos", sino de encontrar soluciones a los problemas del país.

En los alrededores del comando, en Altamira, decenas depersonas llegaron en sus carros o caminando para celebrar la victoria: ondeaban banderas de Venezuela y detonaban fuegos artificiales.

Lilian Tintori aseguró que la oposición contará con la mayoría calificada para impulsar los cambios que necesita el país y para, como también leyó Torrealba, devolver la libertad a todos los presos políticos, a los perseguidos y a los exiliados. "¡Libertad para Leopoldo!", repetía.

La MUD aclaró que el triunfo amerita reflexión, pues el país nada ha ganado con la división: "Una nueva mayoría se expresó, Venezuela puso un alto en el camino de la destrucción. Se hace urgente que dejemos las agendas particulares y veamos en el pueblo sufrido una prueba de unidad", leyó Torrealba.

Pero los 99 diputados que anunció Lucena, prometió Guevara, se quedarán cortos: "Vamos a tener la mayoría calificada". Torrealba, al cerrar su discurso, reiteró que el tiempo de imposiciones se acabó: "No hay una mayoría que quiera aplastar a la minoría. Los ciudadanos decidimos caminar juntos, la esperanza es más poderosa que el miedo. Venezuela quería un cambio y ese cambio empezó". 

LA CIFRA

110 o más diputados cree el dirigente Freddy Guevara que ganará la oposición al final del conteo de los votos


EPÍGRAFE

"No hay una mayoría que quiera aplastar a la minoría. Los ciudadanos decidimos caminar juntos, la esperanza es más poderosa que el miedo", Jesús Torrealba Jefe de campaña de la oposición      

El tiempo pasaba y la certidumbre hacía presencia, tímida al principio,en
el comando de la Mesa de la Unidad Democrática. Al final de la tarde de
ayer, mientras se presionaba para que se cerraran las mesas de votación,
algunos estaban convencidos de que obtener la mayoría simple era posible, a
pesar del ³ventajismo del gobierno².
Pero a las 10:02 pm Freddy Guevara, del Equipo Ejecutivo del Comando
Venezuela Unida, celebraba lo que casi todos creían imposible: ³Cachi chen²,
bromeó,  para confirmar que se acercaban a los 100 diputados.
Las sonrisas eran genuinas, no una repetición de la estrategia de 2010 que
buscó sembrar confianza ante la incertidumbre: esta vez había una ventaja
sólida, atrás quedó el fantasma de más votos pero menos diputados. Guevara
agradeció el trabajo de los testigos, su entereza para que los centros se
cerraran, a pesar de la intimidación. ³El país tomó una decisión clara,
indiscutible. Hemos hecho historia², expresó.
Cuando Tibisay Lucena, presidente del CNE, confirmó los ³cachi chen² el
comando opositor estalló en gritos. Julio Borges, Enrique Márquez, Jesús
Torrealba, Henry Ramos Allup y Lilian Tintori, entre muchos otros, entraron
a la sala de prensa en medio de empujones y gritando: ³¡Sí se pudo!²,
mientras las pantallas de la televisión mostraban a un apagado Nicolás
Maduro.
Torrealba aclaró que leerían un comunicado y no habría preguntas. ³Ya mañana
tendremos tiempo para compartir², se excusó.
En el comunicado la MUD agradeció la confianza de quienes votaron por su
opción y a quienes no, les prometió que no los defraudará. La base de las
palabras del texto fueron la unidad y la reconciliación: dejar muy en claro
que no vienen ³tiempos de revanchismos², sino de encontrar soluciones a los
problemas del país.
En los alrededores del comando, en Altamira, decenas de personas llegaron en
sus carros o caminando para celebrar la victoria: ondeaban banderas de
Venezuela y detonaban fuegos artificiales.
Lilian Tintori aseguró que la oposición contará con la mayoría calificada
para impulsar los cambios que necesita el país y para, como también leyó
Torrealba, devolver la libertad a todos los presos políticos, a los
perseguidos y a los exiliados. ³¡Libertad para Leopoldo!², repetía.
La MUD aclaró que el triunfo amerita reflexión, pues el país nada ha ganado
con la división: ³Una nueva mayoría se expresó, Venezuela puso un alto en el
camino de la destrucción. Se hace urgente que dejemos las agendas
particulares y veamos en el pueblo sufrido una prueba de unidad², leyó
Torrealba.
Pero los 99 diputados que anunció Lucena, prometió Guevara, se quedarán
cortos: ³Vamos a tener la mayoría calificada².
Torrealba, al cerrar su discurso, reiteró que el tiempo de imposiciones se
acabó: ³No hay una mayoría que quiera aplastar a la minoría. Los ciudadanos
decidimos caminar juntos, la esperanza es más poderosa que el miedo.
Venezuela quería un cambio y ese cambio empezó².