• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Venezuela amenaza a Almagro con solicitar su destitución

El secretario general de la OEA llamó a que se inicie un proceso de reconciliación nacional | Foto EFE

Foto EFE

La decisión del país se concretaría en el caso que el secretario del organismo hemisférico invoque la Carta Interamericana Demcrática

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La misión venezolana ante la Organización de Estados Americanos advirtió hoy a Luis Almagro, secretario general del organismo, de que una invocación de la Carta Democrática Interamericana en Venezuela prefiguraría un supuesto de hecho para solicitar su destitución del cargo. “Una supuesta actuación del secretario general –vía invocación de la Carta Democrática Interamericana– se convertiría en un intento de usurpar la autoridad y soberanía del Estado y en el desconocimiento de su gobierno, que sería rechazado”, afirmó el embajador venezolanoante la OEA, Bernardo Álvarez, en una nota remitida a la prensa.

Álvarez considera que Almagro no puede modificar el proceso de aplicación que establece la propia Carta, ni su “gradualidad a través de una interpretación acomodaticia y temeraria del texto”.

“Incurriría, en tal caso, en una usurpación de funciones de la Asamblea General de la OEA, órgano al que correspondería modificarla. Esta situación prefiguraría un supuesto de hecho para solicitar la destitución del secretario general, pues daría un golpe a la institucionalidad del Estado o Estados involucrados”, señala.

La nota de Álvarez, de cuatro páginas, llega cuando se espera que la oposición venezolana solicite a Almagro formalmente en los próximos días la invocación de la Carta Democrática Interamericana, el mecanismo de defensa de la democracia del que la OEA se dotó en 2001.

El embajador argumenta que ni el secretario general ni otro Estado miembro pueden invocar la Carta sin autorización del gobierno porque no se da el requisito que recoge su artículo 20, de que haya “una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

El diplomático defiende que en Venezuela no existe ninguna situación fáctica que encaje o se subsuma bajo los supuestos de hecho establecidos en la Carta2, porque “no existe una ruptura o alteración del orden constitucional”.