• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

VP comenzó a recoger firmas para convocar a una constituyente

Smolansky denunció una persecución selectiva contra dirigentes de Voluntad Popular | Foto: Cortesía

David Smolansky, alcalde de El Hatillo | Foto: Cortesía

La iniciativa busca “cambiar el modelo político”, dijo el alcalde de El Hatillo, David Smolansky. “En Venezuela no hay democracia”, afirmó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El partido Voluntad Popular comenzó ayer la búsqueda de 2,9 millones de firmas con las que aspira convocar a una constituyente que redacte otra carta magna, con el fin de reordenar los poderes del Estado, eliminar la reelección presidencial y tener comicios presidenciales y legislativos adelantados.

Con el lema Cambio urgente, ¡Poder Constituyente!, los centros de recepción de firmas iniciaron sus actividades en la capital y los 23 estados del país, reportó la agencia de noticias AP.

El partido invitó a los venezolanos, a través de una campaña, a “sumarse para activar el poder constituyente y lograr el cambio urgente, profundo e incluyente que necesita el país… Tenemos la oportunidad de ser el cambio en la historia, no tengan miedo, salgamos a exigirlo”, dijo a los vecinos el alcalde de El Hatillo, David Smolansky. “Esto es para cambiar el modelo político, en Venezuela no hay democracia”.

Las firmas, que aspiran consignar a más tardar en noviembre, deben ser validadas por el CNE, en el que cuatro de los cinco directivos son vistos como cercanos al oficialismo. Los críticos han acusado al organismo de fijar fechas que se adapten a los objetivos políticos del Poder Ejecutivo.

Algunos líderes opositores han advertido que de cobrar fuerza la convocatoria de la constituyente, esta podría hundir a Venezuela en un tumultuoso debate político que desvíe la atención de las dificultades cotidianas que agobian a los venezolanos, como una inflación galopante y problemas severos de escasez de bienes esenciales, como alimentos y medicinas.

La iniciativa no cuenta con el apoyo unitario de la Mesa de la Unidad Democrática, lo que ha generado fuertes fricciones.