• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"Testigos de la oposición son más aguerridos que los del oficialismo"

Leopoldo López

Leopoldo López: Hay quienes no quieren aceptar que no tenemos la mayoría de los votos

El dirigente opositor ratificó su confianza en los 134.000 venezolanos que voluntariamente se esforzaron por impedir las irregularidades y los abusos de poder el 7-0

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al rendir cuentas sobre la defensa del voto opositor en las elecciones del 7 de octubre, quien fue coordinador nacional del Comando Venezuela, Leopoldo López, es preciso: “A las 7:00 am 99,8% de nuestros testigos de la oposición estaba donde debía estar, haciendo lo que tenía que hacer”.

Sin soslayar lo fundamental, que la oposición no logró convencer a la mayoría del electorado, López destaca la importancia de haber movilizado, capacitado y motivado a 134.000 venezolanos, que persistirán en su labor de vigilancia en los próximos comicios regionales y locales: “Los testigos de la oposición están más comprometidos y son más aguerridos que los del oficialismo, porque su compromiso es voluntario y no actúan por coacción ni por intereses particulares, como ocurre entre muchos de los que respaldan al Gobierno”.

–¿Cómo se organizó la defensa del voto opositor?
–Con un equipo técnico identificamos 5.339 centros donde habíamos tenido poca o ninguna presencia. A través de un trabajo de campo verificamos que eran centros pequeños, la mayoría de una sola mesa, localizados en lugares remotos y donde hay una gran influencia del Estado como empleador o administrador de misiones sociales. Esos centros se convirtieron en la prioridad para organizar los Comandos Venezuela en cada uno de los estados y municipios. Acreditamos a 100% de los testigos de oposición, lo cual contrasta con el mayor avance que habíamos logrado, en las elecciones parlamentarias de 2010, cuando sólo pudimos acreditar a menos de 70%. Todos los partidos políticos postularon. Luego se les pidió a los jefes de los comandos municipales, la mayoría de los cuales son dirigentes locales de esos partidos, que escogieran a los coordinadores de centros y a los testigos de cada una de las mesas.

–¿En qué consistió la capacitación de los testigos de la oposición?
–Fueron entrenados para velar por el cumplimiento de la ley y hacer frente a las irregularidades y abusos de poder.

–¿Para enfrentar el eventual ventajismo oficial, qué debían saber y hacer los testigos de la oposición?
–Por ejemplo, evitar el abuso del voto asistido a personas mayores o con algún tipo de discapacidad. A través de la auditoría posterior que se realizó a 202 máquinas de votación se determinó que hubo un promedio de 14 votos asistidos por mesa, lo cual no es indicio de irregularidades. También fueron instruidos en cuanto al alcance y límites de la labor de los funcionarios del Plan República. Tenemos todos los detalles de la actuación arbitraria de los militares en 1.025 mesas y formularemos las denuncias correspondientes, pero ese tipo de abusos disminuyó con respecto a otras elecciones y en ningún caso incidió en los resultados. Tratándose de una diferencia de casi 2 millones de votos a favor del candidato reelecto, los 63.000 que quedaron desprotegidos en esas 1.025 mesas no alterarían el escrutinio total. Hay quienes proyectan lo episódico a una negación de los resultados y a la presunción de fraude. Frente a cualquier irregularidad, los testigos sabían a dónde llamar si necesitaban el apoyo de un equipo técnico, jurídico o político. Para garantizar la comunicación permanente con ellos teníamos 2 equipos, el 1.400 y el P-30, y así se facilitó y agilizó el reporte de los registros de las actas de totalización.

–¿A qué atribuye los cuestionamientos a la defensa del voto formulados desde algunos sectores de la oposición?
–Hay quienes no quieren aceptar que no tenemos la mayoría de los votos y por ello nuestro esfuerzo tiene estar concentrado en revertir esa correlación de fuerza que todavía favorece al oficialismo.

–Voceros de Es Data señalan que la eficiencia no sólo se mide por las actas de totalización sino también por las actas de verificación ciudadana.
–Nuestros testigos cumplieron con su compromiso de quedarse en los centros de votación y participar en el proceso de verificación ciudadana de resultados.
No nos planteamos como objetivo acumular esas actas inmediatamente, porque entre otras cosas es un papel endeble, muy difícil de escanear. Podríamos verificar la consistencia numérica entre los resultados ofrecidos por las máquinas electorales y por los comprobantes depositados en las urnas electorales mediante la auditoría posterior, que se hizo el 13 de octubre y en la cual la oposición participó activamente.

–¿Hubo fallas en el planteamiento de la oferta electoral?
–Lo que hubo fue una gran inequidad en la transmisión del mensaje. El candidato del oficialismo dispuso de un promedio de 43 minutos diarios: 3 de publicidad autorizada por el CNE, 10 por la Ley Resorte y 30 por cadenas de radio y televisión. Nuestro candidato sólo disponía de los 3 minutos del CNE.

–Si bien la oposición mejoró su maquinaria electoral, el oficialismo también lo hizo. ¿Cuáles serán los ajustes para los dos próximos comicios?
–Nos enfrentamos con un Estado convertido en partido oficialista. Todos los poderes públicos y los organismos de gobierno nacional, estadal y municipal se convierten en tentáculos del oficialismo. A pesar del ventajismo descarado, en términos numéricos ganamos las elecciones parlamentarias. No nos queda otra: debemos fortalecer la organización para detener los abusos, debemos salir a buscar a la gente y convencerla de que nuestra opción es mejor para todos.