• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

TSJ insta a la Fiscalía a investigar a Capriles

En la sentencia de la Sala Constitucional no se especifican las expresiones consideradas irrespetuosas de la majestad del Poder Judicial | Foto Cortesía TSJ

En la sentencia de la Sala Constitucional no se especifican las expresiones consideradas irrespetuosas de la majestad del Poder Judicial | Foto Cortesía TSJ

 Al líder de la oposición se le impuso una multa de 100 unidades tributarias (10.700 bolívares). El Ministerio Público determinará si incurrió en vilipendio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Además de rechazar las impugnaciones de los resultados de las elecciones presidenciales del 14 de abril, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia impuso una multa de 100 unidades tributarias  (10.700 bolívares) a Henrique Capriles Radonski y remitió copia del fallo al Ministerio Público para que se determine si el demandante incurrió en delito a través de sus expresiones contra el máximo tribunal del país.

“En vista de la gravedad de las ofensas y términos irrespetuosos que el demandante vertió en su escrito, esta Sala Constitucional estima necesario remitir al Ministerio Público, como titular de la acción penal, copia certificada del presente fallo y del escrito presentado por la parte actora, con el objeto de que realice un análisis detallado de dichos documentos e inicie las investigaciones que estime necesarias a fin de determinar la responsabilidad penal a que haya lugar”, indica la sentencia dictada ayer.

Aunque en el fallo de la Sala Constitucional no se precisan  las expresiones que considera ofensivas e irrespetuosas, dedica varias páginas a rechazar las dudas sobre su imparcialidad: “No sólo la representación actora incurrió en la mencionada falta a la majestad del Poder Judicial al que, paradójicamente, acudió en su defensa, sino que en diversas oportunidades y a través de distintos medios ha acusado expresa y radicalmente a la judicatura y, en particular, a esta Sala Constitucional, como un órgano completamente parcializado y llegó incluso a afirmar que este máximo juzgado obedecía la línea del partido de gobierno”.

La Sala Constitucional afirma que Capriles Radonski actuó de mala fe: “No se acude a los tribunales con el ánimo de resolver una disputa, sino para acusar al árbitro por no someterse a sus designios y voluntades”. Considera que las descalificaciones del Poder Judicial trivializan el debate democrático y minan la credibilidad de las instituciones.

El máximo tribunal se adelantó a señalar que lo dicho por Capriles Radonski en el libelo de su demanda no corresponde al ejercicio de  la libertad de expresión. Por el contrario, sugirió que los hechos constituyen el delito de vilipendio y citó la controversial sentencia 1942, dictada el 15 de junio de 2003, la cual establece el sentido y alcance de ese delito: “Denigrar públicamente a las instituciones del Estado puede tener como fin el debilitamiento y desprestigio de estas, para así lograr un desacato colectivo a lo que ellas –conforme a la ley– deban obrar o cumplir”.

Ramón José Medina, uno de los apoderados de Capriles, dijo que la criminalización de la expresión es un manido artificio del Gobierno. Aseguró que el debate sobre el presunto fraude electoral  y el control oficialista de de todos los poderes públicos proseguirá en instancias internacionales.Lamentó que, en vez de permitir el debate jurídico de cada una de las irregularidades denunciadas, el TSJ validó de un plumazo los resultados del 14A.

“Además –agregó el dirigente de la MUD– la Sala Constitucional incurrió en ultra petita, pues decretó la legitimidad de Maduro, a pesar de que no le correspondía. La legitimidad no se decreta, sino se gana mediante elecciones limpias y la aceptación popular del gobernante”. 


El dato

Vía Twitter, Capriles manifestó sus primeras reacciones: “Nos multan por decir y defender la verdad. ¡Honor que nos hacen! ¡Hemos desenmascarado a esas instituciones y el pueblo hará que cambien! Inadmisible es la falta de justicia es nuestro país, más de 50 venezolanos asesinados cada día, la corrupción del Gobierno”.