• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Laserna: Subordinar el Legislativo al Ejecutivo es un tipo de dictadura

Juan Mario Laserna, Senador del Partido Conservador de Colombia considera que el atropello en la Asamblea Nacional es tan grave como las irregularidades en las elecciones. Asegura que los presidentes de Unasur deben pedir explicaciones a Venezuela 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ficha personal

Es economista y trabajó en la administración pública en los mandatos de César Gaviria, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. Fue electo senador en 2010

Colombia no es ajena a la incertidumbre política que vive Venezuela tras la victoria de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales. El senador Juan Mario Laserna, del Partido Conservador, conoce la situación de primera mano porque el 14 de abril estuvo en el país como acompañante invitado por la Mesa de la Unidad Democrática y porque la semana pasada promovió la intervención de la diputada María Corina Machado en el Congreso de Colombia para explicar la situación venezolana. Laserna considera que las irregularidades en los comicios y los acontecimientos posteriores son razones más que suficientes para que la comunidad internacional esté preocupada por la democracia del país.

–¿Cuál es su opinión sobre la situación en Venezuela?
-Todos en América Latina estamos preocupados por la situación política, económica y social de Venezuela. Por la inestabilidad que se está generando y también por cómo se han coartado las diferentes libertades, tanto políticas y electorales, como económicas y comerciales. Las medidas que el Gobierno ha tomado van a profundizar la crisis. Por ejemplo, es injusto y es un sofisma de distracción acusar a empresarios y comerciantes de generar la escasez y el desabastecimiento. Eso lo ha generado el Gobierno a través de las restricciones a la economía y al mercado cambiario. Ellos han generado el problema y lo que están haciendo es echarle el pato, como decimos en Colombia, a otro. Es decir, echarle la culpa.

–¿Duda de los resultados de las elecciones presidenciales del 14 de abril?
–En esos comicios hubo problemas, pero lo que hay que ver es si lo que se ofreció en Unasur realmente se cumplió. Porque pareciera que el acuerdo del 18 de abril, que el presidente Nicolás Maduro buscó desesperadamente para legitimar su elección, fue después totalmente incumplido. Creo que es importante saber si Unasur responderá ante esa situación o si lo único para lo que sirvió fue como instrumento de validación de las elecciones. Porque ellos tenían 170 observadores. En ese sentido, los presidentes del bloque deberían pedir explicaciones.

Nosotros en el Partido Conversador aprobamos la semana pasada una proposición solicitándole al presidente Juan Manuel Santos y a la canciller explicaciones sobre lo de Unasur.

–¿Considera que la posición de Unasur, e incluso de la Organización de Estados Americanos, ha sido complaciente con Maduro?
–La OEA no ha hecho nada, pero Unasur ha sido un valedor de las elecciones. El problema es que después de los comicios vino otro tema que es igual de grave: lo que hizo el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. No permitir que un diputado hable si no reconoce a Maduro lo que hace es subordinar el Poder Legislativo al Ejecutivo y eso es un tipo de dictadura, porque está rompiendo la independencia de los poderes.

Creo que todos los latinoamericanos, y especialmente quienes tenemos una herencia bolivariana, debemos pensar que allí se están rompiendo los principios democráticos. Entonces no sólo son las elecciones sino también las medidas que se están tomando para silenciar a la oposición. Eso es quizás más grave.

–Durante el Gobierno de Hugo Chávez también hubo medidas contra la oposición y no hubo una reacción tan fuerte en el extranjero. ¿Qué ha cambiado?
–Que ahora es mucho más drástico, que hubo violencia en la Asamblea contra los diputados, que son unas medidas mucho más restrictivas. Creo que esto, combinado con lo que seguramente fue una manipulación de las elecciones y con el incumplimiento ante la comunidad internacional del acuerdo de Unasur, es lo que hace la diferencia. El régimen de Chávez tenía cierta legitimidad, pero ese no es el caso ahora.

–¿Por qué promovió la intervención de María Corina Machado en el Congreso de Colombia?
–Primero porque hay 5 millones de colombo-venezolanos. Tenemos un mismo origen, somos países hermanos cuyos destinos están entrelazados. La democracia en Venezuela y la paz en Colombia son uno solo. Y creo que cada vez vamos a estar más ligados y más unidos en el futuro, entonces el problema de la democracia en Venezuela es un problema que afecta a Colombia. El Partido Conservador, que es mi partido, fue fundado en 1849 por los amigos de Simón Bolívar, entonces es un partido cuyo personaje principal e inspirador es un venezolano.

Por eso creemos que esa intervención de la diputada era muy importante, porque también en el Congreso los sentimientos son muy diferentes a los del Ejecutivo. Los parlamentarios tienen más chance y más capacidad de expresar los sentimientos del pueblo colombiano, su afecto, su necesidad de cercanía y su voluntad de apoyo al pueblo venezolano. Eso sólo puede hacerse en un Congreso y por eso la acogida fue muy calurosa, además de mayoritaria y abrumadora. Sólo hubo unas voces que se opusieron, pero como 1 de 10, creo que se mostró un gran apoyo, incluso de los partidos que respaldan a Santos. Y eso es muy importante, sobre todo cuando hay tanta gente en la oposición venezolana que cree que los demócratas colombianos les dimos la espalda. Creo que se evidenció todo lo contrario. Los políticos de varios partidos están siguiendo con interés lo que pasa en Venezuela.

–Se ha dicho que el Ejecutivo presionó para que la intervención de Machado no se produjera. ¿Es cierto?
–Yo no sé. Eso seguramente le tocó al presidente del Congreso. Pero lo importante es que se logró que hablara tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes. A mí no me presionaron porque el presidente Enrique Santos sabe que en eso estoy distanciado de él, que no comparto la política del Ejecutivo con respecto a Venezuela. Si hubo presiones, eso muestra que era tanto el apoyo que tenía la visita de María Corina que ni siquiera la intervención de la Cancillería y la Presidencia pudieron detener que ella hablara en la plenaria. Es un síntoma más del apoyo verdadero del pueblo colombiano a la democracia en Venezuela.

–¿Cree que el presidente Santos se equivocó al suscribir la declaración de Unasur y asistir a la juramentación de Maduro?
–Creo que el presidente de Colombia, al menos en este momento, debería pedir que se cumplan los acuerdos de Unasur. Creo que él fue asaltado en su buena fe, que él quería ayudar junto con los países de la región. Por eso el Partido Conservador le exige que pida una explicación.

–¿Cómo se explica que Santos, después de ser tan crítico con el chavismo como ministro de Uribe, ahora sea un valedor de lo que ocurre en Venezuela?
–Por dos cosas. Él cree que Maduro es fundamental para las negociaciones con las FARC en La Habana y valora mucho el intercambio comercial entre los dos países. De algún modo, además, piensa que los intereses de los gobiernos de Colombia y Venezuela son los mismos. Creo que puede tener razón a corto plazo, pero que a largo plazo es una equivocación. Si hay un interés común es algo coyuntural. Obviamente que los intereses de los países sí son comunes: necesitamos relaciones comerciales estables y prósperas, mayor integración, mayor libertad.

–¿Qué llamado le hace al Gobierno de Venezuela?
–Lo primero es restablecer los derechos a la oposición, que sigue sin poder hablar en el Parlamento, que es una palabra que viene de hablar. Eso  equivale a haber cerrado el Congreso. El punto es que pueden cerrar la Asamblea, pero no pueden callar a los asambleístas. Sobre todo con la tecnología y los medios de comunicación. Otra cosa es respetar la libertad de expresión.

Ex mandatarios en pie
Ante el silencio del presidente Juan Manuel Santos, han sido los ex mandatarios Andrés Pastrana y Álvaro Uribe quienes se han encargado de cuestionar la victoria electoral de Nicolás Maduro y su accionar al frente del Gobierno de Venezuela.

El senador Juan Mario Laserna destaca que Pastrana ofreció un planteamiento muy serio sobre la situación en Venezuela y respalda el llamado que le hizo a Santos para que se pronuncie al respecto.

Sobre las acusaciones contra Uribe, al que el mandatario venezolano vinculó con una conspiración internacional para asesinarlo, el parlamentario afirma que se trata de una cortina de humo.

“Es una distracción que está ensayando Maduro porque sabe que en este momento, aunque el Gobierno de Santos lo haya apoyado, usar este tipo de argumento y crear un sentimiento anticolombiano lo ayuda políticamente. Es demagogia”.