• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Simonovis y los policías metropolitanos no fueron condenados por delitos de lesa humanidad

La defensa advirtió que la idea de que cometieron violaciones a los derechos humanos es una matriz de opinión | Foto: Ernesto Morgado

La defensa advirtió que la idea de que cometieron violaciones a los derechos humanos es una matriz de opinión | Foto: Ernesto Morgado

El fallo del caso 11-A indica que los acusados fueron procesados por haber sido cómplices en homicidios calificados o frustrados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El comisario Iván Simonovis y los cinco policías metropolitanos Arube Pérez, Erasmo Bolívar, Marco Hurtado, Héctor Rovain y Luis Molina, que aún pagan condena por los hechos del 11 de abril de 2002, no fueron sentenciados por delitos de lesa humanidad como aseguró ayer el presidente Nicolás Maduro, cuando explicó que era esa la razón por la cual no podía dictar una ley de amnistía que los beneficiara.

“En la sentencia condenatoria no se indica que fueron hallados culpables por violaciones de los derechos humanos, sino que fueron sentenciados por delitos comunes. Es más, no podían haber sido encontrados culpables por delitos de lesa humanidad porque en la acusación que presentó la Fiscalía en el año 2005 –que precisamente fue presentada por Luisa Ortega Díaz, hoy fiscal general de la República- no se pedía al tribunal que los juzgara por ese tipo de delitos”, explicó José Luis Tamayo, abogado que encabezó el equipo defensor del caso 11-A.

En el fallo dictado el 3 de abril de 2009 la juez Majorie Calderón halló culpable a Simonovis de haber sido cómplice necesario en el homicidio calificado de dos personas –Rudy Urbano y Erasmo Sánchez-, y en las lesiones perpetradas en contra de otras. Por estos hechos fue condenado a 30 años de cárcel, no por delitos de lesa humanidad.

En esa misma sentencia se indica que los policías metropolitanos fueron hallados culpables como cómplices en esos mismos dos homicidios calificados o en otros homicidios frustrados –es decir, que no llegaron a consumarse-, pero no por violaciones de los derechos humanos.

Erasmo Bolívar, Héctor Rovain y Luis Molina fueron condenados a 30 años de cárcel por haber sido cómplices correspectivos en el homicidio frustrado de 9 personas, y en las lesiones perpetradas contra otras 9, así como por uso indebido de arma de fuego.

En ese mismo fallo se sentenció a Arube Pérez a 17 años y 10 meses de cárcel, por haber sido cómplice correspectivo en los homicidios de Urbano y Sánchez, y por uso indebido de arma de arma de fuego. Mientras que Marco Hurtado fue sentenciado a 16 años y 8 meses de prisión por complicidad en esos dos mismos homicidios.

“Cuando una persona es sentenciada por delitos de lesa humanidad tal condena debe indicarse expresamente. No es un elemento tácito. Este asunto de que cometieron delitos de lesa humanidad es una matriz de opinión que han puesto a correr, pero que no tiene ningún sustento jurídico”, explicó Tamayo.

La defensa indicó que incluso el Tribunal 1º de Ejecución del estado Aragua efectuó el 5 de abril de 2011, cuando el juzgado estaba a cargo de la juez Lorena Moreno, el calculo de los lapsos en los que Simonovis y los policías metropolitanos podían optar por fórmulas alternativas del cumplimiento de sus penas. Esto, según Tamayo, no hubiese ocurrido si no hubiesen tenido derecho de optar por tales medidas.

Presos políticos

No es cierto, como afirmó ayer el presidente Nicolás Maduro, que solo son presos políticos aquellos que están privadas de libertad por pertenecer o dirigir un determinado partido político, o por expresar ideas contrarias a la ideología del gobierno.

La aclaratoria la realizó Jackeline Sandoval, directora de Fundepro. “En el gobierno piensan que solo existen los presos políticos de conciencia, que son aquellos que están tras las rejas por sus opiniones, pero lo cierto es que hay otras categorías. No es un secreto que por instrucciones del gobierno se han realizado fraudes procesales en casos emblemáticos en los que el Ejecutivo tiene interés en que determinadas personas permanezcan presas. Esos, obviamente, son presos políticos”, dijo.

Para Sandoval no es casual que sean siempre los presos por el caso 11-A, entre otros, los que salgan a relucir en alocuciones presidenciales.