• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Revelan historias ocultas del 4-F

Prieto desmintió que existiera unidad de mando entre los golpistas | Archivo

Prieto desmintió que existiera unidad de mando entre los golpistas | Archivo

Chávez usó varios alías para evadir el control de los cuerpos de inteligencia durante los años que conspiró; uno de ellos era de mujer. Es una historia de “traiciones”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el foro “4-F, 22 años después” se reinvindicó el “carácter insurgente” de la asonada de 1992 cuando intentaron derrocar a Carlos Andrés Pérez. La sede de PPT fue el escenario, donde se revelaron detalles inéditos sobre el plan golpista y los ponentes hicieron confesiones al público asistente.

El ex embajador Freddy Gutiérrez habló de los seudóninos de los jefes militares: “A Hugo Chávez se le llamó, primero, ‘Caridad’ y luego Jesús María; y a Francisco Arias Cárdenas, ‘Gabriel’”.

El secretario general de PPT, Rafael Uzcátegui, expresó su posición política: “¡Soy comunista, aunque no milito en el PCV!”, así como manifestó lo que sintió cuando desapareció la URSS, que apoyó a los comunistas en el mundo: “Los partidos comunistas se quedaron como bobos sin mangos”.

Luego, dijo: “La Causa R se dividió en noviembre de 1991 cuando en Valencia se informó del movimiento militar; por un lado, Alí Rodríguez y por el otro, Salermo”.

Uzcátegui dio otros datos: 1) “Klever Ramírez tenía los decretos del 4-F en su apartamentico en El Valle”. 2) “La mayoría de los dirigentes de izquierda, como Teodoro Petkoff, se rindieron en este tiempo cuando cayó la URSS; quedamos pocos ‘kamikazis del socialismo’”. Y 4) “El 4-F, Chávez no sabía que era un heroé”.

Las anedoctas de Ángel Prieto, jefe del operativo civil en Caracas, quien tenía la orden de tomar el hotel El Conde, en El Silencio, donde se instalaría la Junta de Gobierno provisional, le permitieron defender un hecho histórico: “La toma de La Carlota fue hecha por civiles, no por militares; y el chofer del oficial Weffer Borregales era uno de los nuestros lo que nos permitió secuestrar al comandante de la base”.

Prieto reveló, 22 años después, que los militares, activos para 1992, como William Izarra, Visconti y Luis Reyes Reyes eran militantes del Partido de la Revolución Venezolana, PRV. “Italo del Valle Alliegro (ex ministro de la Defensa en el II gobierno de CAP) estuvo en el movimiento, sabía de los planes, pero se rajó luego que lo enviaron a Italia a un curso. En el golpe se convirtió en un asesino”, afirmó.

Prieto desmintió que existiera unidad de mando entre los golpistas: “El golpe no tenía un orden homógeneo; Bandera Roja y Tercer Camino fueron desleales. Hubo un militar que nos delató, pero hoy se premia a la deslealtad y a los pajuos. Esa persona es alcalde y su alias era ‘David’. Los contactos con Bandera Roja eran Antonio Rojas Suárez (ex gobernador de Bolívar) y un brillante militar, Ronald Blanco La Cruz (ex gobernador de Táchira), a quienes Gabriel Puerta Aponte propuso dar el golpe el 17 de diciembre o el 28 de diciembre de 1991. Chávez era militante del PRV-FALN pero, quienes hoy están en Pdvsa, dudaban que tuviera capacidad de liderar un golpe y un proceso político”.

La secretaria de organización, Ilenia Medina, contó otro episodio que demostraría cómo Del Valle Alliego sí sabía de los movimientos de los militares: “En 1988, la esposa del ex ministro convocó al personal de la Cancillería, donde ella era directora, y nos informó que la noche anterior hubo una intentona, ‘La noche de los tanques’ se conoció aquel hecho. Italo, al igual que La Causa R, conspiraron”.

El politólogo Nicmer Evans relató que, en 1992, era un joven estudiante por lo que no participó en la asonada, pero si se interesó, al punto que milita en la causa y expresa crítica que, admite, no son bienvenidas en el Gobierno.

“La rebelión ha sido ‘institucionalizada’ y se critica la radicalidad lo que contradice los orígenes del 4-F, un acto rebelde, insurrecto. Si Chávez viviera e insurre contra lo que pasa, ¿qué diría? Sería señalado de traidor, apatrida. ¿Cómo honrar el espíritu rebelde del 4-F y la subversión contra el orden. Demos el debate o nos acomodamos al poder que no es todavía parte de un ‘Estado revolucionario’”, dijo.