• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Regreso del Presidente busca demostrar que puede gobernar

Los alrededores del Hospital Militar se han mantenido custodiados / Ernesto Morgado

Los alrededores del Hospital Militar se han mantenido custodiados / Ernesto Morgado

Regreso del Presidente busca demostrar que puede gobernar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mostrar varias fotos del Presidente el viernes pasado y anunciar que regresó a Venezuela el lunes en la madrugada persigue un objetivo político.

Sin embargo, hay posiciones encontradas sobre cuál es: algunos analistas consideran que se trata de una estrategia para demostrar que Hugo Chávez está en capacidad de gobernar, mientras que expertos en opinión pública aseguran que es una "agenda paralela" construida por el oficialismo para desviar la atención de problemas sensibles como la devaluación.

Luis Malaver, columnista de la página oficialista Aporrea, opinó que mostrar las fotos del mandatario el viernes pasado y anunciar que llegó a Venezuela el lunes en la madrugada ­con mensajes en Twitter de Chávez­ es una estrategia que busca desmontar el discurso de algunos sectores de la oposición que aseguran que está inhabilitado físicamente para asumir el control de su nuevo período presidencial.

Descartó que con las fotos o el anuncio del regreso de Chávez se pueda desviar la atención de problemas sensibles para la sociedad como la devaluación o la inseguridad: "Se puede desviar la atención durante un tiempo, pero ¿realmente cuánto puede durar ese efecto? Las medidas económicas son un tema que sienten las personas en su bolsillo.

Agenda paralela. El experto en opinión pública Gabriel Reyes opinó que "el supuesto regreso del Presidente" es una estrategia (exitosa) del Gobierno para construir una agenda de opinión pública paralela que permita desviar la atención de los temas que a la sociedad realmente le preocupan: la devaluación, la inseguridad y la vivienda, entre otros.

"La agenda pública es aquella que se escucha en las calles, que la devaluación va a encarecer la vida, que hay una inseguridad alarmante y que el Gobierno no construye suficientes viviendas. El Gobierno no puede dejar que esa agenda trascienda a los medios porque lo obligaría a responder con una agenda política", señaló.

Indicó que la agenda política se activa cuando los gobiernos se ven obligados a responder ante los reclamos de la sociedad, y que las quejas por la devaluación, las protestas de los estudiantes en la Embajada de Cuba, entre otros aspectos, le daban dos alternativas al Gobierno: responder con una agenda política o activar su agenda paralela. Fue entonces cuando, opinó Reyes, se mostraron las fotos y se anunció un regreso que, en la práctica, "no cambia en nada la situación de la ausencia del mandatario".

Aseguró que el Gobierno logró que los medios estén a su servicio al imponer en la agenda pública la situación de Presidente: "Todas las primeras páginas titulaban con el regreso. Es una agenda que construyó el Gobierno, que quería que sólo se hablara de ese regreso.

Entonces tiene a los medios a su servicio porque le dieron más importancia a eso que a problemas como la devaluación o la inseguridad".

Señaló que el nuevo tema en la agenda pública que impuso el Gobierno será la juramentación del mandatario: "Ahora el tema es cuándo, cómo y dónde se juramentará. Eso tendrá más importancia en los medios que los problemas del país".

No es un objeto

El politólogo Farith Fraijas dijo que la afirmación de que trajeron al presidente Hugo Chávez a Venezuela para desviar la atención y reducir los efectos de la devaluación es una tesis que desconoce el lado humano de mandatario. "El Presidente no es un objeto inanimado que se puede poner o quitar dependiendo de la situación política del país", expresó.

Opinó que la decisión responde más a factores médicos que políticos pues el mensaje es que está en mejores condiciones y se acerca el momento en que asuma sus funciones.

Mariana Bacalao, profesora de Opinión Pública de la UCV, considera que las fotos y el anuncio de la llegada de Chávez, además de desviar la atención de los problemas, buscan legitimar las decisiones del Gobierno.

"Ante la devaluación, la inseguridad y el desabastecimiento se ha generado un malestar evidente que, con la ausencia de Chávez, es mayor. Con el Presidente aquí tiene más lógica decir que se le ha consultado y ha aprobado esas decisiones", indicó.

Considera que, a pesar del regreso, la situación de incertidumbre no será sostenible mucho tiempo. "A pesar de que el Presidente está aquí, la situación es la misma que cuando estaba en Cuba. La gente no sabe si está en capacidad de ejercer".