• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Ramos Allup sobre Brasil: “La democracia latinoamericana va diluyendo sus pesadillas”

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional | Foto: Henry Delgado

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional | Foto: Henry Delgado

Oposición venezolana celebró la decisión de la Cámara de Diputados de Brasil que deja al borde de un juicio político a la presidenta brasileña Dilma Rousseff 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, celebró hoy la decisión de la Cámara de Diputados de Brasil que deja al borde de un juicio político a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aliada del gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

"Ganó Brasil. Poco a poco la democracia latinoamericana va diluyendo sus pesadillas", escribió el presidente del Parlamento venezolano en la red social Twitter después de que se conociera la decisión de la Cámara que remite al Senado sobre un posible juicio contra Rousseff.

La decisión tuvo eco en la oposición venezolana, la cual ha sido crítica de los gobiernos aliados del presidente venezolano Nicolás Maduro, principalmente los de Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Brasil.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se refirió al proceso contra la mandataria brasileña como de alto interés para los venezolanos.

"Es de alto interés nacional la posibilidad de que el juicio a Dilma revele posibles redes de corrupción entre los gobiernos de el ex presidente de Brasil Lula y Venezuela", señaló en la misma red social el portavoz de la plataforma que agrupa a la mayoría de los partidos de la oposición.

"Falta ahora que se pronuncie el Senado. Si éste también aprueba abrir el juicio, tomará hasta 180 días. Si termina en condena, adiós Dilma", añadió Torrealba en otro mensaje.

El resultado que pone a Rousseff al borde del abismo fue conocido tras una votación que se prolongó durante unas siete horas y siguió a un maratón de debates que había comenzado el pasado viernes y que continuó de forma ininterrumpida hasta la mañana de hoy.

La acusación se fundamenta en unas maniobras contables ilegales para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar presupuestos mediante decretos, acumular deudas y contratar créditos con la banca pública.