• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Quitarse la camisa de fuerza,  que es la MUD, fue correcto”

Felipe Mujica asegura que lo peor que le puede pasar al gobierno es manipular el diálogo para obtener beneficios circunstanciales / José Pacheco

Felipe Mujica asegura que lo peor que le puede pasar al gobierno es manipular el diálogo para obtener beneficios circunstanciales / José Pacheco

Felipe Mujica, secretario general del partido, señaló que en su nuevo año la organización combatirá la polarización y estimulará el diálogo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Movimiento al Socialismo llega a sus 43 años de vida política mañana. Felipe Mujica, secretario general, ha formado parte de la organización desde que nació pues se desligó de la juventud comunista para fundar el partido. Testigo de primera fila, define al MAS como un partido contestatario e irreverente, actitudes que lo han llevado a tomar decisiones controversiales a lo largo de la historia como el apoyo a Rafael Caldera, a Hugo Chávez y, en estos días, su separación de la Mesa de la Unidad Democrática por decidir usar su tarjeta en las municipales de 2013.

“Desde que nació el MAS es disidente, irreverente porque rompió con el dogmatismo de la Unión Soviética y nunca permitió que la influencia cubana lo dominara. El postulado del MAS, desde su nacimiento, fue socialismo a la venezolana”, rememora Mujica.

Los desacuerdos con la oposición, comenta el dirigente, no son nuevos: el partido rechazó los sucesos de 2002, el paro petrolero, la abstención de 2005 y cuando propuso la tarjeta única “la MUD no la quiso”.

En las municipales de 2013 decidió inscribir su tarjeta aparte de la de la Unidad porque consideraron que la selección de candidatos fue excluyente y la idea del plebiscito fue errada. Posteriormente, agregó el dirigente, la Mesa no los invitó a sus reuniones.

“No estamos en la Mesa no porque nos hayamos ido, sino porque no volvieron a invitarnos. El problema del MAS no es si está o no en la Mesa, el MAS acaba de obtener una participación electoral que le resultó mejor de lo esperado: por primera vez en 10 años superó los 100.000 votos. Quitarse la camisa de fuerza, que es la MUD, fue correcto, pero estamos dispuestos a hablar; una organización que llama al diálogo no debe negarse a hablar con nadie. Lo que no vamos a permitir es que nos impongan una conducta”, expresó.

Dijo que las insinuaciones de que la decisión de su partido fue influenciada por el oficialismo –porque respaldaron a disidentes del PSUV– corresponden al empeño de matar al mensajero para que no llegue el mensaje.

“Nosotros decidimos salir al encuentro de la disidencia, del chavismo, de la MUD y a otros sectores de la sociedad”, aclaró.

Mujica opina que el debate que realiza la MUD para reformarse parece indicar que la organización tiene más desacuerdos que acuerdos y que no termina de comprender que el país va más allá de los intereses particulares de partidos.


Diálogo

En este nuevo aniversario la propuesta del partido a los venezolanos es clara: trabajar para acabar con la polarización que, aseguran, solo perjudica a la sociedad, e impulsar el diálogo entre todos los sectores del país para encontrarle soluciones a sus problemas.

Mujica aclaró que el MAS apuesta a la construcción de una mayoría que le diga no a la polarización, ante dos minorías que pretenden establecer hegemonía en la conducta política del país.

“La polarización es una trampa-jaula. El único que gana es el que la monta y el que cae; el pueblo pierde. Esa trampa-jaula está montada sobre dos sacos de gatos. La oposición siempre ha sido un saco de gatos, y no lo digo de forma peyorativa, sino por las dificultades para ponerse de acuerdo. El oficialismo, una vez que desaparece Chávez que siempre tenía la última palabra, es otro saco de gatos que tiene la desventaja de que la oposición tiene 14 años siendo un saco de gatos. Ahora el oficialismo tiene que aprender lo que significa vivir en el pluralismo”, añadió.

El MAS celebra los esfuerzos del Ejecutivo por dialogar y aclara que si el gobierno pretende manipular ese debate para obtener beneficios momentáneos comete un error. 

“El tema del diálogo es conflictivo para el gobierno por la diversidad de opiniones en su seno. Pareciera que el diálogo para el gobierno es un pasito pa’lante y un pasito pa’trás. Diosdado Cabello lo rechaza y Nicolás Maduro parece buscarlo. Lo peor que le puede pasar al gobierno es terminar dialogando con el agua al cuello. El diálogo no es de ellos ni de la oposición, es de la sociedad”, señaló Mujica.

El secretario general del MAS considera que el hecho de que Iván Simonovis continúe en prisión es un reflejo de las presiones internas del gobierno que rechazan la reconciliación.