• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Quieren callarnos ante las medidas dolorosas que vienen”

María Corina Machado acudirá el lunes a la citación de la Fiscalía | Foto Archivo El Nacional

María Corina Machado | Foto Archivo El Nacional

María Corina Machado cree que el régimen tiene terror a la fuerza ciudadana organizada  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de las protestas, María Corina Machado, Voluntad Popular y Bandera Roja asumen la lucha por un congreso de ciudadanos, con representantes de todo el país, que debatirá sobre cómo concebir la “transición política” y la “renuncia del presidente”.

“El gobierno es consciente de que no puede detener a la ciudadanía. Intentaron con la represión y la persecución y no pudieron. Cada día somos más los venezolanos que entendemos que no hay tiempo que perder. ¡Todo depende de nosotros! Todo el poder del Estado no puede con la conciencia de un ciudadano libre. ¡Hasta ahora las victorias han sido morales! Han puesto en evidencia al régimen. Las victorias morales llevarán a la derrota del régimen y a la victoria política del pueblo. La transición es inevitable y por eso actúan con desesperación”, afirmó.

— ¿La citación de la Fiscalía y la prohibición de salida del país no son señales de que la próxima medida es la imputación?
— En la Fiscalía quedó claro que no hay absolutamente nada que justifique una acusación de magnicidio.

— ¿Y qué tienen?
— ¡Miedo! Tienen terror a la gente en la calle protestando, a periodistas que burlan la censura y dicen la verdad. Tienen terror a las voces que se levantan ante lo que viene y, por ello, la persecución es contra todos. Nos usan como castigo ejemplarizante para que nadie hable. ¡Es algo brutal!

— ¿Está preparada psicológicamente para ser encarcelada como Leopoldo López?
— Es como preguntarle a alguien: “¿Estás preparado para la muerte?”. No. ¡Yo estoy preparada para la vida, para la libertad! ¡Estoy preparada para la lucha y para asumir la responsabilidad!

— ¿No huirá del país?
— No. Ya la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia me dio en 2004 un “certificado de buena conducta” a raíz de una acusación de conspiración como representante de Súmate. La fiscal Luisa Ortega Díaz pidió la prohibición de salida del país cuando estaba en un foro en The Miami Herald, porque creía que no regresaría. Vine y fui al TSJ que sentenció: “Es paladina la voluntad de los enjuiciados por someterse a la justicia; Machado estaba afuera y regresó”. No huyo. El lunes pasado Ortega Díaz no quería que acudiera a la Fiscalía; detuvieron a una persona; me amenazaron de muerte; el secretario de la Asamblea Nacional colocó una foto en una celda en INOF diciendo que estaba habilitada para mí ¡Es una guerra psicológica! Fui a la Fiscalía y resulta que un tribunal, por otro expediente, determina peligro de fuga y me prohíbe salir del país

— ¿Cuántos expedientes tiene abierto?
— No sé, porque ahora investigan por las espaldas.

— ¿No ha sido notificada por el tribunal?
—Los abogados tienen tres días y no le permiten ver el expediente. Y no dan razones.

—¿Cómo se defenderá?
—En Venezuela, no hay derecho a la defensa. Lo que se pretende es un aniquilamiento moral y físico. Las palabras del capitán Cabello son una confesión de que hay una conspiración de los poderes públicos para callarme porque saben lo que viene.

—¿Qué es lo qué viene?
—El más doloroso deterioro de la calidad de vida de los venezolanos. El gobierno tendrá que tomar medidas por culpa de un modelo fracasado, de su incompetencia absoluta y de la corrupción. Jorge Giordani confesó que la destrucción del aparato productivo y hacer que la gente dependa del Estado fue intencional. Son incapaces para conducir el país pero tomarán medidas duras que afectará a los más pobres. Quieren un país apaciguado y aplacado: quieren callar a humoristas, a periodistas, a activistas de derechos humanos, sindicalistas y a políticos.

¿Y habrá cárcel para tanta gente?
—No. Por eso, la transición es inevitable; es un tema pendiente y urgente. La obligación de los ciudadanos es construir un vasto movimiento desde la base, que se nutre de los liderazgos que surgieron con la lucha desde el 12F y de todas las expresiones sociales, para convocar al congreso de ciudadanos.

—¿Cómo visualiza la transición: renuncia y gobierno temporal?
—Hay voces del oficialismo que entienden, por el bien del país y de ellos mismos, que el modelo fracasó y que es necesario un entendimiento nacional. ¡Eso es revelador! La obligación nuestra es concretar ese espacio de ciudadanos en un proyecto, en ideas y que discuta temas: ¿cómo vemos la transición?, ¿cuáles son los consensos?, y ¿cómo concebimos el trabajo, la seguridad ciudadana y de la soberanía?

—¿En cuánto tiempo se concretará el congreso de ciudadanos?
—Ya hicimos el llamado. El desafío es constituir equipos promotores que convoque las asambleas de ciudadanos en los municipios; en esa instancia, nombrarán delegados que los representarán en asambleas municipales, regionales y luego en el encuentro nacional ¿El tiempo? dependerá de la dinámica.

—¿Y la idea tiene apoyo?
—Sí; entusiasma a la gente y al partido. Copei y organizaciones sindicales la acogieron porque entienden que la transición es un reto enorme y se necesita un espacio para escucharnos y reconocernos porque, de lo contrario, el país tiene un alto riesgo de anarquía y caos, que rechazamos. Los primeros meses de 2013 dejaron grandes logros: Venezuela despertó; Maduro perdió la calle. El país apagado y triste, emergió. Se activó la conciencia de los venezolanos

—¿Cuál logro si Maduro sigue en el poder?
—Nadie puede pensar que la salida política es inmediata. Se logró una fuerza ciudadana enorme y desenmascaró ante el mundo un régimen represivo que cruzó la línea roja de los derechos humanos. Millones creemos que existe una dictadura; otros que vamos en esa dirección y que hay que cambiar de manera rápida. ¿Cuál es la opción: esperar 2019? La lucha es ahora. El régimen tiene terror a la fuerza ciudadana organizada.

—La Constitución señala, como opciones, el revocatorio y las elecciones.
—La Constitución indica diversos mecanismos para cambiar el régimen. Uno de ellos es la renuncia, artículo 233. Hugo Chávez lo usó: le pidió la renuncia a Rafael Caldera y éste a Carlos Andrés Pérez. No hay en la vida republicana quien no pidiera la renuncia presidencial. El mandatario, por el bien de la nación y su propio bien, debe renunciar. Los ciudadanos tienen la ruta para la transición democrática: 1) la articulación de los movimientos sociales: 2) la constitución del movimiento pro renuncia; y 3) la renovación del pacto social.

—Maduro dirá que solo le interesa a una cúpula, que él tiene apoyo y exigirá respeto a la Constitución.
—Todos queremos que se respete la carta magna pero, además, una mejor calidad de vida, que nuestros hijos puedan crecer, soñar en paz y en libertad.

—Las protestas nunca ocurren en los barrios
—La protesta de este año tiene una composición social diversa. Las madres de los detenidos no tenían cómo pagar un abogado y menos un fiador que ganara 12.000 bolívares para sacar a sus muchachos. Los jóvenes asesinados no vivían en urbanizaciones. En las zonas populares hay protestas solo que hay riesgos por los grupos armados y van a otros sitios a expresarse. Quienes más sufren por culpa de este gobierno son los humildes; con una inflación de 80% no pueden comprar comida o medicinas para sus hijos.

—¿Cree factible una explosión social?
—Tenemos que impedir que el cambio se dé por la vía de la fuerza y la violencia. Como dirigentes tenemos la obligación de decirle al país que es posible un cambio en el marco de la Constitución. En caso contrario, seremos corresponsables de que otro sector busque una salida violenta como explosión social.