• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Protestas tocan las puertas del Ejecutivo

La protesta, que comenzó a las 10:00 am, impidió el tránsito por la avenida Vollmer y cesó después del mediodía | WILLIAM DUMONT

La protesta, que comenzó a las 10:00 am, impidió el tránsito por la avenida Vollmer y cesó después del mediodía | WILLIAM DUMONT

Advierten que los cambios de actores y lugares de las manifestaciones, incluso por razones políticas, evidencian el deterioro del Gobierno.  Desde el 15 de julio no ha habido represión policial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un turista que aterrizó en Caracas el 25 de julio se encontró con una ciudad convulsionada. En una mañana vio a obreros de la Universidad de Oriente que viajaron a la capital para exigir el pago de pasivos laborales y apoyar a estudiantes en huelga de hambre. No habría podido pasar por Las Adjuntas, pues los damnificados que permanecen en refugios desde hace dos años exigían las viviendas que prometió el Gobierno. En ese mismo momento, residentes de un barrio de Petare bloqueaban la entrada a Caracas en protesta por la falta de agua potable.

Lo que ocurrió ese día se ha repetido en las últimas semanas. De acuerdo con cifras extraoficiales de la Policía Nacional Bolivariana, en el Distrito Capital se registró en julio y en lo que va de agosto un promedio de 3,2 manifestaciones diarias en días laborables.

Esa conflictividad ha llamado la atención del Gobierno. Por ello, el Ministerio de Relaciones Interiores ordenó a la PNB hacer un arqueo de las alteraciones del orden público.

Los datos, que serán usados para evaluar el grado de conflictividad social en Caracas, revelan que la mayoría de las protestas representan un cambio tanto de los actores como de los lugares escogidos para desarrollarlas: la mayoría ha sido realizada por grupos simpatizantes del oficialismo.

Entre 2003 y 2012 en las manifestaciones solían participar personas identificadas con la oposición. Eran multitudinarias y rara vez llegaban al municipio Libertador.

Ahora se han atomizado. Intervienen pequeños grupos que reclaman en la vía pública, a veces simultáneamente.

Las protestas monitoreadas por las autoridades a partir del 15 de julio fueron inspiradas en primer término por reclamos laborales (48,1%).

Destacaron las exigencias de empleados (públicos y privados) para que les paguen pasivos laborales e igualmente de médicos y trabajadores del sector salud, molestos por la falta de insumos para laborar.

En ese lapso también hubo siete actos públicos de militantes del PSUV en rechazo a candidatos impuestos por la cúpula del partido.

En términos generales, 16,4% de las protestas tuvo razones políticas y 15,1% ocurrió en reclamo por la inseguridad y problemas con la administración de justicia. Otro 11,6 % correspondió a exigencias de los damnificados por la falta de viviendas.

Gritos en Libertador. Entre el 15 de julio y el 20 de agosto fueron reportadas a la PNB en Caracas 79 manifestaciones.

En todas hubo vigilancia de cuerpos de seguridad. La cifra real podría ser mayor. De estas sólo 2 fueron en apoyo a alguna parcialidad política. Las demás tuvieron la finalidad de expresar descontento ante alguna situación.

En Libertador ocurrió 86% de las actividades callejeras. El lugar preferido del municipio fue la avenida Urdaneta, donde tienen su asiento numerosos despachos del Ejecutivo, con 29 casos, equivalentes a 36,7% del total. Es cada vez más frecuente que tales actividades terminen en la esquina de Bolero, es decir, al lado de Miraflores, lo que hace pensar en un relajamiento de la norma sobre "zonas de seguridad", implantada por Hugo Chávez.

El municipio Sucre sigue en importancia en este período, con 6,3% de las manifestaciones. Antes del mediodía comenzó 77,2% de las protestas, que en muchos casos duraron varias horas.

Otro aspecto llamativo es que en 38 casos (48,1%) los manifestantes fueron personas abiertamente identificadas con el partido de gobierno, como miembros de colectivos o empleados públicos. En ese lapso, por ejemplo, oficialistas de Aragua, Trujillo, Carabobo, Yaracuy y Bolívar tomaron vías caraqueñas para rechazar la imposición de candidatos para los comicios municipales de diciembre.

En sólo cuatro manifestaciones (5%) participaron opositores en el ese período y en dos se declararon en huelga de hambre.

Problema de eficacia. El docente de Sociología y Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela Amalio Belmonte advirtió que los giros en cuanto a los actores y escenarios de las protestas "evidencian el deterioro del Gobierno".

Indicó que eso ocurre ante la incapacidad del Ejecutivo para satisfacer las demandas mínimas de la sociedad en su conjunto, y en especial de las personas que en algún momento lo apoyaron desde el punto de vista político. "Si la calle se sigue moviendo así, el Gobierno podría radicalizarse.

Hacerse más represivo en aras de mantener el orden", dijo.

Las manifestaciones en Caracas desde el 15 de julio no fueron reprimidas por cuerpos de seguridad. En cuatro oportunidades, la gente se retiró sin recibir respuesta alguna. En las demás fueron escuchados y a menudo acordaron regresar en dos o tres semanas (caso de los ex agentes de la PM). No obstante, según Belmonte, el despliegue de Patria Segura ya representa una amenaza y es en sí mismo "una manifestación de debilidad".

CONSULTA | Lista completa de protestas entre el 15 de julio y el 26 de agosto