• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Proselitismo es falta grave en proyecto de ley de disciplina de la FANB

William Fariñas (PSUV) señaló que se eliminarán los castigos y arrestos | Foto: Prensa Miraflores

William Fariñas (PSUV) señaló que se eliminarán los castigos y arrestos | Foto: Prensa Miraflores

El vicealmirante Jesús Briceño García señaló que, antes de aprobarse una nueva norma, es necesario resolver la dicotomía legal que generó el TSJ al autorizar la participación de uniformados en actos políticos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quince años de mora tiene la Asamblea Nacional con la ley de disciplina militar que reemplazará el Reglamento de Castigos Disciplinarios número Seis. En el proyecto que se discute en la Comisión de Seguridad y Defensa se considera una falta grave la participación de militares activos “en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”.

La norma está consagrada en el artículo 330 de la Constitución, que avala el voto castrense sin militancia alguna y sin la posibilidad de optar a un cargo de elección popular. Sin embargo, el vicealmirante retirado Jesús Briceño García, ex comandante de la Armada, considera que antes de aprobar el proyecto debe resolverse la “dicotomía legal” que generó el Tribunal Supremo de Justicia cuando emitió hace unos meses un dictamen en el que rechazo un amparo y autorizó a los integrantes de la FANB a intervenir en marchas y mítines y usar las consignas revolucionarias.

Briceño dijo que los diputados deben ejercer su soberanía legislativa en este aspecto para que se recobre la disciplina castrense. “Urge poner freno a distorsiones como la inscripción de militares activos en el Partido Socialista Unido de Venezuela, la intervención en movilización vestidos de civiles, las arengas de comandantes en actos del servicio y la parcialidad hacia un proyecto político”, indicó.

El dictamen del TSJ respondió al amparo interpuesto por el Frente Institucional Militar, redactado por el general y abogado Enrique Prieto Silva, contra la movilización del 15 de marzo, en la que la FANB y civiles marcharon en respaldo a las acciones de la Guardia Nacional durante las protestas.

“Lo que está ocurriendo en la Fuerza Armada con el proselitismo es un exabrupto jurídico, desde antes de la sentencia del Tribunal ha habido sesgo político. Desde la introducción de la consigna socialista por parte de Chávez hasta ahora se han cometido excesos, pero la práctica no es derecho, la costumbre no es derecho”, alertó Prieto Silva.

En la sentencia de la Sala Constitucional, presidida por la magistrada Gladys Gutiérrez, se consideró que “la participación de los integrantes de la FANB en actos con fines políticos no constituye un menoscabo a su profesionalidad, sino un baluarte de participación democrática”.   

Derechos

El presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional, William Fariñas (PSUV), indicó que la diferencia más importante entre el proyecto de ley de disciplina militar y el Reglamento de Castigos Disciplinarios es la nueva perspectiva de Derechos Humanos. “En el año 1999, tuvimos un salto cualitativo en materia normativa de derechos humanos. En el reglamento vigente tenemos el concepto del arresto, que es una privación de la libertad. Ese concepto desaparece y se establece un procedimiento de carácter administrativo para procesar las faltas”, indicó.

Fariñas destacó el respeto al debido proceso en la propuesta que analizan. Destacó que se suprimieron los castigos físicos y todos los actos que ofenden la dignidad humana, pero “no se pierde el sentido de la subordinación porque el superior está en la obligación de orientar al oficial. Ahora no se habla de castigo, sino de falta y sanción”.

En el proyecto se califican de faltas graves los actos de militares que se excedan en la aplicación de las medidas disciplinarias. Se prohíben las medidas que “impliquen maltrato físico, verbal, psicológico, privación de libertad, peligro cierto de vida, recargos en el servicio tanto diurno como nocturno como guardias, patrullas, centinelas”.

El diputado peseuvista informó que el proyecto de ley de disciplina militar podría ser presentado para su primera discusión en la primera quincena de noviembre.

“Es una iniciativa del Ministerio de la Defensa y de la FANB, elaborado por un equipo de consultores jurídicos conjuntamente con la Comisión de Defensa y goza de la aceptación de todos los factores políticos que hacemos vida en la Asamblea Nacional”, dijo.

El diputado acotó que, una vez aprobado el proyecto en primera discusión, la consulta pública se organizará en torno a las regiones de defensa integral y las zonas de defensa integral, y las jornadas.

“Se invitará a la ciudadanía a participar. Lo más seguro es que las jornadas sean dentro de instalaciones militares, que es donde están las tropas. Además se consultará a todos los niveles de jerarquía dentro de la FANB”, precisó.

Ética y compromiso

El vicealmirante Jesús Briceño García señaló que las criticas al Reglamento de Castigos Disciplinarios número seis partieron de los casos concretos en los que oficiales de la FANB cometieron excesos, que llegaron hasta aberraciones, en la aplicación de las normas internas. 

Briceño sostuvo que el instrumento ha sido importante para regular el funcionamiento castrense, sobre todo en lo relativo a las normas éticas. “En el caso de las unidades navales ha sido clave el reglamento para lograr el desarrollo de actividades operativas a bordo”, acotó. Teme que la transición entre el reglamento y la ley de disciplina militar genere descontrol interno. Recordó que la disciplina interna demanda que el militar no sea cobarde ni tenga vicios.

Dentro de los deberes fundamentales, previstos en el proyecto de ley de disciplina militar, se establece el compromiso. Allí se señala que los integrantes de la Fuerza Armada deben asumir las acciones más convenientes a los altos intereses del Estado.  

De manera expresa se señala que los militares deben “actuar conforme a los principios establecidos en la Constitución y en el ordenamiento jurídico vigente, así como los valores de Bolívar, Sucre, Miranda, Zamora y el comandante supremo Hugo Chávez Frías”.