• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Proponen que coordinación de la oposición se decida por el voto

Analistas consideran que solo el voto legitimará a las autoridades y acabará con las diferencias | Foto Archivo El Nacional

Analistas consideran que solo el voto legitimará a las autoridades y acabará con las diferencias | Foto Archivo El Nacional

El analista político Carlos Blanco considera que la MUD debe reorganizarse en redes autónomas y estar dirigida por varias personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Mesa de la Unidad Democrática no puede subsistir si mantiene el funcionamiento que ha tenido hasta ahora. Analistas políticos coinciden en que, ya sea a través de un cambio en la organización o el surgimiento de una nueva estructura, la forma en que se toman las decisiones debe cambiar: que sea la gente con su voto y no los partidos los que decidan el rumbo de la oposición.

El analista político Carlos Blanco considera que lo que ocurre en la oposición es reflejo de la crisis que vive el país, y opina que el primer paso para enderezar el rumbo es que sus actores definan el tipo de régimen que domina en Venezuela y los mecanismos constitucionales para enfrentarlo.

“Las fuerzas democráticas deben abordar una realidad: que Venezuela se vive una dictadura diferente a las tradicionales, una dictadura posmoderna”, señaló.

Dijo que una vez que la oposición defina sus objetivos debe transformar sus mecanismos de lucha: que en lugar de limitarse a ser una organización de partidos, se conecte con sectores sociales y desarrolle un trabajo de redes.

“Alguien diría que se repetiría la experiencia de la Coordinadora Democrática, un arroz con mango, pero las organizaciones ya no son piramidales, sino que se dan en forma de red con las nuevas tecnologías. Vamos hacia un sistema de redes que va a tener objetivos compartidos y va a tener estrategias compartidas, pero que va a moverse independientemente en los ámbitos sectoriales, regionales y locales. Vine un momento unitario superior”, expresó.

Blanco considera que uno de los problemas fundamentales de la MUD es que “se convirtió en un partido político y puso más acento en la uniformidad de criterios que en la multiplicidad de posiciones”.

Dijo que en lugar de una persona que dirija a la oposición, hay que crear figuras de coordinación del trabajo, que sean representativas de distintos sectores democráticos y decididas por la gente.

“Sugeriría una coordinación provisional integrada por tres dirigentes, que eventualmente cada uno de ellos sea representativo de un matiz dentro de las fuerzas democráticas”, señaló.


Elecciones. El politólogo Luis Salamanca considera que la MUD debe continuar porque es la organización que ha capitalizado los logros de la oposición, pero debe transformarse: abrirse a la sociedad y cambiar sus mecanismos de toma de decisión.

Dijo que para escoger una nueva autoridad con legitimidad debe utilizarse el voto: “No se puede resolver con un acuerdo intramuros, de encerrona: la gente quiere ver transparencia, la calle quiere participar. Vamos a atrevernos a más, legitimar con una elección a las nuevas autoridades”.

Opinó que la MUD debe dejar de ser un mecanismo que se limite a orquestar la unidad electoral —lo que trae problemas en años sin elecciones, como 2014— y desarrollar estrategias políticas.

Salamanca considera que se debe iniciar un diálogo social y político con todos los sectores del país, para lo cual se puede definir un equipo de tareas, que lleve a la práctica las ideas.

El consultor político Ángel Álvarez considera que la forma en que se toman las decisiones en la oposición no representa a todas las organizaciones que la integran (a través del consenso o por los partidos con 70% de los votos electorales).

Opinó que, independientemente de lo que pase, la MUD ya no será lo mismo: “Unas elecciones internas sería la forma ideal de escoger la dirección. Se podrían hacer unas primarias para escoger los candidatos de las parlamentarias y así definir quién liderará la opinión”.

Blanco opinó que el proceso de transformación de la oposición debe tener en cuenta que la transición está cerca: “Se debe preparar un gobierno de transición que no sea excluyente, porque la división en Venezuela no es entre chavistas y opositores, sino entre una sociedad descontenta frente a un núcleo de poder autocrático y dictatorial. Hay que definir medidas económicas y lineamientos estratégicos”.


La coordinación
El politólogo Luis Salamanca considera que quien asuma la coordinación de la oposición debe ser una persona con mucha capacidad de manejo de situaciones complejas, con prestigio y un criterio político profundo. 

El analista político Carlos Blanco no cree que en la nueva coordinación de la oposición se deban excluir a dirigentes políticos, pero opina que deben buscarse figuras que no traten de beneficiar a su propio partido: “Hay mucha gente de partido equilibrada que entiende que no debe arrimar la brasa para la sardina de su organización”.

Opinó, sin embargo, que no debe limitarse a una persona, sino incluir a agentes de varios sectores democráticos.

El consultor político Ángel Álvarez cree que los problemas sobre la coordinación de la oposición no se acabarán con la selección de un dirigente independiente, sino que es necesario aplicar las elecciones internas.