• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Proponen reformar la Ley Resorte y despenalizar transmisiones en vivo

La iniciativa de los periodistas incluye 31 modificaciones al texto vigente de la Ley Resorte | Foto Archivo El Nacional

La iniciativa de los periodistas incluye 31 modificaciones al texto vigente de la Ley Resorte | Foto Archivo El Nacional

Atribuyen el blackout informativo durante las protestas de calle a las sanciones a que se exponen los medios audiovisuales. Llevarán el proyecto al CNP para difundirlo a escala nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los periodistas de televisión José Manuel Dopazo y de radio Luis Domingo Álvarez, atribuyen el blackout informativo registrado entre febrero y mayo al alto contenido sancionatorio de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos.

Afirman que, de acuerdo al texto vigente, un canal o estación de radio puede ser multado, sancionado o revocada su concesión si durante una transmisión en vivo se emiten elementos de violencia o lenguaje que puedan ser interpretados por el Estado como desestabilizadores o no aptos para niños.

“Originalmente la Ley Resorte buscaba proteger a los niños de contenidos no adecuados, pero entonces quedó redactada de tal manera que se le da el mismo tratamiento a los contenidos emitidos en programas de variedades (novelas, entretenimiento, películas), que a los programas de información. La información necesita regulaciones especiales para garantizar su transmisión veraz, oportuna y sin censura, como dice la Constitución”, dijo Dopazo, y agregó que en la práctica, la Ley Resorte censura la transmisión de hechos en vivo.

“No las prohíbe explícitamente, pero sí lo hace de forma indirecta. El numeral 2 del artículo 2 dice que quedará a juicio del funcionario correspondiente decidir si en una transmisión hay motivo de sanción o no. La multa es de 3% a 10% de los ingresos brutos anuales, o inclusive la revocatoria de la concesión. Es una ley diseñada para que los medios se coarten”, expresó.

El blackout. Explicó que fue el silencio informativo registrado en los medios audiovisuales durante las protestas de febrero a mayo lo que lo llevó junto a Álvarez a revisar el porqué de la situación. “Llegamos a la conclusión que el origen del blackout que vivimos en Venezuela durante las protestas estudiantiles es la ley porque ningún medio se va a exponer a una multa o revocatoria por una transmisión en vivo”, dijo.

La propuesta de reforma parcial de la Ley Resorte se circunscribe a 15 artículos y persigue diferenciar el lenguaje, imágenes y contenidos de los programas de variedades de los programas informativos. “Hoy presentamos un borrador que consignaremos ante el Colegio Nacional de Periodistas para que active su discusión en las 26 seccionales y se recojan los aportes. Hemos conversado con representantes de la comisión de Medios de la AN y están dispuestos a presentarla como iniciativa parlamentaria una vez que se convierta en un proyecto surgido de la consulta. Pero tampoco descartamos presentarlo por la vía de la iniciativa ciudadana, previa recolección de firmas; tenemos la logística”, adelantó el comunicador.

El eje. La iniciativa de Dopazo y Álvarez incluye, en total, 31 modificaciones al texto vigente de la Ley Resorte. Entre ellas se incluye una reforma de los preceptos para imponer sanciones y multas a los medios audiovisuales, en la que se intenta minimizar el carácter ambiguo de la norma vigente y darle mayor concreción a las causales de sanción.

De acuerdo con las declaraciones de los proponentes, el eje de la propuesta está contenida en el artículo 11 que reza lo siguiente: “Todas las personas tienen el derecho a ser informadas de los acontecimientos de interés general. En los servicios de radio o televisión, cuando se trate de mensajes difundidos en vivo y directo durante el horario de protección de niños y adolescentes, podrán presentarse descripciones gráficas o imágenes de violencia real, si ello es necesario para la comprensión de la información; los prestadores de radio y televisión advertirán sobre el contenido de las imágenes a transmitir y su calificación como no aptas para niños y adolescentes y utilizarán los avisos acústicos y visuales advirtiendo y calificando los contenidos”.


El texto completo de la propuesta lo puede consultar en el archivo PDF adjunto.