• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Postergar el referéndum hasta 2017 afecta el sentido de la consulta”

Consejo Nacional Electoral (CNE) / José Pacheco

Consejo Nacional Electoral (CNE) / José Pacheco

Los cancilleres de Argentina, Brasil, México, Chile, Paraguay y Perú expresaron su preocupación por las decisiones del CNE en cuanto al revocatorio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los cancilleres de seis países, Argentina, Brasil, México, Chile, Paraguay y Perú, firmaron una declaración conjunta en la que expresan su preocupación porque las decisiones que recientemente tomó el Consejo Nacional Electoral tienen el efecto de postergar el referéndum revocatorio para 2017.

En el documento, suscrito por Susana Malcorra (Argentina), José Serra (Brasil), Eladio Loizaga (Paraguay), Claudia Ruiz (México), Ricardo Luna (Perú) y Heraldo Muñoz (Chile), también expresan su inquietud por las condiciones que el organismo impuso a la recolección de firmas que activan el revocatorio (20% de los electores), "que tiene el efecto de postergar la realización del referendo revocatorio hasta 2017, afectando así el sentido de la consulta".

Los cancilleres también manifiestan su disposición a contribuir con un diálogo entre el gobierno y la oposición "que permita, a través del entendimiento mutuo, promover la estabilidad política, la recuperación económica y el pleno respeto a los derechos humanos".

Presión efectiva. Angel Medina, vicepresidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, afirmó que el comunicado –junto con el llamado al diálogo que hizo Juan Manuel Santos, presidente de Colombia– evidencia que en la región y en el mundo hay preocupación por la crisis que atraviesa Venezuela, y que hay consenso en que la vía electoral es el mejor camino para solucionarla.

El parlamentario considera que estos países saben que el Poder Electoral quiere evitar que el revocatorio se haga en 2016, lo que "trastoca el sentido de la consulta".

"Si es el año que viene, es un fraude y esos gobiernos lo saben. Para lograr que sea este año necesitamos de esa presión internacional, combinada con la presión interna que podemos lograr con protestas como la que hicimos el 1° de septiembre y la que haremos el 12 de octubre", expresó.

Además de la presión interna y externa, Medina considera que un diálogo serio, con la mediación de factores externos como el Vaticano o el aporte de Thomas Shannon, consejero del Departamento de Estado de Estados Unidos, también puede contribuir a solucionar la crisis.

Solo papel. Mariano de Alba, abogado especialista en Derecho Internacional, opina que las declaraciones de estos países, por sí solas, no pueden influir sobre el CNE y el gobierno.

"Aunque el CNE conoce que existe preocupación en la región por las decisiones que ha tomado, también sabe que lo más probable es que esas declaraciones se queden en el papel y los países no tomen otras medidas. En un país democrático, declaraciones de este tipo pueden producir efectos concretos, pero en el caso de Venezuela va a hacer falta otros esfuerzos. Eso se consigue con un trabajo diplomático en el que los gobiernos de la región no solo comuniquen su preocupación, sino también las consecuencias que habría en caso de que el gobierno y el CNE continúen desconociendo la Constitución y su propio reglamento, aumentando exponencialmente el riesgo de que se produzca una confrontación violenta en Venezuela", señaló.

Para que la presión por el revocatorio sea efectiva, agregó, deberá provenir al menos de los países con más peso de la región (Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay), y esos países deberán dejar claro que habrá consecuencias internacionales si se sigue obstruyendo la vía electoral.

A diferencia de Medina, el abogado no es optimista en cuanto al diálogo pues, a su juicio, se ha evidenciado que el gobierno no tiene intención de negociar sobre el revocatorio y pretende evitar a toda costa que sea en 2016.

Santos impulsa el diálogo

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, instó hoy al gobierno y a la oposición de Venezuela a que dialoguen para resolver sus diferencias y confía en que el Vaticano puede ser el mediador adecuado para solventar la crisis económica, política y social.

"Estábamos con la canciller (María Ángela Holguín) analizando la situación en Venezuela y la posibilidad de que se pueda establecer un diálogo entre la oposición y el gobierno. Eso es algo que a todos nos interesa", dijo en la instalación del II Congreso de la Asociación Colombiana del Petróleo.

Horas antes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia emitió un comunicado en el que considera que un eventual diálogo puede "lograr consensos que reviertan la polarización que vive el país y lleven a una convivencia pacífica".