• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Piñera advierte a chilenos que su país no está blindado

El presidente chileno Sebastián Piñera / Reuters

El presidente chileno Sebastián Piñera / Reuters

El Presidente chileno aclaró que su país "no está inmune" frente a la crisis financiera internacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente Sebastián Piñera advirtió este viernes a sus compatriotas que Chile no está blindado frente a la crisis financiera internacional, "no está inmune", y los instó a que sigan trabajando juntos para que el país continúe avanzando.

Piñera, de visita en la sureña localidad de Cauquenes, llamó a los chilenos a cuidar a su país y reiteró sus declaraciones de principios de semana: "es muy difícil construir, es muy fácil destruir".

"Chile no está blindado, no está inmune, y si queremos, en este mundo en crisis, seguir teniendo un país que avanza con todos los chilenos, sin dejar a nadie atrás, hacia el futuro, tenemos que cuidar a nuestro país", enfatizó.

El año pasado, la economía chilena creció un 5,6 % y la semana pasada, en su primer informe de Política Económica del 2013, el Banco Central mejoró un cuarto de punto, hasta un rango de entre un 4,5 y un 5,5 % su proyección de crecimiento para este año.

Piñera afirmó este viernes que Chile sigue creciendo, creando trabajo y mejorando los salarios.

"Hemos logrado llegar a niveles de desempleo como nunca antes habíamos conocido, muy cercanos al pleno empleo. Estamos reduciendo la pobreza, reduciendo las desigualdades, creando una sociedad con mayor justicia y mayor igualdad de oportunidades", subrayó.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el desempleo en Chile se situó en el 6,2 % entre diciembre de 2012 y febrero de 2013, que supuso 0,2 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior.

En términos interanuales, no obstante, la tasa significó un descenso de dos décimas y se situó por encima de las expectativas del mercado y de los expertos, que apuntaban a que se mantendría en el 6,0 % anotado entre noviembre de 2012 y enero de 2013, la cifra más baja anotada durante el actual gobierno.

Piñera instó a los chilenos, en este mundo en crisis, "a que sigamos unidos trabajando para que Chile pueda seguir avanzando con todos y cada uno de los chilenos, con un compromiso muy especial: no queremos dejar a nadie atrás, queremos que Chile avance con todos".

Asimismo, invitó a seguir avanzando por los caminos del diálogo y de los acuerdos "y no caer en los caminos de la demagogia, del populismo o de la violencia que, sabemos, no conducen a ninguna parte".

Recordó que el país enfrenta grandes reformas que necesita "y con urgencia", para avanzar en los temas como la reforma a la educación, y la salud "y continuamos en la lucha contra la delincuencia".

Del mismo modo, invitó a los políticos a "seguir avanzando por los caminos del diálogo, los acuerdos y no caer en los caminos de la demagogia, del populismo o de la violencia que, sabemos, no conducen a ninguna parte".

En tanto, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, coincidió con el mandatario chileno al señalar que "este país lo hemos construido entre todos, más allá de nuestras legítimas diferencias y tenemos que cuidar lo que hemos logrado".

"El principal obstáculo que tenemos para alcanzar el desarrollo es querer partir de cero y deshacer todo lo que hemos avanzado hasta ahora", dijo Larraín, al inaugurar el seminario "Causas y Soluciones de las Crisis Financieras Globales: Una Mirada Diferente".

El jefe de la finanzas públicas en Chile sostuvo que esta nación austral es un país de ingresos medios-altos, no desarrollado aún "y como Gobierno estamos conscientes que todavía queda mucho por hacer, por ejemplo en términos de desigualdad".

Al igual que el mandatario chileno, Larraín dijo que el camino para seguir avanzando es el diálogo y rechazó los paros y huelgas ilegales.

En los últimos días, un paro de casi tres semanas de los trabajadores portuarios, al que se sumó la paralización de los trabajadores de la estatal empresa Codelco, por 24 horas, provocó al país varios millones de dólares en pérdidas.