• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Piden libertad condicional para policías del 11-A

Yamileth Hernández, esposa de Arube Pérez, dijo que las horas de trabajo y de estudio contabilizan 16 de los 17 años de condena

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los policías metropolitanos por sucesos del 11 de abril, presos en Ramo Verde, exigen que se analicen sus casos y se les otorguen los beneficios procesales que les corresponden. La esposa de Arube Pérez, Yamileth Hernández, dijo que la atención se centra en el comisario Iván Simonovis, pero los familiares de los funcionarios encarcelados esperan respuesta sobre solicitudes de libertad condicional.

Además de Pérez, se trata de Erasmo Bolívar, Héctor Rovain, Marco Hurtado y Luis Molina. Hernández dijo que en el caso de Arube Pérez la condena fue de 17 años y 10 meses, de los que ha cumplido 11 años, pero el cómputo de las horas de estudio y de trabajo, en la parte administrativa y como mecánico en la cárcel, suman 16 años y 10 meses.

“Desde hace cuatro años Arube debería estar bajo régimen de presentación en el tribunal. Él está enfermo del corazón, de la cervical y de dolor en los riñones”, indicó. Recordó que la ministra Iris Varela prometió revisar las causas de los metropolitanos y fueron sometidos a varios exámenes, pero la juez del caso les dijo que espera instrucciones.
 
Sobreseídos. Nizar el Fakir, del Centro de Derechos Humanos de la UCAB, dijo que desde la semana pasada asciende a 212 el número de sobreseídos en las causas penales por protestar. En su cuenta de Twitter señaló que todavía hay 2.000 personas con procesos abiertos y 75 presos. A 79 jóvenes, detenidos en Altamira en mayo, el Tribunal 26 de Control les dio la libertad plena el martes.

Andrea Santacruz, también del Centro de Derechos Humanos de la UCAB, considera que el Tribunal 26 de Control comprobó que no había elementos de convicción suficientes en la investigación.

Elenis Rodríguez, presidente de Fundeci, expresó que los sobreseimientos de los últimos días evidencian que la lucha de las ONG tenía razón de ser.