• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Periódicos críticos se debilitan en Venezuela

Otero aseguró que la popularidad del régimen se reduce a partidarios históricos/ Henry Delgado /Archivo

Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional | Foto Henry Delgado / Archivo

“Los periódicos le debemos a Resolute no menos de 70 millones de dólares, que no han sido autorizados por el gobierno”, dice MHO

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El alerta que la Sociedad Interamericana de Prensa lanzó recientemente sobre el inminente cierre de cinco periódicos de Venezuela en las próximas semanas, debido a que el gobierno les niega a los medios críticos las divisas para importar papel de Canadá, simboliza un eco de lo que editores como Miguel Henrique Otero, de El Nacional, vienen reclamando desde 2012 en su titánica lucha en defensa de la libertad de expresión, señala el periódico Excélsior de México.

Los cinco periódicos de prestigio y de referencia en Venezuela que están en riesgo de paralizar su impresión si el gobierno de Nicolás Maduro insiste en impedirles el acceso a dólares para que logren abastecerse de papel son El Correo del Caroní, El Impulso, El Carabobeño, El Nacional y El Regional.

Excélsior recuerda que la estrategia que empleó El Nacional para sobrevivir a la escasez de papel fue reducir la paginación.

“Los periódicos críticos contra Nicolás Maduro se van convirtiendo en medios de comunicación cada vez más débiles, más escasos, más flacos”, dijo Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional.

Excélsior cita a la ONG Espacio Público, que hace poco menos de un año denunció que 60% de los periódicos privados en Venezuela, entre estos El Nacional, habían reducido la paginación debido a la falta de insumos y calculaba que por lo menos 11 diarios habían dejado de imprimirse.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, denunció el viernes: “Estamos ante una situación cada vez más caótica, los medios están cerrando y con ello las pocas esperanzas de que se mantengan como bastiones democráticos dentro del país”.

“El agravante de esta situación es que el gobierno, debido a su voluntad explícita de coartar la libertad de prensa, termina afectando la subsistencia del trabajo de cientos de periodistas, empleados y trabajadores indirectos, atacando de ese modo la libertad de expresión de los ciudadanos venezolanos”, añadió Paolillo.

Excélsior indica que la violación de la libertad de expresión que sufren los periódicos críticos contra Maduro y el desempleo de los periodistas solo son una parte del negro panorama que afrontan los diarios en Venezuela. Esos medios, además, están endeudados con la empresa canadiense que les distribuye el papel, Resolute Forest Products.

“Los periódicos le debemos a Resolute no menos de 70 millones de dólares, que no han sido autorizados por el gobierno”, afirmó Otero.