• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Partido de Acosta Chirinos: Gobierno y PSUV azuzan guerra de terror contra el país

La VBB denuncia que Miraflores crea “pánico y miedo al anunciar una ficticia y novelesca invasión de Estados Unidos” en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vanguardia Bicentenaria Republicana acusó al gobierno y al PSUV de someter al pueblo a “un terror psicológico”, como consecuencia de las “expresiones incorrectas y desmesuradas de Barack Obama, las cuales fueron estimuladas por la MUD”.

En un comunicado, el partido, presidido por el comandante del 4-F, Yoel Acosta Chirinos, condena “todo tipo de injerencia de cualquier potencia mundial en asuntos internos” y, a la vez, rechaza la campaña psicológica ante “una falsa e hipotética amenaza de intervención estadounidense”.

“La campaña de miedo está fríamente calculada para recuperar apoyo popular ante el descomunal descontento del pueblo frente al gobierno nacional”, señalan.

VBR propone que, mientras el pueblo elija una nueva Asamblea Nacional, se constituya una comisión de alto nivel conformada por el Consejo Moral Republicano, la iglesia católica y cristiana y representantes de la sociedad civil para evaluar y canalizar la repatriación de 500 mil millones de dólares que fueron sacados del país por funcionarios de los gobiernos desde 1.959 hasta hoy.

 

A continuación el comunicado de VBR:
“Vanguardia Bicentenaria Republicana, VBR, denuncia la campaña de terror psicológico que el gobierno y el PSUV está haciendo en la población venezolana a través de los medios de comunicación, creando pánico y miedo al anunciar una ficticia y novelesca invasión de EE.UU en territorio venezolano.

“La única finalidad de recuperar una parte del apoyo popular que han perdido ante la creciente crisis económica, social y política como consecuencia de la corrupción administrativa en el mal uso de 18 mil millones de dólares capturados por los banqueros inescrupulosos a través del SITME en operaciones de compra de bonos de la deuda pública en el 2.012, y con la apropiación de 25 mil millones de dólares de CADIVI entre el año 2.012 y 2.013 a través de empresas de maletín o chimbas, manejadas por testaferros de altos funcionarios del gobierno nacional.

“Todo esto generó la caída de la producción en el aparato productivo privado venezolano ante la falta de dólares para la importación de insumos, materia prima, repuestos y maquinarias.

“Es inaudito el daño psicológico que el PSUV y el gobierno están haciendo entre los venezolanos solo para desviarlos y entretenerlos ante la severa crisis o “economía de guerra” propiciada por ellos mismos, montando un gran circo desde la Asamblea Nacional, las plazas públicas y centros de concentración de personas para la recolección de firmas con la finalidad de exigir al presidente Barack Obama la derogación del decreto donde califica a Venezuela de amenaza para EE.UU.

“En el fondo, con este circo montado a nivel nacional, lo que se pretende es que EE.UU elimine las sanciones contra siete (7) funcionarios policiales y militares, y de medio centenar de altos funcionarios públicos venezolanos, los cuales no podrán entrar a ese país y a quienes se les ha retenido grandes sumas de dólares depositados en bancos estadounidenses.

“Evidentemente que el PSUV y el gobierno nacional pretende engañar a los venezolanos mediante un falso patriotismo, metiendo gato por liebre, pues no es la totalidad de venezolanos a quienes nos han sancionado, pues con esta crisis hasta la capacidad de ahorro la hemos perdido cayendo en la depauperación o ruina de las condiciones de vida de todos los venezolanos, con excepción de las cúpulas del gobierno y del PSUV.

“Por su parte, la torpeza de la MUD ha sido también la culpable por haberse congraciado con el Congreso de EE.UU y con su presidente Barack Obama, al suplicarles que interfieran en los asuntos internos de Venezuela ante el exceso cometido en las medidas represivas del gobierno para frenar los excesos de violencia generados por algunos manifestantes contra el gobierno venezolano, y en donde se les priva de libertad a algunos miembros de la MUD por auspiciar esa oleada de violencia callejera.

“Cometieron un error estos agentes de la MUD, pues con su rogativa al gobierno de EE.UU, provocaron que Obama cometiera el error de acusar genéricamente a Venezuela de ser una amenaza para la seguridad de su país, sin medir las consecuencias de este disparate lingüístico, pues debió ser específico en sus señalamientos a ciertos funcionarios venezolanos.

“La equivocación fue mayor al expresar que Venezuela es una amenaza para ellos, cuando en realidad el potencial militar de Venezuela es infinitamente menor al de esa potencia mundial, y tampoco se está corriendo el riesgo de que el gobierno venezolano le corte el suministro de petróleo a EE.UU, ya que nuestra economía depende de la venta de crudo a ese país.

“Esa errada expresión lingüística de Obama, su falsa visión sobre Venezuela y su falta de tacto político al brindarle apoyo a las peticiones de la MUD, han favorecido a la nueva oligarquía del PSUV, ya que esta nueva casta social y política privilegiada y patriotera de Venezuela está sacando provecho amedrentando y causando terror psicológico a los venezolanos, advirtiéndoles mediante un circo mediático una falsa e hipotética invasión a Venezuela con la finalidad de desviarles la atención sobre el real polvorín en que nos encontramos por la espantosa crisis económica, social y política provocada por ellos mismos.

“El gobierno de EE.UU cae en un doble discurso, pues sus gobiernos han sido los mayores violadores de los derechos humanos en el mundo, y no dijeron ni pio ante el asesinato de unos 7 mil venezolanos por órdenes del Ministro de la Defensa, Relaciones Interiores, del propio presidente Carlos Andrés Pérez y de otros ex funcionarios más del entonces gobierno, hecho ocurrido en los sucesos del 27 y 28 de Febrero de 1.989.

“Condenamos todo tipo de injerencia de cualquier potencia mundial en asuntos internos de nuestro país, pero a la vez rechazamos la campaña de terror psicológico emprendida por el PSUV y el gobierno ante una falsa e hipotética amenaza de intervención física estadounidense en nuestro territorio. “Esta campaña de terror tiene como finalidad recuperar apoyo popular ante el descomunal descontento del pueblo venezolano frente al gobierno nacional, a la vez proponemos se constituya una Comisión de alto Nivel conformada por el Consejo Moral Republicano, la iglesia católica y cristiana y representantes de la sociedad civil venezolana, para evaluar y canalizar la repatriación de 500 mil millones de dólares que fueron sacados del país por funcionarios de los gobiernos venezolanos desde 1.959 hasta hoy, producto de la corrupción administrativa,esto mientras el pueblo venezolano elija una nueva Asamblea Nacional”.