• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

El Parlamento venezolano está al servicio del PSUV y no del país, concluyen académicos

El constitucionalista Jesús María Casal afirmó que el actual modelo de gobierno liquidó al Parlamento | Foto Alexandra Blanco / Archivo

El constitucionalista Jesús María Casal afirmó que el actual modelo de gobierno liquidó al Parlamento | Foto Alexandra Blanco / Archivo

Constitucionalistas afirmaron que el diputado Diosdado Cabello y el actual Reglamento Interior de la AN son un escollo para la función parlamentaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Académicos debatieron sobre la crisis de la Asamblea Nacional y concluyeron que el desempeño del diputado Diosdado Cabello al frente del Legislativo y el carácter restrictivo del actual Reglamento Interior y de Debates cercenan al Parlamento sus principales funciones: legislar, controlar y representar.

En la primera jornada de Derecho Parlamentario, realizada en la Academia de Ciencias Políticas, el constitucionalista Jesús María Casal afirmó que el actual modelo de gobierno liquidó al Parlamento.

“En el reparto de roles que el actual modelo de gobierno ha hecho, la AN quedó para consolidar y ampliar los poderes del Ejecutivo, afianzar una ideología y descalificar a la oposición. Es una instancia al servicio del Estado comunal”, dijo Casal.

El experto en Derecho Parlamentario Juan Miguel Matheus enfatizó en la importancia de renovar al Parlamento en las elecciones de 2015, para que sea el eje de la transición hacia la democracia. Para ello consideró indispensable pensar en un nuevo reglamento interior que, entre otros aspectos, despoje al presidente de la AN del manejo discrecional del Parlamento y permita el acceso de la prensa libre.

La confrontación. Además de Matheus y Casal, intervinieron el presidente del Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro, Ramón Guillermo Aveledo; el constitucionalista Gerardo Fernández y experto en Finanzas Públicas Manuel Rachadell.

Aveledo sostuvo que la más reciente reforma del Reglamento Interior dio al traste con la naturaleza de todo parlamento al reducir los tiempos de las intervenciones de los diputados, ampliar las potestades de control del presidente, eliminar la existencia de los bloques parlamentarios e impedir el acceso de los medios de comunicación. Consideró que en la legislatura actual se ha registrado un manejo impropio de la convivencia parlamentaria, al pasar de menos confrontación durante la gestión de Fernando Soto Rojas a la máxima confrontación con Diosdado Cabello al frente. Resaltó que el diálogo, base elemental de cualquier parlamento del mundo, está ausente en el foro venezolano. “La incomprensión del papel del parlamento y la áspera rusticidad del actual presidente en su afán de posicionamiento en la opinión pública como portador de la intransigencia han signado el desempeño de la AN”, apuntó Aveledo.

En ruinas. Fernandez disertó sobre la supresión de la facultad de control político y administrativo que la Constitución le da a la Asamblea Nacional sobre el resto de los poderes públicos.

“La institución legislativa está en ruinas, en total quiebra moral y funcional. La Constitución le da a la AN variados mecanismos de control sobre el resto de los poderes, sobre el presupuesto y la gestión de gobierno, pero la Asamblea Nacional no controla al gobierno, porque no le interesa. No ejerce esa potestad, gracias a la colonización del poder por un solo órgano y la vocación totalitaria del gobierno”, expresó Fernández.

Rachadell, por su parte, mostró con ejemplos cómo en la práctica el Parlamento abandonó su facultad presupuestaria. Detalló de qué manera el Ejecutivo, con complicidad del Parlamento y el TSJ, ha evadido controles básicos para el establecimiento de convenios internacionales.

“El caso del Fondo Chino es un caso típico de fraude a la Constitución porque se hizo un tratado internacional que no pasó por el control de la Asamblea Nacional. Es un tratado entre entes financieros de Venezuela y China, y en toda la operación no interviene la Asamblea ni la comisión de Finanzas, ni está amparada por la Ley de Endeudamiento”, indicó.