• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

PSUV no está dispuesto a incluir a la oposición en directiva

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello / AVN

Cabello reiteró que el oficialismo sabe lo que tiene que hacer. Soto Rojas indicó que a la oposición le falta madurar / AVN

Cabello repetiría al frente del parlamento. Mesa de la Unidad exigió respeto y diálogo. Ninguna de las bancadas llega a 110 votos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“A la oposición ni tantico”, prometió Diosdado Cabello cuando asumió la presidencia de la Asamblea Nacional el 5 de enero de 2012. Prometido y cumplido: el PSUV no cedió ni un milímetro a la oposición a lo largo del año pasado. 2013 no promete variaciones.

La sesión de instalación del período anual fue convocada ayer para el sábado 5 de enero a las 12 del mediodía. Ese día se está previsto escoger a la nueva junta directiva. El PSUV, partido que calienta la mayoría de las curules del parlamento, no parece tener sorpresas preparadas. Fuentes de la tolda oficialista coincidieron en que la Dirección Nacional se reunirá el viernes para elaborar una terna de tres nombres y copar todas las sillas de la junta directiva.

Diosdado Cabello reiteró ayer en su cuenta de Twitter, @dcabellor, que su partido tiene claro el panorama: “Información para los jefes de la oposición venezolana, los chavistas tenemos muy claro lo que haremos, ocúpense de lo que harían ustedes”.

Cabello repetiría en la presidencia y Blanca Eekhout pasaría a la primera vicepresidencia; la segunda vicepresidencia está por definirse entre varios nombres: Fernando Soto Rojas, Pedro Carreño y Freddy Bernal, en primera instancia.

La escogencia de los nombres que dirigirán el parlamento dependerá del matiz más o menos radical que el PSUV quiera darle al Legislativo a la luz de las decisiones cruciales que se avecinan en los próximos días, semanas y meses.

La inminencia del 10 de enero, fecha de la toma de posesión del Presidente para el período 2013-2019; la presentación de la Memoria y Cuenta del Ejecutivo que debe producirse a más tardar el 15 de enero; el debate sobre la falta temporal del primer mandatario a raíz de su estadía en Cuba para operarse por cuarta vez y la expectativa ante la interpretación que del artículo 231 hará el TSJ hacen de los días posteriores al 5 de enero momentos de crucial trascendencia política.

El vicepresidente de la Comisión de Política Interior, José Javier Morales (PSUV), sostuvo que el acercamiento con la oposición no es viable, al menos en lo que respecta a la conformación de la Junta Directiva. “Creo que la posición de la Dirección Nacional será proponer otra vez a Cabello y a Eekhout junto a un tercer miembro, también del partido. No creo que haya la disposición de respaldar una propuesta de la oposición para esa curul. Ellos están en su derecho de presentar propuestas, pero nosotros haremos uso de nuestra mayoría”, dijo Morales.

Respeto y diálogo. El nombre de Edgar Zambrano (AD), muy activo las últimas semanas en la gestión de medidas a favor de los presos políticos, ha sonado como posible tercer integrante de la directiva. Ninguna fuente opositora lo ha confirmado oficialmente.

El secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, desmintió ayer negociaciones tras bastidores, pero abogó por una directiva plural. “La escogencia de la directiva debería estar signada por la capacidad de diálogo, de respeto a todos los venezolanos, de espíritu afirmativo y constructivo”, dijo.

Soto Rojas no negó ni confirmó la inclusión de su nombre en la terna. El diputado reconoció que hay sectores de oposición con quienes ha sido posible el diálogo, pero no tanto como para incorporarlos en la directiva: “Les falta madurar y rectificar mucho”.

Los números

Entre los compromisos que a mediano plazo enfrentará este año la Asamblea Nacional destacan la elección de tres nuevos rectores del CNE, la designación de un nuevo Contralor General y la escogencia de siete nuevos magistrados principales del TSJ.

Todos estos nombramientos ameritan el voto favorable de dos tercios de los diputados que integran el parlamento. Son 110 votos que ni el PSUV con sus aliados ni el bloque opositor tienen. El PSUV cuenta con 97 votos y la oposición con 68.

Esta situación permite pensar que el partido de Gobierno no puede cerrarse completamente al diálogo con la oposición, y que deberá tomarla en cuenta al menos para las decisiones que habrá que tomar este año.

Uno de los escenarios que manejan fuentes tanto en la oposición como en el oficialismo es que el PSUV ceda una curul en la junta directiva a algún partido de la Mesa de la Unidad, a cambio de que ese partido le complete los votos necesarios para las designaciones de altos cargos por venir.

El otro escenario que podría darse de acuerdo a las mismas fuentes que pidieron el anonimato es que la bancada opositora apoye, o por lo menos no se oponga, a la terna que presentará el oficialismo para la junta directiva, con la posibilidad de que cuando se den las discusiones para designar a los rectores, magistrados o Contralor, el PSUV respalde alguna de las propuestas de la oposición.