• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Participación de Capriles en la Unasur alertaría sobre crisis política en Venezuela

El ex embajador venezolano Oscar Hernández espera que los gobiernos de la región "estén dispuestos a escuchar a la delegación de Capriles y, si no lo hacen, que el encuentro pueda servir para promover encuentros bilaterales y se escucha la versión de las oposición"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex embajador Oscar Hernández se refirió este jueves a la posible participación del líder de la oposición, Henrique Capriles Radonski, en la reunión de la Unasur que comienza esta noche en Lima y a la que asistirán los presidentes y cancilleres de la región.

En entrevista exclusiva con El Nacional Web, el diplomático consideró que la participación de que asistiera una delegación de la dirigencia opositora "sería una estupenda oportunidad para que los cancilleres escuchen a la oposición y se enteren de la situación que está planteada en Venezuela".

Agregó que, aunque son reuniones de jefes de Estado y cancilleres, "en una situación de crisis como esta es una buena oportunidad para que se entiendan los reclamos" de Venezuela cuando pide aclarar los resultados de la elección presidencial del pasado 14 de abril.

Hernández enfatizó que la reunión de la Unasur, al ser "un foro importante" en la región, es un espacio clave para buscar una resolución que contribuya a "la tranquilidad de los venezolanos y sepamos cuál fue el resultado de la elección".

A su juicio, "hay suficientes razones de que fue una elección que estuvo viciada desde sus inicios, incluyendo el mismo día electoral", por lo que "sería importante que esta experiencia de Venezuela sea debidamente validada para que la participación de los gobiernos tomen la decisión más adecuada".

En este sentido, agregó: "Ojalá que los gobiernos estén dispuestos a escuchar a la delegación de Capriles y, si no lo hacen, que el encuentro pueda servir para promover encuentros bilaterales y se escucha la versión de las oposición (...) Los gobiernos tienen que tener alma, no pueden ser un club de cancilleres que se reúnan a darse espaldarazos".