• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Oposición propone opciones para la eliminación de la estación del elector

Votantes durante las elecciones presidenciales

Votantes en la estación de información al elector durante los comicios del 7-O

Piden aumentar el tamaño del parabán y limitar el papel de los coordinadores de centro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aparte de todas las críticas que ha recibido el Consejo Nacional Electoral por el ventajismo demostrado por el Gobierno en la campaña de las presidenciales, hay algunos aspectos técnicos que también generaron inconvenientes en esa contienda. Un ejemplo, la estación de información del elector (prechequeo) y el tamaño de los parabanes que se emplearon para resguardar al ciudadano mientras votaba.

La estación del elector está integrada por un operador, una laptop, routers y teléfonos. En su concepción original este paso le permite al elector saber el número de mesa en la cual vota y el renglón exacto en el que debe firmar en el cuaderno de votación.

La estación funcionó en los centros con más de 3 mesas y cubriría a 14.850.506 electores, es decir, 95% del padrón de votantes. El 7 de octubre se usó por primera vez; funcionaron 15.730 equipos y 2.092 técnicos le ofrecieron soporte.

El Poder Electoral decidió que ese fuera el primer paso de la herradura para agilizar el proceso de votación, tener herramientas para medir el flujo de electores y saber, en un momento determinado, cuántos ciudadanos han sufragado. Sin embargo, esta estación se convirtió en el cuello de botella de las presidenciales, por lo que tras los comicios la oposición y varias organizaciones exigieron su eliminación.

Las autoridades electorales, no obstante, desatendieron la petición y anunciaron esta semana que la estación del elector sería reestructurada con el aumento de equipos y de operadores para darles fluidez a las colas fuera de los centros de votación.

El presidente de la Comisión de Participación Política y Financiamiento y rector del CNE, Vicente Díaz, apuntó que ese paso debe ser estrictamente opcional para aquellos electores que no conozcan su mesa ni el renglón del cuaderno. En tanto que el diputado del PSUV y vicepresidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Jesús Cepeda, afirmó que su posición ³estrictamente personal y que no compromete al partido², es que la estación del elector ³fue un obstáculo en el proceso de votación y es absolutamente innecesaria. Sin ellas las colas en los centros hubiesen fluido. Sí pienso que deberían eliminarlas.

Las propuestas

Vicente Bello, representante del Comando Venezuela ante el ente comicial, explicó que como el organismo alega que la estación del elector es necesaria para medir el flujo de electores que han votado, se pueden contratar exit polls para que elaboren un muestreo de 1% de las mesas y así el CNE pueda hacer el seguimiento de las votaciones durante el día.

Esa opción de las exit polls es más barata que destinar técnicos y equipos en los centros de votación. Hay muchas empresas especializadas en el tema, señaló.

Indicó que la opción ideal sería que las mesas estuvieran ordenadas de acuerdo con el último digito de las cédulas y los electores se distribuyeran ordenadamente en las mesas. Los centros con más de 10 mesas se ordenarían según los dos últimos dígitos del documento de identidad. Esta distribución fue usada por varios años por el CNE.

Bello aclaró que como los cuadernos de votación ya fueron impresos, es imposible hacer la distribución por cédulas, pero que se podría hacer para las regionales de 2013.

La movilización dirigida. Humberto Villalobos, miembro de Esdata, afirmó que la estación no funciona para medir el flujo de votantes, sino para saber en tiempo real quién voto y quién falta por hacerlo. ³Eso sólo sirve para que el Gobierno sepa quién está votando. Lo saben en tiempo real.

Puntualizó que la movilización de electores que hizo el Gobierno fue totalmente dirigida por el CNE. Si estabas en una misión y no habías votado, el PSUV te mandaba a buscar. Eso sólo lo puedes hacer con la estación del elector.

Bello discrepa de Villalobos y asegura que las laptops que se usaron no guardaban información sobre la identidad de los electores, sino que únicamente tenían un contador que permitía saber el número de ciudadanos que se habían presentado a los centros. El software que se usó en la estación del elector fue minuciosamente auditado por la oposición.

No obstante, la oposición no tuvo testigos en la sala que recibía la información transmitida por los equipos. El CNE le dio largas a la acreditación de testigos y llegó el día de la elección y no lo permitieron, relató Bello.

Para Esdata, nadie supo realmente qué tipo de información transmitía la estación ni quién recibía los números.

Si no sé para dónde va la información, cómo puedo garantizar que lo único que se transmite es el número de electores. ¿Por qué los partidos no pudieron también tener acceso a esa información? Al final no hay ningún control sobre el proceso, cuestionó.

Más alto, más ancho
En la elección del 7-O los electores pudieron comprobar en carne propia que el parabán que se utiliza para resguardar al ciudadano mientras escoge a su candidato no tenía el tamaño necesario para impedir que un tercero viese por quién votaba.

Vicente Bello indicó que tanto el chavismo como la oposición están de acuerdo en que el tabique debe ser más alto y más ancho. Por ello, cree que la propuesta será aceptada por la directiva del CNE.

Como en las regionales se votará varias veces, en algunos estados habrá al menos dos boletas electrónicas, por lo que se da por descontado que se aumenten las dimensiones del panel.

La Cifra

14.850.506 electores fueron atendidos por los equipos de la estación de información del elector