• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Oposición exige al CNE data de las 605.757 firmas invalidadas

Tibisay Lucena Presidenta del CNE | Foto: Cortesía

Tibisay Lucena Presidenta del CNE | Foto: Cortesía

La MUD pidió aumentar a 600 el número de captahuellas para el 20 de junio. Organizan logística para movilizar a ciudadanos a los puntos aprobados por el Poder Electoral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Mesa de la Unidad Democrática solicitó al Consejo Nacional Electoral entregar la data de las 605.757 firmas invalidadas para el referéndum revocatorio. Juan Carlos Caldera, representante de la alianza opositora, señaló que pidieron la lista discriminada con nombres y números de cédula identidad, así como las razones por las que las rúbricas fueron desechadas para activar la consulta sobre el mandato presidencial.

Pidieron que se acrediten dos testigos por cada una de las máquinas que se utilizarán para validar las 1.352.000 firmas avaladas para el proceso.  Vicente Bello, técnico electoral de la MUD, refirió que el ente comicial dispuso un testigo principal y dos suplentes por cada punto habilitado para la validación.

El CNE dispondrá de 300 máquinas, de manera proporcional al número de electores por estado. De ahí que las entidades con mayor número de captahuellas serán Zulia, con 38, porque tendrán que validar 23.991 firmantes (1% del RE); Miranda, con 32 para 20.399 personas; Distrito Capital, con 26 para 16.343, y Carabobo, con 24 para 15.479. 

En los casos de Amazonas y Delta Amacuro dispondrán de dos máquinas, por estado, revela informe del Poder Electoral. La MUD considera insuficiente 300 máquinas, por lo que mañana exigirán en la reunión con los técnicos del CNE que el número ascienda a 600. Sin embargo, el coordinador de Súmate, Roberto Abdul, calculó que si una máquina puede registrar a 500 personas en un día, harían falta 4.000 para así acelerar el trámite, y deberían estar en los centros electorales o escuelas que funcionan en cualquier comicio: “El CNE cuenta con 40.000 captahuellas que usa en las elecciones; por tanto, se trata de apenas 10% para la jornada de validación”. En las Juntas Electorales Regionales, el PSUV y la MUD llevaron la lista de testigos.   
 
Logística. El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, dijo que la ampliación de los puntos de validación es clave “para que la amenaza de la señora (Tibisay) Lucena no se transforme en una profecía autocumplida: si no hay máquinas suficientes se convierten en cuellos de botella que generarán situaciones de tensión. El mismo CNE estimula la violencia contra los ciudadanos al limitar sus derechos”.

Indicó que ante la posibilidad de que el oficialismo boicotee la movilización popular para validar las firmas,  la MUD aceita su maquinaria como lo hizo para el 6-D. Esta semana harán varias asambleas de ciudadanos para informar sobre el proceso.                  
El secretario general de Primero Justicia, Tomás Guanipa, anunció el plan logístico para la validación de firmas que comprende la activación del número (0212) 409-6602 y el correo electrónico: apoyociudadanomud@gmail.com.

La llamada Red contra el Amedrentamiento procesará  las denuncias de presiones a empleados públicos y ciudadanos para excluir su firma del proceso revocatorio. 

Torrealba desestimó la demanda contra la MUD. “Hemos sustentado con pruebas que lo único que ha tenido vicios de carácter formal y mala intención manifiesta ha sido el proceso de verificación del PSUV a través de sus agentes electorales. Los supuestos defectos no están en la planilla, sino en la verificación del software; esto arrojó la obscena cifra de invalidar un tercio de la cantidad de firmas presentadas”. Añadió que los magistrados de la Sala Electoral están al servicio del partido de gobierno.
 
EL DATO
Súmate auditará 2 millones de firmas que captó la MUD para legalizarse como promotor del revocatorio, con el fin de verificar datos con el RE, y de esta manera contar con una data técnica. Roberto Abdul aseguró que hay tiempo para que la consulta se haga este año, en octubre o noviembre, aunque está consciente de que el PSUV maniobrará para impedirlo: “El acto en el TSJ es para desanimar y tratar de ganar tiempo para que el referéndum sea en 2017 y dejar a cargo del gobierno a quien ocupe la Vicepresidencia”.