• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Oposición exige desarmar las sesiones de violencia en la AN

Ismael García en la AN / Cortesía VTV

Ismael García en la AN / Cortesía VTV

El diputado Miguel Pizarro afirmó que sin el liderazgo de Chávez en el PSUV, el binomio Maduro-Cabello gobierna infundiendo miedo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay dos Asambleas Nacionales en el país: la que se sintoniza a través de la televisora del parlamento ANTV cada vez que hay sesión, y otra con las cámaras y micrófonos apagados, cuando el poder se ejerce con insultos y violencia.

Dos ejemplos recientes ocurrieron esta semana, cuando el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, instó a Ismael García (Avanzada Progresista) a irse a las manos para resolver una disputa. Ese mismo día, el parlamentario Julio Borges (PJ) denunció que Claudio Farías (PSUV) lo golpeó cuando las cámaras no estaban grabando.

Miguel Pizarro, diputado a la Asamblea Nacional (AP), reveló que no sólo hay violencia en las sesiones, sino que los parlamentarios del PSUV han implantado una nueva modalidad de agresión: los amenazan. Afirmó que lo que buscan es que la oposición abandone los espacios de debate.

"Qué lástima que el sonido de las discusiones no se pueda recoger con los micrófonos de la ANTV porque así pudieran escuchar la cantidad de insultos que los diputados del PSUV gritan cada vez que hay una intervención que no les gusta. Es como si dos borrachitos estuvieran en un partido de beisbol peleando por su equipo. Así se escuchan los diputados del PSUV", dijo.

Aseguró que el presidente Cabello propicia y permite los atropellos contra la oposición, y que además los amenaza cuando los ve en los pasillos del palacio legislativo para que no hablen con los medios privados.

Aseveró que la dirección del PSUV está debilitada pues carece de la conducción política del presidente de la República, Hugo Chávez, para la toma de cualquier decisión: "Están entrampados en este binomio Maduro-Cabello, que lo que busca es la agresión y el miedo como única forma de ejercer el poder".

Cada vez que la Asamblea Nacional sesiona, el palco de invitados se llena de fanáticos del oficialismo, que insultan y rechiflan a la bancada opositora.

El legislador Carlos Berrizbeitia cuenta que para salir del Hemiciclo tienen que ser escoltados por la Guardia Nacional, pues es costumbre que seguidores del Presidente lancen objetos y les griten.

Eso no es todo. Algunos diputados tienen hasta seis escoltas en alerta permanente. Otros parlamentarios, asegura Berrizbeitia, portan armas de fuego cuando van a las sesiones.

"Lo que está pasando dentro y fuera del Parlamento es lamentable. Es una acción del Gobierno contra los diputados de la oposición. Quieren impulsar la confrontación porque alimenta a los radicales. Es la misma estrategia que utilizaron en el año 2000 en la Asamblea", dijo.

La fracción opositora en la AN entregó a la directiva un documento en el que insta a recuperar la dignidad del Parlamento, pero fue rechazado con insultos, y quien más ahínco puso en las descalificaciones fue Cabello. "El presidente de la AN es el primer ejemplo de agresividad pública y notoria. No podemos caer en resolver las cosas a los golpes", señaló Berrizbeitia.

Los opositores pedirán una reunión con el jefe de la fracción del PSUV, Pedro Carreño, para evitar que la violencia dentro de la AN se incremente.

También exigirán que ANTV sea equilibrada y que no se limite a ser un brazo político del PSUV.

Solicitarán además que todos los medios de comunicación puedan cubrir lo que ocurre en el Hemiciclo, sin estar confinados en la sala de prensa.

El legislador Leomagno Flores (AD) lamentó que la mayoría radicalizada del PSUV en el Parlamento mantenga en minusvalía a la oposición.

Esta situación los ha obligado a probar varias fórmulas para realizar un mejor trabajo, como la protesta de los carteles que también fue ignorada por el canal de la Asamblea Nacional.

"La violencia hace difícil cualquier actividad creativa por más ingeniosos que seamos.

Cuando nos valemos de los cartelones, nos llaman irrespetuosos. Sin embargo, tenemos una coraza democrática y acudimos al mecanismo de la denuncia. La mayor crítica que hacemos a la Asamblea es que definitivamente perdió su razón de ser, que es buscar el equilibrio de los poderes", dijo Flores.