• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Oposición consolidó votación con el remate final

Electores revisan el listado para ejercer su derecho al voto / EFE

Electores revisan el listado para ejercer su derecho al voto / EFE

La estrategia del Comando Simón Bolívar para llamar al voto estrenó los comandos familiares, cuya función se vio limitada por la escasez de recursos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Comando Simón Bolívar afinó su estrategia en estas elecciones. Conscientes de que el dinero y el tiempo eran escasos, los dispositivos celulares se convirtieron en la herramienta básica para la organización de los llamados Comandos Familiares.

La oposición no utilizó toque de Diana, pero a las 4:00 de la madrugada automóviles y motos comenzaron a circular por las urbanizaciones y barrios de la ciudad con altavoces y canciones alusivas a la campaña de Henrique Capriles Radonski.

Los call center del comando agruparon a familias y grupos de amigos para que fueran a votar juntos. Un coordinador o responsable se encargó durante el día de chequear que las movilizaciones se llevaran a cabo y de llamar a aquellos que no habían acudido. "Esa fue la opción que conseguimos ante la emergencia de organizar una elección sin recursos y con gran ventajismo por parte del oficialismo", aseveró una fuente que prefirió mantenerse en el anonimato.

Camisas blancas, algunas identificadas con la palabra "movilizador", vistieron ayer cientos de voluntarios en los centros de votación para ayudar a trasladar a los electores.

Alejandro Hernández, movilizador de la Unidad Educativa Fray Luis Amigo, en Colinas de Bello Monte, recibió llamadas todo el día para transportar a personas con discapacidad y otras dificultades.

"Hoy hemos recibido varias llamadas", dijo al mediodía, mientras ayudaba a una señora en silla de ruedas a acceder a una de las 13 mesas del centro electoral. Sus allegados, organizados en un comando familiar, participaron como movilizadores del Comando Simón Bolívar, encargados de asegurar la participación de los simpatizantes del candidato Henrique Capriles A través de las redes sociales se observó la actividad de Comandos Familiares en todo el país. Algunos también actuaron como movilizadores y debían abandonar el centro asignado si alguna persona de las listas necesitaba ser transportada o asistida.

Las órdenes fueron coordinadas ayer a través de salas situacionales, ubicadas en distintos puntos de la ciudad, donde decenas de voluntarios realizaban las llamadas y estaban en permanente contacto con los centros de votación.

"Aquí tenemos 40 jóvenes llamando por teléfono", dijo Melba Sánchez, voluntaria de una sala situacional, cuya ubicación prefirió que permaneciera en el anonimato. Manifestó que 30% de las personas contactadas necesitaron ayuda para ser trasladadas a los centros de votación.

Sin embargo, la mayoría que acudió a los centros lo hizo por cuenta propia. "Ha habido poco que hacer. En la mañana no hubo mucha actividad, pero la participación ha mejorado en la medida que avanza el día", expresó Hernández.

Durante la mañana se observó poca afluencia de electores en los centros de votación. Capriles insistió durante sus actos de campaña que el sufragio debía ser "graneado" a lo largo del día. A las 2:00 pm, cuando ejerció su derecho al voto en el colegio Santo Tomás Villanueva, invitó a participar en las horas finales de la jornada.

"Ahora viene la Operación Avalancha, todos a votar, estudiantes y todos los que no han votado", declaró. Agregó que la fuerza electoral de la oposición se encontraba en pleno desarrollo y que quienes estaban esperando "el llamado a la avalancha" podían salir a sufragar.

La llamada Operación

Avalancha montada desde el Comando Simón Bolívar contó con sus bemoles por la confusión que se creó en cuanto a la hora en que los grupos organizados debían ir a votar. Así quedó en evidencia en las pocas colas en los centros electorales del estado Miranda.

Pasadas las 4:00 pm el gobernador del estado Lara y jefe del Comando Simón Bolívar, Henri Falcón, llamó a "rematar a través de la Operación Avalancha". No obstante, en los principales centros no hubo diferencia y en promedio mostraron poca presencia de votantes. En las calles de la capital se vieron menos puntos azules que en las últimas elecciones presidenciales.

Los camiones y autobuses e incluso las brigadas motorizadas eran difíciles de identificar porque no contaban con logos de organismos oficiales, alcaldías o gobernaciones. Ese tipo de movilización en la mayoría de los casos se hizo por voluntariado, el cual era coordinado desde la oficina que se encargó de organizarlo. Sin embargo, hubo denuncias sobre amedrentamiento de grupos afectos al oficialismo que trataban de boicotear la presencia de simpatizantes de Capriles en los centros electorales.

A las 2:00 pm se contactaron algunas unidades que agruparon a la gente en ciertas zonas de Caracas y la llevaban a los centros de votación. Algunas personas que habían participado en la movilización de las elecciones del referendo constitucional de 2007 señalaron que no había surtido el mismo efecto que la organizada por los estudiantes ese año, y que se hizo con el simple acuerdo de votar a una hora determinada.

En el Comando Simón Bolívar se hizo un esfuerzo importante para "rematar" en las últimas horas de la tarde.También hubo expresiones espontáneas, pues no faltó quien saliera de manera por su cuenta a movilizar a los vecinos. Se conoció que en algunas urbanizaciones y edificios residenciales grupos de personas tocaron las puertas para llamar a la gente a votar, independientemente del candidato. Otros trasladaron a sus familiares y allegados con quienes acordaron sufragar en horas determinadas.