• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Oposición: El cambio llegará con el voto y con la calle

Los dirigentes de la MUD: Antonio Ledezma, Henrique Capriles, Chuo Torrealba, María Corina Machado, Julio Borges, Delsa Solorzano y Roberto Enríquez | Foto: prensa Antonio Ledezma

Los dirigentes celebraron los esfuerzos para permanecer unidos y ofrecer soluciones a la crisis | Foto: prensa Antonio Ledezma

La MUD cree que ganar las parlamentarias y luchar por los derechos civiles serán la llave para superar la crisis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Solo 14 minutos bastaron para que la Mesa de la Unidad Democrática hiciera un diagnóstico de la crisis del país y ofreciera alternativas en su mensaje por la conmemoración de los 57 años del 23 de Enero de 1958, cuando cayó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. “Unidad de voto y calle”, fue la frase que resume el espíritu de la ruta que proponen los dirigentes de la alianza, que ayer se reencontraron en un acto en El Morro, en Petare.

El responsable de leer el documento fue Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la alianza, quien afirmó que Venezuela está unida como lo estuvo en el 58, por el abrumador descontento con el gobierno que destruyó la economía y, añadió, busca perpetuarse en el poder a través de una dominación que se apoya en el hambre, adoctrinamiento, violencia, control de los poderes y hegemonía comunicacional.

Los principales dirigentes de la MUD no se fotografiaban juntos desde 2013, durante la campaña presidencial. Uno al lado del otro, se sentaron en este orden: Julio Borges, María Corina Machado, Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Delsa Solórzano y Roberto Enríquez.

Capriles se incorporó cuando el acto ya había empezado. Al percatarse, Torrealba se volteó y dijo: “Si tenían alguna duda, ahí está nuestro liderazgo unido. Ahí está quien liderará el cambio”. La gente aplaudió.

Torrealba agregó: “Esto no puede continuar. No hay derecho a que los venezolanos estemos pasando por las penurias y necesidades que hoy degradan nuestra vida. ¡Esto tiene que cambiar!”.

Con tono firme, advirtió que para que el cambio sea sostenible y duradero debe ser constitucional, pacífico, electoral y democrático.

“Las parlamentarias constituyen una posibilidad concreta de avanzar en la construcción del cambio urgente y necesario. Un triunfo amplio, junto con la lucha dura y constante en defensa de los derechos civiles, políticos, económicos y sociales serán la llave de solución política de la crisis”. Todos se pusieron de pie y aplaudieron.

Torrealba aclaró que la crisis económica no comenzó hace 16 semanas con la caída de los precios del petróleo, sino hace 16 años con la destrucción del aparato productivo. Luego de la muerte de Hugo Chávez, agregó, vino la debacle: “La rebatiña se convirtió en saqueo abierto y los corruptos se robaron los dólares necesarios para importar alimentos y medicinas”.

Capriles no declaró a los medios porque se acordó que la responsabilidad era de Torrealba. Ledezma celebró el esfuerzo unitario: “Estamos unidos de corazón. Es una estupidez plantear diferencias personales o hablar de candidaturas presidenciales. Ya mañana veremos. Nadie puede solo; un caudillo no va a resolver la crisis”.

Machado también confió en que la unidad guiará una transición que, reiteró, ya comenzó. “Maduro debe entender que es hora de ponerse a un lado”.

Al acto asistieron varios dirigentes, concejales, alcaldes y diputados. Los gobernadores de Lara, Henri Falcón, y de Amazonas, Liborio Guarulla, no acudieron. Falcón envió ayer una nota de prensa en la que pidió al Ejecutivo un diálogo con todos los sectores económicos. No mencionó el acto de la MUD.
 
El Dato
Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, reiteró que hoy se realizarán las movilizaciones contra el hambre y por el cambio en todo el país. En Caracas saldrán desde la plaza El Indio, en Chacao; la plaza Alfredo Sadel, en Las Mercedes, y la torre La Previsora, en Plaza Venezuela, para llegar a Chacaíto al final de La Casanova. A quienes caminarán del municipio Libertador les pidió usar las aceras o el Metro, para no caer en provocaciones violentas.