• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"Operación remate" selló triunfo del oficialismo

Diosdado Cabello aseguró que estarían dispuestos a trabajar por la paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La maquinaria oficialista fue clave el 7-O. A partir de las 2:00 pm, cuando las tendencias no eran claras, Hugo Chávez dirigió la “operación remate”, que consistió en buscar a toda la militancia y seguidores del Presidente que se habían anotado en las listas 1x10 y que, por alguna razón, no habían ido a los centros de votación.

En Caracas funcionaron 15.000 unidades de transporte, siendo las motos las que más ayudaron, señalaron fuentes del PCV, que señalaron que por esta razón la oposición atacó a los motorizados.

En el oeste caraqueño los diputados del PSUV Freddy Bernal y Robert Serra supervisaron el operativo en unidades de alta cilindrada. Los buses tenían como identificación una bandera roja; en el caso de las motos, llevaban un cartel, hecho en computadora, con la palabra “movilización”, como pudo observarse en el 23 de Enero, donde por cierto le corresponde sufragar al mandatario.

El Colectivo Alexis Vive y la Fuerza Motorizada Bolivariana prestaron los servicios de traslado de custodia de la jornada comicial.

El periodista José Vicente Rangel reveló que Chávez se levantó a las 4:00 am y luego de desayunar se comunicó con jefes militares, jefes políticos, coordinadores de patrullas electorales y hasta con presidentes amigos, como Cristina Kirchner. “Estuvo al frente de la operación”, confirmó.

VTV ayudó en esa actividad cuando colocó en pantalla el cintillo: “Vota, todavía hay tiempo”, mientras los anclas exhortaban a dar el respaldo a la revolución. Hasta Diosdado Cabello apareció en pantalla a las 4:30 pm con un mensaje: “Ejerzan el derecho a la votación”.

Un dirigente del PCV señaló que en la tarde se decidió “echar el resto” y por esa razón se buscaron a todos los simpatizantes del Presidente. “Estaba en juego la vida de la revolución, el liderazgo del comandante, y la continuidad de una política antiimperialista”, expresaron los comunistas.

La responsabilidad de la movilización recayó en los gobernadores del PSUV, con quienes Chávez se comunicó en más de tres oportunidades: el sábado, el domingo en la madrugada y en la tarde.

El movimiento táctico se concentró en los barrios de las ciudades del país y, de manera particular en los refugios, pues algunos se negaban a sufragar bajo el argumento de que llevaban más de seis meses en la espera de una vivienda digna. “A Chávez se le voltearon los empleados públicos; lo apoyaron los pobres; por eso ganó”, comentó un habitante de San Agustín.

La estrategia final era alcanzar una diferencia superior a los 10 puntos y, con este propósito el Comando Carabobo y el propio Presidente pedían “calma, paciencia” para que nada ni nadie afectara “el triunfo de la patria”. Entrada la noche el objetivo se cumplió.